El último llamado de la canciller Angela Merkel

Notas de Opinión 05 de diciembre de 2021 Por Redacción
"Con las vacunas, efectivas y seguras, tenemos la clave en la mano", insistió la canciller en funciones, que alertó de que "la nueva variante Ómicron parece ser todavía más contagiosa que las anteriores".
FOTO EFE ANGELA MERKEL. Reconoció que la situación es dramática en Alemania.
FOTO EFE ANGELA MERKEL. Reconoció que la situación es dramática en Alemania.

BERLÍN, Alemania (DPA). - La canciller de Alemania en funciones, Angela Merkel, se dirigió ayer por última vez a los alemanes en un video pregrabado en formato podcast antes de dejar el cargo y los llamó a vacunarse para contener la pandemia de Covid-19.
"Cada vacuna cuenta", destacó Merkel en el video, publicado en internet, al tiempo que señaló que, independientemente de que se trate de la primera dosis o del pinchazo de refuerzo, "una cuota de vacunación lo más alta posible nos ayuda a todos a dejar atrás como país esta pandemia".
La canciller aprovechó la última de las más de 600 alocuciones grabadas en este formato, según ella misma subrayó, para insistir "una última vez" en la gravedad de la situación, que en algunas partes de Alemania ya alcanza un nivel "dramático".
Cada uno de los más de 100.000 fallecidos contabilizados hasta la fecha deja atrás "familia o amigos, incrédulos, confusos, desamparados", algo que es particularmente amargo porque "se podría evitar".
"Con las vacunas, efectivas y seguras, tenemos la clave en la mano", insistió la canciller en funciones, que alertó de que "la nueva variante Ómicron parece ser todavía más contagiosa que las anteriores".
Merkel terminó su mensaje dando las gracias a quienes actúan "con sensatez y compresión" y "cumplen las reglas, para protegerse y para cuidar de los demás, que representan a la gran mayoría del país".
Está previsto que el próximo 8 de diciembre sea investido nuevo canciller el socialdemócrata Olaf Scholz, poniendo fin a los 16 años de mandato de Merkel.
Mientras tanto, la incidencia acumulada en siete días en Alemania experimentó ayer una leve suba con respecto al viernes, cuando ya se había interrumpido la tendencia a la baja de esta semana, situándose en 442,7 nuevas infecciones por cada 100.000 habitantes, mientras que el número de muertos por la enfermedad sumó 378.
Hace un mes, la cifra estaba en 183,7 nuevos contagios, mientras que alcanzó un pico el lunes de la semana anterior con 452,4 nuevas infecciones, tras el cual había experimentado un leve descenso de martes a jueves.
El Instituto de Virología Robert Koch (RKI), que actualizó los datos en la madrugada de ayer, también informó de 64.510 nuevos contagios en las últimas 24 horas, una cifra inferior a los 67.125 que se registraban hace una semana.
El número de muertes, sin embargo, se incrementó, situándose en 378 casos en las últimas 24 horas, lo que representa una suba del 25% con respecto a los 303 que se contaban hace exactamente una semana.
Los expertos señalaron que es preciso tratar con cautela los datos recogidos a lo largo de la última semana, ya que en varias regiones, tanto las Oficinas de Sanidad como los Hospitales, no logran transmitir a tiempo sus cifras.
Dada la situación, Merkel anunció el jueves una batería de nuevas restricciones para hacer frente al repunte de contagios que vive el país, entre las que destaca la prohibición de acceso a comercios y restaurantes, eventos culturales y otras actividades de ocio a aquellas personas que no estén vacunadas.
Merkel informó de las nuevas restricciones tras una reunión con las autoridades estatales y las federales, donde se decidió que la conocida norma 2G, que ya está en vigor en algunos estados, se aplique en todo el territorio nacional.
Por otro lado, también se decidió que las mascarillas serán obligatorias en todas las escuelas, mientras que las discotecas se cerrarán cuando la incidencia en siete días llegue a 350 casos por cada 100.000 habitantes.
Asimismo, se restringirá el número de participantes en eventos deportivos, culturales y otros de masiva convocatoria a un 30 ó 50 por ciento del aforo.
A pesar de las restricciones a nivel federal anunciadas por Merkel, en algunos estados anunciaron que endurecerán más las medidas para hacer frente a la cuarta ola de coronavirus.
En el caso de Baden-Wuerttemberg, en el suroeste del país, se deberá presentar en los restaurantes una prueba negativa de Covid-19 aunque los clientes estén vacunados o se hayan recuperado de la enfermedad.
También en Baja Sajonia se decidió aplicar el sistema de "vacuna más prueba" para casi todos los ámbitos de la vida pública, así como limitaciones más restrictivas en diferentes eventos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar