Perfume de naranjo en flor

Sociales 29 de marzo de 2020 Por Pepe Marquínez (Sunchales)
Leer mas ...


El autor de la letra de este tango es Homero Expósito, compositor nacido en Zárate, provincia de Buenos Aires. La música la compuso su hermano Virgilio y el apellido de los autores surge ya que el padre de ambos, cuando niño fue dejado en un orfanato y en homenaje a él, ambos, se pusieron el apellido Expósito.
Una noche Homero estaba en un bar de Buenos Aires y se acerco un parroquiano conocido de él, manifestándole entre copa y copa que estaba muy abatido porque tenía una pena que no lo dejaba vivir. Estaba realmente atormentado.
La cuestión es que le narró que había tenido relaciones no consentidas con una muchacha de 14 años en Añatuya (de allí eran oriundos ambos), la edad de esta adolescente le llevó a Homero a poner en los versos de Naranjo en Flor “era más blanda que el agua, que el agua blanda, era más fresca que el río, naranjo en flor”. A esta altura del relato les cuento que Homero Expósito iba anotando todo lo que el interlocutor le iba contando.
Sigue el poeta relatando lo que le van narrando: “en esa noche de estío, calle perdida dejó un pedazo de vida y se marchó”.
Expósito usa la metáfora en forma extraordinaria. Dejó un pedazo de vida, afirma, porque la muchacha abortó y se marchó.
Dice Expósito, desapareció cuenta el parroquiano y nunca más la volvería a ver. ”Que le habrán hecho mis manos, que le habrán hecho, para dejarme en el pecho, tanto dolor”. Es que no había sido una relación íntima consentida.
La muchacha luchó para evitar el acceso carnal, pero su resistencia fue inútil, y acá vuelve a emplear una metáfora brillante “Dolor de vieja arboleda” dice el poeta.
“Era más blanda que el agua, que el agua blanda. Era más fresca que el río, naranjo en flor. / Y en esa calle de estío, calle perdida, dejó un pedazo de vida y se marcho. / Primero hay que saber sufrir, después amar, después partir y, al fin andar sin pensamientos. Perfume de naranjo en flor, promesas vanas de un amor que se escaparon con el viento. Después, ¿qué importa del después?. Toda mi vida es el ayer que me detiene en el pasado. ¡Eterna y vieja juventud, que me ha dejado acobardado como un pájaro sin luz! / ¿Qué le habrán hecho mis manos? ¿Qué le habrán hecho para dejarme en el pecho tanto dolor. Dolor de vieja arboleda, canción de esquina con un pedazo de vida, naranjo en flor.

Te puede interesar