Delincuencia juvenil: "tiene que ser una decisión política"

Locales 16 de febrero de 2020 Por Redacción
Rubén "Pocho" Bossana, una voz autorizada en el tema, contó los procesos que viven los menores, con los cuales trabaja desde hace muchos años.

Rubén 'Pocho' Bossana trabaja desde hace mucho tiempo en la Casa del Adolescente, como así también en la Dirección Penal Juvenil. Además, es el responsable del pabellón de alcaldía de menores, por lo que tiene un amplio conocimiento en ese tema de justicia juvenil. No hace mucho tiempo, también armó su lista y participó por una de las bancas del Concejo Municipal, en las elecciones.
Una persona con basta experiencia en el trabajo empírico, en el contacto con el problema en sí, y que al igual que todos los rafaelinos, ve como aumenta la delincuencia juvenil, donde los chicos salen a robar cada vez con menor edad, siendo esto un problema muy importante. Teniendo en cuenta que Pocho pasa mucho tiempo con ellos, ayudándolos a salir adelante en sus problemas de adicciones, la soledad con la que se crían en la calle y también esto de la delincuencia, que es cada vez más común, dio su versión de los hechos y analizó este momento: "la cuestión no es tan sencilla pero si es fácil de entender y comprender. El tema de los menores pasa en el 90% por una cuestión social, ya que si nosotros tenemos educación, salud y trabajo, el tema de los menores en conflicto con la ley penal va a ser mucho menor y más bajo. No vamos a decir que nunca va a haber problemas de robo, pero será mucho más sencillo. Para eso se deben articular toda una serie de cuestiones, que van desde la familia, la escuela, los centros asistenciales y para eso, se necesita trabajar de manera continua y en el territorio con todos los actores, como ser actores sociales, centros de salud", marcó Bossana al respecto y agregó que "en un 80% la cuestión de los pibes pasa por su familia, que es la primera escuela que tenemos, donde se aprenden los hábitos más comunes. Es fácil decirlo para los que por ahí tuvimos la suerte de venir de una familia que tiene un montón de hábitos", dijo.
Por otro lado, mencionó e hizo una referencia al sistema, a la sociedad en sí que tenemos, donde "desde hace muchos años, fue vomitando a toda una serie de familias y de chicos, con el estudio y otras cosas. Es algo que se puede revertir, pero para eso, hay que hacer un trabajo que lleva mínimo 10 años, comenzando ya. Hay que tener una vocación para esto y en esa vocación, también hablamos de sueldos de los empleados. Y tiene que ser una decisión política de comenzar a trabajar con profesionales, con el equipo territorial, la policía, que no tiene que ser un cuco, sino alguien para trabajar en conjunto a través de ellos uno puede articular muchas cuestiones. No hay nuevo bajo el sol, pero tenemos que articular", explicó el experto y añadió que "el Estado tiene que tratar de que no nos falte nada a todos los que trabajamos en la minoridad penal", expresó.
Además dijo que "yo en la mayor parte del día estoy en contacto diario con los pibes, pero paso horas, no de ir a hacer un informe y ver lo que necesitan. Paso mucho tiempo con ellos, el almuerzo, el mate, todo. Y, generalmente, los chicos te dicen que no quieren estar en la secretaría de la Niñez, no querían robar, pero lo hicieron... pero porque tampoco le damos ninguna solución. Hoy los llevamos a Alcaldía o a cualquier instituto y quizá al chico lo pudimos formar en lo mínimo, pero ahí se terminó el trabajo nuestro. Y después al tiempo sale a la calle y necesita para trabajar un certificado de buena conducta, que hay que pedir, y se convierte todo en una burocracia que tenemos en la administración pública. Y eso es como el médico, que necesitamos que nos vea hoy, no que nos atienda dentro de un mes", manifestó.

LA INTERVENCION DE LA DROGA
Bossana fue contundente cuando le preguntaron en la incidencia de la droga en los hechos delictivos: "en un 99,99% la droga influye en los chicos. En una familia que es disfuncional, que por ahí son laburantes, pero que están fuera del sistema. Los padres trabajan todo el día y el pibe está solo. Y ni hablemos de los que no tienen familia o que los cría una abuela, un tío, el otro... en la casa son 10. Y en el barrio están los transa, que buscan a los chicos, le dan $ 500 y el chico lo agarra. Hoy los chicos de 12 a 17 años, que dejaron la escuela, agarran viaje. Este es un tema que se tiene que trabajar con la policía también", explicó en una situación que puede ser muy común en nuestra realidad. Y además dijo: "hay pibes que hoy llegan y que nunca estuvieron ni en un instituto, ni en la Alcaidía, ni nada. Y son chicos que quizá tengan muchos más problemas de droga que de delito. Pero la droga los lleva a que delincan", dijo.
Por otro lado, mencionó que "de los pibes que no tuvieron nunca una contención no podemos esperar mucho. Parece que estoy hablando utopías, pero es realmente así. Hay chicos que se han criado totalmente solos, un día en un lado, otro día por otro lado, viviendo en la calle y en la calle vamos a encontrar que 99 personas pueden terminar drogados y uno puede entender lo que pasa", explicó y agregó que "uno a los chicos los acompaña, pero después de que el pibe salió del instituto, de la cárcel, hay que entender que hay que seguir acompañándolos porque quedan solos, y la sociedad es la misma o peor que él vio desde chico: que no te brindan ninguna posibilidad, que todo le cuesta. Si hoy les cuesta conseguir trabajado a los que estudiaron, imaginate a los que no han tenido nada y ahí otra vez aparece la articulación del Estado que yo marco. Tienen que volver a caminar afuera", finalizó Bossana.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar