Argentina figura entre los diez países emergentes más riesgosos del mundo

Suplemento Economía 03 de mayo de 2020 Por Redacción
SEGUN UN RANKING ELABORADO POR LA REVISTA BRITANICA "THE ECONOMIST"
Qué mercados emergentes están en mayor peligro financiero? pregunta la influyente revista "The Economist" en su flamante edición online.
Y en un ranking de 66 países ubica a la Argentina como el décimo de mayor riesgo, sólo superado por Venezuela (al fondo de la tabla), Líbano (ya entró en default por el no pago de un Eurobono), Bahrein, Angola, Sierra Leona, Túnez, Mongolia y Omán.
Inmediatamente después del "riesgo argentino" aparecen Jamaica, El Salvador, Ecuador, Ucrania y Gabón.
De los países sudamericanos, además de Perú, que aparece en el cuarto lugar del ranking de mercados seguros, los países considerados de menor riesgo son Paraguay y Bolivia, que aventajan por varios cuerpos al lote siguiente, que está integrado por México, Colombia, Brasil, Chile y Uruguay.
La publicación no asigna números: se maneja con colores, desde una paleta de azules y rojos, que van desde un celeste claro para los mercados emergentes más seguros (Botswana, Taiwán, Corea del Sur, Perú y Rusia) hasta un rojo intenso para los más riesgosos.
Además, considera cuatro variables: deuda pública total, deuda en moneda extranjera (ambas en relación a lo que estima será el PBI 2020), el costo de financiamiento y la cobertura de reservas.
Curiosamente, para el caso argentino, el nivel de deuda pública total (en pesos y en dólares) a la publicación le alarma más que la deuda en moneda extranjera y la señal negativa que más se destaca es el costo financiero; esto es, el llamado riesgo país.
El artículo precisa que los 66 mercados listados deben en conjunto 17 billones (millones de millones) de dólares, que la mitad de ellos ya fueron evaluados a la baja en lo que va del año por parte de la calificadora de riesgo Fitch, incluida la Argentina, de la que además destaca que incumplió un primer término de pago de USD 500 millones y que "si no logra persuadir a los acreedores de canjear sus bonos por otros menos generosos, el próximo 22 de mayo entrará en el noveno default de su historia".
El artículo también puntualiza el caso de Ecuador, que ha pospuesto por cuatro meses un vencimiento de USD 800 millones; wl Líbano, que en marzo defolteó un eurobono por USD 1.200 millones; y Venezuela, que debe barriles de cash y petróleo a sus acreedores, banqueros y benefactores geopolíticos, como China y Rusia. A ese grupo, dice el informe, pronto podría agregarse Zambia.
Con la pandemia de coronavirus en pleno proceso de destrucción, la pregunta en los círculos económicos y financieros es quién será el próximo, dice "The Economist", y precisa que más de 100 países ya pidieron ayuda al FMI, que aprobó 40 créditos de rápido desembolso para "desastres naturales".
Cuando el virus impactó en los mercados financieros, explica el artículo, una crisis en los mercados emergentes se volvió de inmediato una posibilidad cierta, ya que desde enero, esos mercados sufrieron el retiro de USD 100.000 millones, el triple de lo que perdieron en un lapso de tiempo similar en la crisis de 2008.
La Reserva Federal concedió canjes de moneda a 14 bancos centrales (incluidos Brasil, México y Corea del Sur) para disminuir la escasez de dólares y las fugas, lo que en las últimas semanas achicó el pánico y obturó la salida de fondos, por lo cual -dice la revista británica- es momento para empezar a discriminar entre países.
De ahí su ranking de fortalezas (o debilidades) en el que países como Rusia, Perú y Filipinas parecen "relativamente robustos", en tanto 30 aparecen "in distress" (traducible como "bajo presión" o "angustiados"), grupo en el que aparece en el tercio más riesgoso la Argentina.
Según la revista, la pandemia afecta a las economías emergentes de tres modos: confina a sus poblaciones, hace caer sus exportaciones y ahuyenta la inversión extranjera.
El daño a las exportaciones será agudo, al punto que los países petroleros tendrán un déficit externo de 3% del PBI, después de haber gozado de 5,6% de superávit en 2019. Esas brechas no serán fáciles de cubrir, debido a la fuga de capitales y al aumento de los costos crediticios.
Para capear la situación las economías emergentes necesitan al menos USD 2,5 billones de dólares, dice "The Economist",según calculó el FMI.
Para achicar la deuda, una primera medida es que dejen de pagar cuentas en divisas, proceso que se inició con el perdón del G-20 a 77 países pobres, en tanto el G-7 también pidió a los acreedores privados que decidan conceder diferimientos, propuesta que fue recogida por 70 acreedores que, sin embargo, notaron la "complejidad" de la cuestión y las "limitaciones" para responder positivamente.
El artículo aconseja aprovechar la "relativa calma" de las últimas jornadas para diferenciar problemas. Algunos países, dice, tienen déficits fiscales o externos importantes, otros, demasiada deuda.
En algunos casos el eslabón más débil es el gobierno, mientras que en otros lo es el sector privado. Y en algunos pesa más la deuda doméstica, en tanto que en otros la externa o en moneda extranjera.
De ahí el ranking y sus cuatro variables, incluidos el costo del crédito, medido por el riesgo país y el riesgo de impago externo, que surge de sumar al déficit de los vencimientos en moneda extranjera del año y comparar esa cifra con las reservas internacionales.
Países como Corea del Sur y Taiwán, sin duda, están "sobrecalificados" para ser considerados emergentes y algo similar sucede con economías grandes como China y Rusia. De hecho, la mayoría de las 39 economías peor rankeadas son pequeñas, al punto que representan sólo el 11% del PBI conjunto de las 66 del listado.
Otras diferencias son que algunos países (como Angola, Bahrein e Irak) tienen deudas que superan el 100% del PBI, pero en la mayoría de las 30 "coleros" la deuda es inferior al 60% del PBI.
En tanto, 16 países (entre ellos, por cierto, la Argentina) tienen niveles de riesgo país por arriba del 10% (mil puntos básicos) mientras que en otros 20 el mismo es inferior a los 400 puntos.
Este año, los 66 países del listado deben cubrir 4 billones (millones de millones) de dólares servicios de deuda y déficit en cuenta corriente. La mitad del listado tiene suficiente para cubrir todos los compromisos, mientras que a 27 de los últimos 30 del listado (incluida la Argentina) le estarían faltando unos USD 500.000 millones. El de peor situación es Turquía, que gastó sus reservas para sostener su moneda, la lira turca.
Cálculos de ese tipo, reconoce "The Economist", no tienen en cuenta el riesgo de fuga de capitales de los propios ciudadanos de un país. A su vez, asumen que los países no atraerán inversión extranjera, algo que tal vez sea demasiado pesimista. De hecho, precisa el artículo, once economías emergentes colocaron USD 44.000 millones en bonos y hasta Panamá, hiperendeudado y corto de reservas, emitió bonos a un costo inferior a los 400 puntos básicos. (Fuente: Infobae).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar