Realidades muy diferenciadas entre la hoteleria y la gastronomía de Rafaela

Locales 19 de enero de 2020 Por
Según la presidente de la Cámara de Propietarios de Hoteles, Bares, Confiterías y Afines, el sector hotelero está en crisis y atravesando un momento histórico, fundamentalmente por la crisis del país, donde en los últimos años han cerrado sus puertas algunos establecimientos clásicos. Por contrapartida, los gastronómicos están atravesando su mejor temporada del año gracias al verano y a las altas temperaturas.
SILVIA IMPERIALE. Brindó detalles de la actualidad del rubro hotelero y gastronómico de la ciudad.
SILVIA IMPERIALE. Brindó detalles de la actualidad del rubro hotelero y gastronómico de la ciudad.
Como en cada inicio de año, siempre es bueno saber la realidad de cierto sector y ver qué expectativas hay de cara al resto de la temporada. Para saber cómo están las ocupaciones hoteleras y las demandas a nivel gastronómico de la ciudad, LA OPINION dialogó con Silvia Imperiale, referente de la Cámara de Propietarios de Hoteles, Bares, Confiterias y Afines en Rafaela, quien nos comentó las distintas realidades entre un rubro y otro. “Primero hay que distinguir en hotelería y gastronomía. Para la hotelería, esta es nuestra temporada baja histórica, pero en esta época mucho más que otros años. Siempre, a mediados de diciembre y los primeros días de enero la actividad hotelera se cae habida cuenta de que el 80% o 90% de la clientela de la hotelería de Rafaela y la zona son viajantes o clientes corporativos. La proximidad de las Fiestas de fin de año más el verano y las vacaciones hacen que los clientes mermen considerablemente. Pero a nivel gastronomía es todo lo contrario, ya que es la temporada alta también por el mismo motivo, el verano, las elevadas temperaturas hacen de que la gente salga, invite a cenar o a tomar algo al aire libre a sus amigos o familiares como para pasar un lindo momento. Igualmente, la gastronomía está en sus márgenes de trabajo con una incidencia importante a raíz de esta situación macro con las preocupaciones económicas lógicas y propias como cualquier sector porque estamos viviendo temporadas difíciles para todos".
Haciendo un análisis más profundo del sector hotelero, Imperiale destacó que "la elevada presión tributaria y el elevado costo laboral que tiene nuestra actividad hacen que, en nuestro rubro específico se note mucho por el servicio que tenemos, ya que genera mucha mano de obra. No podés reemplazar la confección de una cama o la confección de un plato o la atención al cliente con una máquina. Entonces, en nuestra actividad la mano de obra es muy importante y es una de las cosas que más nos está complicando y preocupando. Lo que si nos causa mucha sorpresa son los reportes del gobierno nacional, porque pareciera que la temporada estival es un éxito, aunque a nosotros no nos está pasando esto. La realidad nos pasa por otro lado más allá de que no estamos en una zona turística tradicional, ya que no estaríamos coincidiendo en la mención o por lo menos nuestros índices de desocupación distan de ser un éxito como se dice".
Sobre si se han cerrado hoteles típicos de la ciudad en los últimos tiempos, la entrevistada expuso que "actualmente hay 11 hoteles en la ciudad con la apertura del Amerian en 2019. Es una actividad que está muy en crisis ya que en los últimos años tuvimos que lamentar la pérdida de establecimientos tradicionales que ha cerrado sus puertas producto de la situación. En los últimos 5 años hemos perdido el Apart Rafaela, el Castillo, el Hotel Santa Fe y Residencial Rafaela que eran clásicos de la ciudad. La competencia, la presión tributaria, el costo laboral y el incremento del costo de los servicios ha hecho que algunas empresas hayan replanteado su situación. Por eso se la llama ‘industria de la hospitalidad’ a nuestra actividad”.

EXPECTATIVAS
Sobre lo que se viene en cuanto a hotelería, Imperiale opinó que "el sector también está atravesando un período de cambios, ya que han aparecido nuevas ofertas y nuevas propuestas. El tema de las plataformas digitales es muy importante y tiene mucha influencia, ya que hace que la gente busque otras formas de contratación y nosotros tenemos que adaptarnos o subirnos a ese tren de lo que es la modernidad. Antes, el objetivo era obtener rentabilidad, como cualquier negocio, pero ahora decimos que el desafío de este año para la hotelería clásica es lograr terminar el 2020 con las puertas abiertas. No está buena la realidad".
Y haciendo alusión al plano gastronómico, agregó que "existen muchos negocios que son tipo golondrina, abren por temporada de acuerdo a la tendencia no solo local sino también de las ciudades más grandes. El tema de las cervecerías artesanales ha crecido mucho y ha otorgado una oferta gastronómica nueva o distinta y también hay que readaptarse con el tema de las plataformas, porque tenés una aplicación como ´PedidosYa´ en la cual ya no salís, sino que el pedido viene a tu casa. También hay negocios que son clásicos y que creo que van a seguir como todos y para todos, porque hay distintos públicos. Está el tradicional de restaurante o de pizzería y están los jóvenes que optan por otra clase de propuestas. Hay distintas recetas y ofertas para todo tipo de personas. Todo esto hace que el negocio gastronómico sea más amplio y que las propuestas sean mayores o se expandan más en cuanto a la época y al público. Por ejemplo, el café o la ensalada rusa ya pasó de moda, hoy la gente busca otra cosa, otra atención, otra ambientación, ofreciéndole algo nuevo al cliente para que luego te vuelva a elegir”.

UN CICLO MAS
Imperiale es rosarina de nacimiento, pero se encuentra radicada en Rafaela hace 20 años, con lo cual ya es una rafaelina más. Se van a cumplir 4 años que está al frente de de la Asociación y en breve habrá elecciones, con lo cual es casi un hecho que continuará otro período más en el cargo. “La Asociación atravesó muchas etapas. Una vez que tomé la posta, mi idea y mi impronta fue que la gente supiera que estamos, que trabajamos y comenzamos a tener mayor protagonismo en los medios. Nos involucramos de manera directa con el turismo a nivel municipal y provincial con el objetivo de que Rafaela sea un punto importante en la región y que tenga un lugar preponderante en nuestra federación. Ya nuestra cámara está constituida y organizada, así que mi última impronta o idea en el cargo, si es que me acompañan, sería poder lograr comisiones de trabajo por especificidad, es decir, llegar a formar la cámara de bares, la cámara de hoteles con sus respectivas comisiones. Si bien la problemática es común, hay temas que son puntuales o específicos de cada rubro. A la vez estamos muy involucrados con la comisión de turismo a nivel local donde hemos tomado un protagonismo realmente importante, muy comprometidos con la actividad y muy comprometidos con la ciudad”.
Por último, se refirió a su profesión de abogada, donde por ahora no la está llevando a cabo. “El tema de la abogacía fue quedando de lado una vez que me metí en este rubro hotelero y gastronómico. Por más que sea mi vocación, he tomado otro rumbo como dirigente. Nunca imaginé que podía pasar esto hace 18 años, ya que es muy lindo y apasionante y que me permitió no solamente conocer gente, sino que me permitió conocer la ciudad, su gente, sus lugares. Con todo el orgullo me siento una rafaelina más, por eso defiendo en cada momento los intereses de esta ciudad".

Te puede interesar