De gobiernos y pandemias

Editorial 15 de julio de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

No hay manuales escritos con anterioridad que guíen a los gobernantes en la toma de decisiones para enfrentar la pandemia de coronavirus. A China, donde no hay democracia y todo se organiza en torno a un partido único, todavía se le cuestiona su actitud de demorar la información sobre el inicio de la enfermedad y una persistente actitud de ocultar datos sobre la cantidad de contagios. Otros gobiernos occidentales aún son fuertemente descalificados por su intento de minimizar el impacto del Covid-19. Estados Unidos y Brasil encabezan esa lista de naciones que pretendieron restar importancia a la pandemia desde lo más alto de las esferas del poder, es decir a partir de sus presidentes que optaron por ignorar una de las más serias problemáticas de salud pública en décadas. 
Será otro debate las medidas adoptadas por los distintos estados en todo el mundo. En Europa, España e Italia fueron de los países más castigados por el coronavirus -aún lo son- por lo que sus gobernantes también han sufrido críticas por la gestión para enfrentar el flagelo. En cambio, en Alemania se reiteran los elogios a la política de salud pública impulsada por Angela Merkel, la figura más importante de la política europea. 
Ahora la Organizacion Mundial de la Salud (OMS) alertó que los errores de los gobiernos pueden agravar la pandemia. Fue después de que el director general del organismo,Tedros Adhanom Ghebreyesus, advirtió que el lunes último se volvió a batir el récord de casos diarios, con más de 230.000, casi la mitad de ellos en Estados Unidos y Brasil. Concretamente, el funcionario aseguró que la pandemia puede "ir a peor" si los gobiernos de países afectados no se toman en serio la lucha contra el coronavirus. Incluso advirtió que "demasiados países están yendo en la dirección equivocada", lo que no deja de sembrar preocupación en todos lados, más allá de la mochila de críticas que carga la OMS por su errática política frente a la peste. 
Tedros consideró que el virus sigue siendo nuestro enemigo público número uno, pero las acciones de muchos gobiernos y ciudadanos no reflejan esta realidad, a la vez que denunció que los mensajes confusos de algunos líderes están minando una herramienta vital para cualquier respuesta sanitaria, como es la confianza. Sin mencionar, el mensaje está destinado entre otros a los presidentes de Estados Unidos, Donald Trump y de Brasil, Jair Bolsonaro, quienes siempre se inclinaron por desestimar a la enfermedad. El inmunólogo etíope subrayó que el epicentro de la pandemia se concentra actualmente en América, donde se registran más de la mitad de los casos, y que muchos de sus países se encuentran en momentos de fase de transmisión intensa, al igual que otros en Africa y en el sur de Asia, reprodujo la agencia de noticias EFE.
Después de su negatividad, el funcionario de la OMS sacó a relucir cierto optimismo al señalar que "nunca es tarde para poner el virus bajo control, incluso en casos de contagios exponenciales", teniendo en cuenta los ejemplos de otros países que evitaron transmisiones comunitarias o redujeron los contagios, como en Asia central y Europa.
Al rol que desempeñan los gobiernos se le suma lo que hacen las organizaciones de la sociedad civil y las personas individuales. Forus, anteriormente conocido como el Foro Internacional de Plataformas Nacionales de ONG (FIP/FIP), es una red dirigida por sus miembros de 69 plataformas nacionales de ONG y 7 coaliciones regionales de todos los continentes que representan a más de 22.000 ONG activas a nivel local e internacional en cuestiones de desarrollo, derechos humanos y medio ambiente. Esta semana presenta un informe que pone de relieve la necesidad crítica de intensificar los esfuerzos para abordar el desarrollo de capacidades de las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC). En este documento, asegura que la sociedad civil desempeña un papel crucial en la resiliencia de la sociedad, tal como se vio durante la crisis de Covid-19, en particular en la expresión de las necesidades de las personas y en la difusión de conocimientos y recursos locales. Forus cree que el desarrollo continuo de capacidades y el aprendizaje son requisitos previos absolutos para permitir que la sociedad civil tenga una mayor influencia y para dar forma a las políticas públicas nacionales e internacionales.  
"Las organizaciones de la sociedad civil son productoras de significado y a menudo tienen un interés importante en la creación de debates sociales. El desarrollo de una sociedad civil informada, adaptable y reactiva debería ser una prioridad, en lugar de un motivo de inquietud, para los gobiernos de todo el mundo, si quieren garantizar una aplicación exitosa de la Agenda 2030 que contempla los Objetivos para el Desarrollo Sostenible", dijo Iara Petricovsky, presidenta de Forus. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar