La Palabra

Ramón Ayala, un caminante*

El asume la propia existencia, que se renueva con cada jornada, que se afirma con cada vivencia, que se alimenta con cada historia personal, que se protege con cada relato. Autor, compositor, intérprete. Hombre de leyendas y tradiciones. Poeta y escritor que una vez más le dio forma a un libro para compartir sus escritos que se vienen sumando desde el fondo de los tiempos y ven la luz para sumarse a su bagaje cultural que se incrementa para unirse a las canciones y a sus pinturas. Y sin detenerse sigue pensando en lo que vendrá para acrecentar su proyecto artístico.
La Palabra 18 de mayo de 2019 Raúl Vigini

En busca de… Juan Alberto Pugliano, músico

Teclados, partituras y batuta Una niñez rodeada del ambiente artístico lo invitó a sumarse estudiando piano con maestros destacados que fueron sus mejores referentes en la vida profesional. La curiosidad por presenciar ensayos y conocer intérpretes consagrados le permitió desarrollar su trabajo y ser elegido para integrar orquestas y agrupaciones como pianista, director y arreglador. Acompañó desde los escenarios o desde los estudios de grabación a casi todos los cantantes argentinos. Reconocido por sus pares, también recibió honores por su vasta e importante trayectoria. De sus momentos más sobresalientes nos cuenta en esta entrevista con LA PALABRA.
La Palabra 18 de mayo de 2019 Raúl Vigini

Les comentamos Libro

POEMAS, CUENTOS Y RELATOS DEL CAMINO Ramón Ayala Universidad Nacional del Sur 231 pág. Genio y figura, el autor presenta un nuevo título que consagra más de la inspirada obra que nos viene entregando desde sus primeras canciones que superan hoy el medio siglo de vigencia. Esta vez plasma en un tomo lo que venía reservando en su alforja siempre dispuesta a expresar sentimientos y vivencias. En partes bien definidas, el libro se inicia con el prólogo de la editora Nidia Burgos, que posibilitó esta entrega. De cada poema dedicado a su compañera María Teresa se conforma la primera parte, a la que le sigue el capítulo de poesías donde el multifacético misionero desarrolla su pensamiento en rimas para hablar de la sabiduría, de la vida y de la muerte, del gaucho, de las geografías, de lo cotidiano, del paisaje. El último tramo propone una lectura paciente a temas que inspiraron al autor como ocurre con los lugares y personajes que fueron pasando por su vida sin solución de continuidad. Ramón Ayala se permite crear el clima necesario, al que le impregna misterio, vocablo que siempre está en sus relatos. Se trata de un compendio de lo trashumante de su camino recorrido. Exactamente lo que reza el título.
La Palabra 18 de mayo de 2019 Por None

En busca de… Florencia Tutusaus, escenógrafa

Elementos visuales Nacida en Mendoza, egresó de la Universidad Nacional de las Artes estando radicada en la capital del país donde vive actualmente. Desarrolla su tarea investigativa a la par que trabaja en diferentes ámbitos relacionados con la escena. Es una de las responsables de darle forma a los objetos de mano que se ven en las obras de teatro. En este encuentro con LA PALABRA detalla los aspectos menos conocidos de su profesión.
La Palabra 11 de mayo de 2019 Raúl Vigini

En busca de… Mauricio Dayub, actor, director y dramaturgo

Pensar en el otro Nacido en Paraná, provincia de Entre Ríos, estudió en la capital de Santa Fe, y decidió su ingreso al mundo de la actuación en esa ciudad que lo había recibido desde la universidad. Definió su futuro haciendo camino en la ciudad de Buenos Aires y desarrolló su profesión siendo protagonista y artífice de su propio destino. Emprende desde la simultaneidad en obras de destacada producción y jerarquía con las mejores críticas especializadas. Y en cada propuesta, reflexiona desde lo personal y hacia los demás. En esta charla intensa cuenta su experiencia a LA PALABRA. LP - ¿Qué te queda de lo que viviste en Paraná a tantos años de haber llegado a la capital del país? M.D. - Lo más importante. La esencia. La vocación. Porque contrariamente a lo que se piensa, en los comienzos como nadie cree en la vocación de uno, ni en las posibilidades que uno tiene, cuesta mucho darle importancia a todo eso. Pero yo he descubierto que cuando te llega esa oportunidad soñada, uno es y resuelve, como fue y resolvió en los comienzos. No se es otra cosa, no se es otra persona, no aparece algo diferente. Y te salva o no, eso. Si tus comienzos tuvieron sentido y si te dedicaste, si tuviste disciplina, y estudiaste y te ocupaste, a la hora de resolver cuando te llega el momento tenés esas herramientas. Si no lo hiciste esperando el día importante, cuando te toca no tenés nada para vos. LP - ¿Seguís hurgando y descubriendo? M.D. - Sí, porque no se llega nunca a tener todo en el bolso, porque estás vivo, vas sintiendo cosas nuevas, vas aprendiendo cosas nuevas, cosas que se van incorporando. LP - ¿Te interesó la docencia? M.D. - No. Nunca di clases. Interesarme sí, pero no pude concretar poder hacerlo, porque nunca tuve el tiempo que creo hace falta darle y no me gusta hacerlo solo poniéndome el nombre. Me propusieron hacerlo varias veces. Charlas sí, por eso te digo que me gusta. Tal vez podría ser mi fuerte. Porque lo hice, empecé de nada, de cero, a ser actor, autor, productor, dueño de sala. Di como todos los pasos, y lo hago actualmente. Eso a los chicos que empiezan les interesa mucho porque creo que a veces eso es más difícil. A mí me ha surgido como necesidad porque nunca pensé que ése era mi derrotero. La primera vez que escribí lo hice porque no daba más porque tenía una historia, una necesidad. La primera vez que produje lo hice porque vi que los demás no iban a hacer nunca nada para mí, me miraban como si no existiera, no estaba para ellos. Y los que están estudiando, sobre todo hoy que espera que todo le sea resuelto a través de la web, le sirve mucho saber que la tenés que emprender, la tenés que empezar a hacer de menor a mayor, porque por más que hagas click y doble click no lográs nada. He descubierto que cuando te llaman para trabajar, que es lo que espera la mayoría que se está iniciando lo que vas a hacer es cumplir el sueño del otro, no el tuyo. Lo refuerzo con esto de lo que te decía al comienzo de la charla que es muy difícil intentarlo cuando uno recién empieza, nos sabés si servís, los demás no depositan nada en vos, no tenés dinero, nadie te elogia, ni sabés del todo lo que querés, es muy difícil tenerse fe en ese momento. He comprobado y es lo que transmito cuando voy a las charlas: tenete fe y hacelo aunque no tengas ninguna de esas cinco respuestas que te doy. Hacelo con todo porque el día que te toque, que te llegue, porque a todos nos puede llegar algún día, vas a ser del mismo modo que lo hagas ahora. Si me lo hubieran dicho me hubieran abierto un panorama enorme. Lo hacía igual de obstinado y obsesivo que soy, y de la desesperación. Yo tenía hambre, transpiraba y me volvía loco cuando no podía. LP - ¿Tener un teatro propio es el sueño del actor? M.D. - No. Para nada. Todo lo contrario. Porque como fui boletero, y empecé de abajo, sabía que tener un teatro era saber de plomería, arreglar goteras, todas cosas que no quería. Lo tuve también por necesidad, porque después de dos mil uno, la situación estaba muy mal, el centro lo cortaban todo el tiempo, yo venía de hacer temporada ahí, tenía un teatro en mi casa porque había comprado todo para hacer giras, tenía vestuario, consola, luces, mi mujer me miraba y me decía: ¿y qué hacemos con esto? Alquilé un galpón como para llevar todas esas cosas ahí, y para tener un lugar donde refugiarme si el país se caía del todo. Y pensé que si tenía un lugar iba a poder desarrollarme mejor como artista probando, teniendo el espacio, dándole más horas. Y realmente logré que sea así, estuve casi diez años haciendo espectáculos que me dieron seguridad en todos los rubros, nada más que porque lo hice, porque algunas me salieron bien, otras no tanto. Pero construí, rompí, volví a construir, perdí el dinero de lo que no me sirvió, lo que funcionó me trajo buenos comentarios, buenas críticas, público, y me hizo crecer, todo así.Y agradezco que lo pude hacer. LP - Y en la actualidad con una programación intensa todo el año. M.D. - Sí, en el Chacarerean Teatre la programación es ecléctica como es el teatro de Buenos Aires. Somos una de las tres potencias teatrales más grandes del mundo y tenemos de todo. También por mi condición de actor no me gusta elegir previamente qué sí y qué no. El día que expongo, muy variado y de todo un poco, siempre tratando de tener un público amplio y más en estos tiempos en los que a la programación hay que hacerla crecer un montón porque cada espectáculo hace una función por semana y hay que aumentar la cantidad de espectáculos para cubrir la cantidad de días de la semana. Pero fundamentalmente y con El equilibrista lo puedo comprobar más es que el Chacarerean ha sido como el taller donde yo he logrado construir mi historia, mi carrera. LP - Es una empresa de amigos. M.D. - Sí, fuimos cuatro, ahora somos cinco. Pero fue también una apuesta a la confianza porque somos los mismos desde que inauguramos. Hay gente de cine, que es Luis Sartor, Martín Cortés que ha sido productor de cine, el Puma Goity actor y Marcelo Zitelli que es más del arte visual. LP - ¿Cómo surgió esa posibilidad? M.D. - Hace un tiempo empecé a ver que el teatro como otras cosas de la Argentina estaban un poco adulteradas. Que todo tenía otra versión. Como cuando te venden algo de aleación como si fuera de aluminio que no es. Me fue muy simbólico que todo lo que está subiendo al teatro también estaban pasando por teatro que no eran. Había advertido que subían otras profesiones, subían los psicólogos con sus espectáculos que funcionan, los locutores de radio tenían el suyo, los humoristas, los escritores, lo digo no en detrimento, por eso somos una gran potencia. Todos suben. Los que antes contaban chistes en los asados también subían al escenario, las modelos habían subido al principio. Son muchos los que subían y dije: conocí una parte del teatro que me gustaría que también esté arriba del escenario. Y vuelvo a decir, no criticando o quejándome al decir que subían todos, sino tengo que probar que lo que digo es de verdad. Primero establecí una definición en mi cuadernito: Si te lo dicen desde el escenario no es teatro, si te lo cuentan no es teatro, si te lo muestran tampoco, es teatro si te lo hacen imaginar. Entonces tengo que construir un espectáculo donde yo se lo haga imaginar al espectador para que sea del público y no mío. No llevarlo, ni obligarlo, ni controlarlo al espectador. Empecé a trabajar en estos monólogos con quienes me parecía que me podían ayudar a contar esta historia, los empecé a unir con textos míos, y escribí el monólogo final que le daba un poco de continuidad al todo. Me encontré con César Brie, y lo que yo pensaba que era el teatro se potenció mucho porque él entendió y coincidió en el mismo momento, entonces volví a mi etapa de la vocación y volví a hacer lo que hacía cuando empecé. En la mitad del ensayo estaba en la ferretería doblando un resorte con un tornillo para que pareciera el objeto que quería usar,para que se transformara, para que fuera mágico, para que tuviera luz, para que apareciera por debajo para que el público no lo viera. Por eso ensayé solo dos meses antes para que el director llegara a ser solamente el director.Y en el camino veía que lo que subía al escenario no era ese actor dúctil, polifacético, como los que yo había admirado mucho, aprendí a tocar un instrumento que no sabía, aprendí a hacer equilibrio casi sobre la cabeza del público que no sabía, y una serie de cosas que hice como para ver si yo daba por tierra con esto de que si la gente no sabe cuál es el sabor del orégano cualquier pastito verde que le pongan a la pizza pasa por orégano. Entonces dije voy a tratar de poner lo que a mí me parece que es. Como para contribuir con esto. Ese fue el derrotero de El equilibrista, las razones, el motivo, y lo que me llevó a hacerlo. LP - ¿Con los resultados esperados? M.D. - No, muchos más que eso. Nunca me pasó de tener excelente en las críticas tanto. Que el público agote las localidades con tres semanas de anticipación. Agregar otro día porque está todo vendido. Tener en menos de veinte días más de treinta críticas de diarios, portales, espectadores que opinan, sin tener que yo hacerlo. Ha sido un shock. Y nunca pensé que el público estaba necesitando lo que yo necesitaba. Fue al revés. Todos dicen que la gente necesita reírse nada más para olvidarse de la triste realidad, y en este espectáculo la gente se ríe, pero de temas que son importantes. LP - ¿El teatro argentino goza de buena salud? M.D. - Contrariamente a lo que pareciera, creo que sí. Y mientras la realidad siga siendo tan alocada y tan sin rumbo, más se fortalece la salud del teatro. Va a ser el último refugio al que vamos a tener que ir a ver una persona, a escuchar, a saber qué siente, va a terminar siendo más importante que ahora, como todo siga así. No lo digo porque me dedico a esto sino porque ya no damos más con que nadie piense en nosotros. El gran problema de la sociedad es que a la gente no le funciona el otro. Y en el teatro si uno lo hace pensando en el otro le produce cosas al otro, y el otro va a necesitar, va a sentir. por Raúl Vigini [email protected]
La Palabra 04 de mayo de 2019 Raúl Vigini

Les comentamos CD

RIENDAS LIBRES “EL AMOR COMO BANDERA” CD RL - 2017 - 14 temas (Tropeles, Soy de los lagos, La flor de Dios y otros) Dice la producción: Riendas Libres es un trío con lazos de familia: tres personas con una historia de amores y música. Riendas son tres, cada uno de ellos es indispensable. Martina Ulrich marca el ritmo con su bombo y estilo en la batería. Homero Carabajal pone su creatividad y talento con la fuerza de su juventud. Marca un vuelo nuevo. Peteco Carabajal, hacedor de estilo. De canciones eternas. Con el conocimiento que dan la vida y el escenario. Maestro. Magia y amor; familia y música. Una manera de vivir. Decimos nosotros: Un proyecto concebido desde las cercanías afectivas que a la vez reúne condiciones personales que en esta ocasión se mimetizan, y de manera simbiótica se hacen uno entre los tres. Hay un conductor que guía, y dos jóvenes que se suman para dar testimonio plural de un repertorio propio y un sonido nuevo en un ámbito donde la música popular sigue apostando a los descubrimientos contemporáneos.
La Palabra 04 de mayo de 2019 Por None

En busca de… Liga Argentina de Protección al Diabético, protagonista

Salud, educación, perseverancia… Nacida el 1964 con la misión de trabajar voluntaria y solidariamente para promover la educación y prevención de las complicaciones en las personas con diabetes a fin de que puedan alcanzar una mejor calidad de vida, plena y feliz, bregando por prevenir su desarrollo en la población, la entidad señera, trabaja a diario acompañando a quienes requieren de sus servicios. Conversamos con Sylvia Brunoldi, licenciada en comunicación, presidenta de LAPDI.
La Palabra 27 de abril de 2019 Raúl Vigini