"Negui", esa señora distinguida...

Carta de Lectores 21 de febrero de 2020 Por Redacción
Leer mas ...

Sr. Director: 

Quiero llamar la atención de la gente que ya por costumbre, cotidianidad, rutina al fin, pasa por las calles de esta siempre hermosa Rafaela, mi querida ciudad, a pesar de toda la tristeza y cosas impensadas que la agobian en los últimos tiempos, y no tengan en la memoria un lugar tradicional, un comercio típico, de años de existencia.
... O quizás sí, lo tengan incorporado en su diario transitar por la calle, por esa Avenida Santa Fe rumorosa, tan recorrida en toda su extensión y que nos termina sacando de nuestra ciudad...
...Y ese comercio tradicional, se levanta fiel y sereno con sus vidrieras grandes, ofreciendo a la vista su mercadería, ahí, con las veredas anchas de avenida o "boulevard" como algunos gustan decir...
Y ahí está, de tanto tiempo. Y precisamente, lo que quiero contarles no sé si es curioso, pero sí sé que no es de todos los días encontrarse con un hecho así. Acostumbrados como estamos o nos hacen estar, a todo lo peor del ser humano, a su indigno perfil.
Hoy, en cambio, quiero que sepan que detrás de esa puerta que se habrá abierto millones de veces, está cada día recibiendo a sus clientes, o en su mayoría, clientas, una señora que en este 2020 cumple sus primeros 60 años en ese lugar.
Estoy segura, porque lo sé, nadie me lo contó, que todos los que visitan el negocio, más que clientes, son amigos de esa amable señora.
Quizás la compra no demande tanto tiempo, pero la charla, el encontrar ese oído dispuesto lleva todo el tiempo del mundo, sin apuro, con confianza, en una relación de amistad que asombra y hace sonreír. Anécdotas de todo tipo, circunstancias personales lindas y de las otras, vivencias únicas que quieren compartir con "Geovina", que quizás también les deslice generosa, un consejo...
Y si tienen suerte, el lugar puede estar inundado de riquísimos aromas de algún manjar que se esté preparando en la cocina. Y casi seguro que esa amiga-clienta se va a retirar con una nueva receta. Pero, no es que quiera desilusionar a nadie, nunca van a obtener el mismo resultado, porque ella es única en sus platos. No le preguntemos tanto, "Negui" lo hace fácil, pero al resto de los mortales no nos saldría ni por aproximación. Quizás heredó de su padre ese gustito por dar las recetas mientras vendía pescado en el viejo y recordado Mercado Municipal...
Suenan como muchos "60 años", y en realidad lo son. Ninguno de nosotros somos los mismos, ni ella lo es. "Los años no vienen solos..." se escucha por todos lados, pero la constancia, la fuerza de voluntad, el poner las ganas y una sonrisa a pesar de los problemas, el escuchar, como ya dije, merece un abrazo de la ciudad. Pasaron las crisis a las que casi, casi, estamos acostumbrados y como que sería imposible vivir sin ellas. Pasaron vidas a su alrededor, épocas mejores y de las otras, tantos comercios debieron cerrar, aplastados por las malas circunstancias que agobian a este país maravilloso y problemático a la vez, pero esta señora no se dejó abatir, siguió haciendo frente a todo, abriendo las puertas en cada día, y en ese gesto, abriendo su corazón a todos, y ahí está, tan orgullosa contando anécdotas por doquier, del inmenso tiempo de labor. Un ejemplo. De cariño y entusiasmo por lo que se hace, de amor, de distinción. Porque la distinción y la educación los dan el don de gente, el saber abrazar a todos con un oído presto, el ayudar con lo que se pueda, en silencio, con discreción.
Pocas personas conozco con su sabiduría, al punto de poder hablar de todos los temas con ella, y encontrar a su lado siempre un aliento y un consuelo. 
Por eso me pareció que había que compartir estos 60 años de trabajo, laborados con cariño y dedicación, con la gente que la quiere tanto, con los ocasionales transeúntes que seguro se han detenido frente a esa "Tienda - Mercería - Herborestería" de Avenida Santa Fe, frente a la vieja Usina. Sepan que en su interior hay un ser humano enorme, que da orgullo conocer, placer escuchar sus vivencias, ver sus plantas increíbles y ya les dije, si se puede ser un privilegiado invitado a su mesa, se toca el cielo de los manjares.
Un beso enorme, un abrazo más grande aún a Negui. Por otros 60 y más, no hay crisis que la venza!
¡¡¡Que Dios la bendiga!!!
Ahhh, me olvidé de decirles, hoy, 21 de febrero, es su cumpleaños, y, además (ahora se me hincha el pecho) ... es mi hermana.

Stella Lisi de Díaz
DNI 12.585.832

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar