Una ley que más que promoverlo lo va a impugnar definitivamente

Locales 04 de agosto de 2020 Por Redacción
TELETRABAJO

DENGUE

La Ley de teletrabajo que fue aprobada la semana pasada por la Cámara de Senadores de la Nación, ha generado diversas críticas de sectores que entienden que puede ser una norma contraproducente, que en lugar de promover el teletrabajo, lo desaliente.
Respecto a este tema, el dirigente de Fisfe, Walter Andreozzi, señaló que “esta emergencia sanitaria lo que hizo es acelerar todos los procesos de utilización de las herramientas de trabajo virtual, pero Argentina reconoce una larga trayectoria en este sentido; desde 1941 que ya normativamente nuestro país reconoce el trabajo en el domicilio, luego la ley de control del trabajo en el 74 y en el 2003 Argentina adhiere a un convenio de OIT de teletrabajo. De esta manera lo que vemos es que no es algo nuevo y que estaban en nuestro país los presupuestos para contemplar esta modalidad”, precisó.
Andreozzi explica que si bien era necesario adecuar y ajustar una nueva normativa, considera que se lo hizo de una manera muy veloz y sin receptar todas las opiniones de cada una de las partes, con lo cual la sensación que deja esta ley aprobada la semana pasada, es que más que promover el teletrabajo lo va a impugnar definitivamente.
Respecto a los aspectos de esta ley, que desde el sector industrial entienden que no aportan y por el contrario complican a este formato, el miembro de Fisfe, señaló que “hubo debates en los cuáles se abrió la participación de las entidades sindicales y empresariales pero con muy poca vocación de construir una norma de consenso, y en Argentina estamos acostumbrados en estos últimos años -independientemente de quien ejerza el poder-, a obtener la sanción de leyes a partir de mayorías coyunturales, con lo cual toda ley que se sanciona sin los consensos necesarios se transforma en inaplicable”.
“En este caso creo que se incorporan muchas cosas que van a ser litigiosas, por ejemplo el derecho a la reversibilidad, es decir el trabajador solicita la modalidad de teletrabajo y solo después queda a cargo de él la facultad de solicitar volver al modo presencial; esto limita la facultad de organización de la empresa, porque si yo tomo que ya un puesto de trabajo va a ser virtual, ordeno mi empresa en función de esa situación. Ese es un tema que preocupa”, resaltó Andreozzi.
Además indicó que otro aspecto tiene que ver con las tareas del cuidado, que se cree una discriminación con el trabajador presencial, donde la ley prevé todo un régimen protectorio para aquellos que tienen a su cargo menores de 13 años, personas discapacitadas o adultos mayores. Es decir quienes vayan a trabajar a la empresa y tengan esa situación no van a tener los beneficios de quienes lo hagan en modo virtual. Hay una serie de cosas que son de imposible cumplimiento y cuando una ley contempla pautas de imposible cumpliendo solo son aristas para el litigio”, afirmó el dirigente de la Federación de Industrias de Santa Fe.
Cabe señalar que las cámaras empresarias de distintos puntos del país, argumentan que este será el fin de un régimen que, a su juicio, hasta el momento viene funcionando bien y que hay condiciones que harían "inviable" la opción de contratar a un teletrabajador.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar