La capilla Fassi y sus CXXVIII años

Información General 12 de agosto de 2020 Por Antonio Fassi
EGUSQUIZA

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

Un lejano 29 de agosto de 1892, Colonia Egusquiza recibía por primera vez, la visita de un Párroco católico Apostólico Romano dispuesto a celebrar la Santa Misa en territorio Egusquisense , y a la vez dejar inaugurada la flamante construcción de la Capilla-Oratorio, levantada gracias al aporte económico y el esfuerzo de vecinos y residentes de la zona, creyentes católicos de colonias vecinas y hasta anónimos e ignorados contribuyentes desde lo incógnito, que aportaron su cuota de esfuerzo contributivo.
Y desde aquel lejano día invernal, la Capilla ostenta su enhiesta y gloriosa cruz hacia el infinito y permanece incólumne e inamovible a la vera de la hoy pavimentada) ruta Provincial N° 13, atesorando recuerdos y sentimientos que trascienden mas allá de lo meramente material, anclando el pasado de su historia en infinito espacio sideral que supera lo visible del ojo humano, pero que no permanece ajeno a todo ser que acerca (con mente limpia y corazón libre) su presencia a la blanca, centenaria e inmaculada construcción. Muchas facetas, con el paso del tiempo, han cambiado su aspecto, dimensionando la vida humana desde ángulos totalmente opuestos. Dos enormes flagelos como fueron las dos guerras mundiales, dejaron heridas tan profundas, que aún hoy la raza humana sufre aquellas inconcebibles destrucciones de si misma. Sin embargo, quienes venimos desde raíces foráneas a esta tierra de promisión, debemos agradecer a aquellos antepasados que (con su venida migratoria), nos permitieron eludir el horror de aquellas inútiles masacres. Tal vez, (aceptando esta suposición) nos permita comprender la edificación de la Capilla. Por eso es que debemos recordar, agradecer y cuidar templos como este pequeño monumento a la fe como lo es la Capilla en cuestión. No solo por lo que significa el edificio en si, sino que su sola presencia, nos ayuda mantener viva la imagen, los principios. y la ruta que nos señalara el HOMBRE DE NAZARET, dejándonos el camino abierto para todo cristiano que atesoren en su corazón , el respeto y el entendimiento para con sus semejantes, base primordial de su doctrina sin par.
CIENTO VEINTIOCHO AÑOS DE VIDA, que sin duda serán evocados de una manera distinta a lo que tradicionalmente fueron celebrados todos los aniversarios anteriores. De todos modos, (si no es posible una celebración virtual), los ciclos, fases y etapas del transcurrir del tiempo cósmicamente celestial , anclarán en cada corazón libre, puro, noble y cristianamente preparado para recibir el claro mensaje que, como rayos de luz, partirán el día 29 desde el sacro altar ceremonial de la humilde capillita de Colonia Eguzquiza, añoso e imponderable testimonio viviente deaquellos intrépidos visionarios que supieron marcarnos a través de este "faro de luz en las tinieblas" el esplendoroso camino hacia la libertad.

Te puede interesar