Sanidad: claves para controlar las enfermedades en los corrales

SUPLEMENTO RURAL 22 de abril de 2021 Por Redacción
Estamos en una época, en Argentina, en la que los terneros recién destetados van llegando. Es clave contar con un protocolo de recuperación nutricional y sanitaria.
IMAGEN INTERNET ANIMALES EN CORRALES. La sanidad es un punto neurálgico de los corrales, de los feedlots.  IMAGEN INTERNET SANIDAD. Es clave el control de las enfermedades.
IMAGEN INTERNET ANIMALES EN CORRALES. La sanidad es un punto neurálgico de los corrales, de los feedlots. IMAGEN INTERNET SANIDAD. Es clave el control de las enfermedades.

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

La sanidad es un punto neurálgico de los corrales, de los feedlots. Cualquier error puede generar un descalabro que se esparce por la “multitud” reunida y redundar en serias mermas económicas.
Y estamos en una época, en Argentina, en la que los terneros recién destetados van llegando. Es clave contar con un protocolo de recuperación nutricional y sanitaria.
“Estamos en plena zafra, muchos de los animales que entran a los corrales están recién destetados, algo que implica, de por sí, siempre un factor de estrés, lo alejás de la madre, van a un corral, no comen mucho, y después lo subís a un camión para viajar, en el mejor de los casos 200-400 kilómetros, pero también pueden ser 1000, y los bajás en un lugar desconocido, todo eso potencia el estrés, que está directamente relacionado con la inmunodepresión”, resumió el médico veterinario Diego Vidart, de acuerdo a lo informado por Clarín Rural.

HIDRATACION DE
LOS ANIMALES
Dicho esto, lo primero que hay que atender es la hidratación de los animales. “El plan de recepción debe contemplar inicialmente que tomen agua, si es posible con sales minerales”, opinó Vidart. Y agregó: “En segundo lugar, hay que armar una ración de recepción con mucha concentración de proteínas, energética, y un buen perfil de minerales y vitaminas que ayuden durante 7 a 14 días a mejorar la función inmune de los animales”.

LOS FEEDLOTS
El protocolo de recepción, que desde hace dos o tres años están incorporando cada vez más los feedlots, sigue prestando atención a los problemas sanitarios en sí, léase, enfermedades respiratorias.
“Hay que poner en práctica un plan sanitario preventivo que incluye una desparasitada, hay que estar atentos porque se está viendo mucha resistencia a drogas antiparasitarias, entonces hay que asegurarse que la droga aplicada es efectiva”, explicó Vidart.

VACUNACION
PREVENTIVA
Después viene el programa de vacunación preventiva, contra enfermedades digestivas y clostridiales.
Vidart también advirtió sobre 30 a 40 días en los que aún las vacunas, que requieren dobles dosis en muchos casos, no dan inmunidad y hay que observar a los animales por si aparece algún síntoma que haya que tratar en particular”.
Para otro veterinario, Javier Confalonieri, “el top-3 de temas a ocuparse también va por el lado de las enfermedades respiratorias, también evitar el barro y las acidosis subclínicas”.

BIOSEGURIDAD
DE INGRESO
“Como es una producción intensiva hay que apuntar a que no se difundan las enfermedades, hay que hacer mucho hincapié en la bioseguridad de ingreso, a lo que hay que sumar lo que tiene que ver con bienestar animal para reducir el estrés que sufren los animales, léase: sombra, tamaños adecuados de comedero y bebedero, y, claro, que no haya barro, que es el principal enemigo de los feedlots”, insistió Confalonieri.
Entre las enfermedades que hay que atacar, o de las que hay que cuidarse, también habló de las digestivas, fundamentalmente escherichia coli, salmonelosis y corona rota. “Todo lo que sean diarreas, que para eso hay vacunas, también las clostridiales y las respiratorias que para la época que estamos entrando son el gran enemigo”.

UNA MAYOR
CONCIENTIZACION
Al igual que Vidart, Confalonieri coincide que en los feedlots hay una mayor concientización para hacer una cuarentena cuando llega una tropa y los animales deben ser vacunados con clostridiales, carbunclo y respiratorias. “También es importante hacer desparasitaciones, con ovicidas, como productos que maten larvas”, apuntó Confalonieri.
“Las dietas han mejorado mucho, hoy no se le da de comer cualquier cosa, lo cual hace más eficiente los índices de conversión para salir terminados y se hacen las adaptaciones según la categoría”, explicó Confalonieri.
“Se nota fácilmente cuando se hace mal la adaptación y se generan acidosis subclínicas que se dan cuando hay un cambio brusco en la dieta, el animal pasa de una dieta pastoril con fibras a una dieta de granos y no le da tiempo al sistema ruminal adaptarse para que cambie la flora bacteriana, entonces baja el PH y por eso se produce la acidosis, hay gran mortandad bacteriana y liberación de toxinas que generan un problema metabólico donde además de las diarreas verdosas o grisáceas, con burbujas, se empieza con problemas podales con desprendimientos en la pezuña”, advirtió Confalonieri.
Y agregó: “Cuando esto pasa, el animal ya no vuelve nunca más a ser el mismo”.
Confalonieri también advirtió que “se ven casos de poliencéfalomalacia (PEM), debido a la acidodis pero también por falta de vitamina B en las dietas, fundamentalmente tiamina”.

PARA CONOCER
La instauración de sistemas productivos a corral o feedlots con dietas ricas en carbohidratos, poca fibra y cambios bruscos en la dieta, predispone la aparición de PEM. Como se dijo, baja el PH ruminal, lo que lleva a la acidosis láctica, que inhibe el desarrollo de microorganismos productores de tiamina y favorece la multiplicación de ciertas bacterias que sintetizan tiaminasas, que generan agotamiento de las reservas hepáticas de tiamina, provocando deficiencia sistémica afectando al tejido nervioso.
Para Confalonieri, una de las claves es el “manejo”, podría decirse, la gestión de cabo a rabo.
“Son las decisiones que se toman desde la gerencia hasta los que las ejecutan los que determinan que un feedlot sea un éxito o un fracaso”, sentenció finalmente.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar