Recordó la necesidad de prestar atención a las alertas

Sociales 15 de enero de 2020 Por
El defensor Raúl Lamberto explicó que de esta manera se puedan adoptar medidas para garantizar la seguridad propia y de los demás. Es importante también saber qué hacer en cada caso.
La Defensoría del Pueblo de la provincia de Santa Fe recordó la importancia de prestar atención a las alertas meteorológicas, con el objetivo de tomar las medidas prevención necesarias para reducir los posibles daños que pueden derivarse de las inclemencias climáticas.

“Es importante que toda la ciudadanía se mantenga informada a través de cualquiera de los medios de comunicación disponibles de las alertas emitidas por el Servicio Meteorológico u otros organismos públicos como comunas o municipios”, señaló el defensor del Pueblo santafesino, Raúl Lamberto. Además, destacó que es importante que cada uno conozca cómo debe actuar en caso de que se informe sobre la inminencia de un fenómeno climático, para de esa manera tomar las acciones correspondientes para protegerse a sí mismo y a los demás.

En el caso de tormentas es importante:

 No salir del hogar salvo casos de extrema necesidad.

 Desconectar todos los artefactos eléctricos.

 Tener siempre a mano una luz de emergencia o una linterna y una radio a pilas.

 Posponer las actividades al aire libre.

 Evitar ubicarse cerca de árboles, piscinas o construcciones que pudieran derrumbarse.

 Retirar los objetos en el exterior de la casa que por razón del viento pudieran ocasionar daños.

 Recordar que la provisión de electricidad domiciliaria puede interrumpirse como medida de prevención ante posibles cortes de cables.

 Cerrar las persianas de las ventanas y asegurar las puertas exteriores. En su caso, cerrar las celosías, persianas o cortinas en el interior.

 No sacar la basura ya que podría obstruir el escurrimiento del agua.

 Si se está circulando en automóvil, recordar que estos fenómenos pueden ocasionar graves accidentes de tránsito, disminuir la velocidad respetando las normas, detener la marcha en un lugar seguro hasta que la tormenta pase.

 Si está en un lugar público seguir las instrucciones de los encargados de seguridad.



Si hay una alerta por vientos es necesario:

 No salir del hogar salvo casos de extrema necesidad

 Posponer las actividades al aire libre.

 Evitar ubicarse cerca de árboles, piscinas o construcciones que pudieran derrumbarse.

 Cerrar y asegurar puertas, ventanas o toldos.

 Retirar macetas y todos aquellos objetos que puedan volar a la calle y provocar un accidente.

 Es conveniente alejarse de cornisas, muros o árboles, que puedan llegar a desprenderse y tomar precauciones delante de edificaciones en construcción o en mal estado.

 Ante la predicción de vendavales hay que procurar evitar los desplazamientos por ruta y si es necesario hacerlos, extremar las precauciones por la posible presencia de obstáculos en la vía.

 En todo caso, informarse de las condiciones meteorológicas de la zona a la que se dirige.

 Si está en un lugar público seguir las instrucciones de los encargados de seguridad.



Para el caso de advertencia por lluvias intensas:

 Retirar del exterior de la vivienda aquellos objetos que puedan ser arrastrados por el agua.

 Revisar, cada cierto tiempo, el estado del techo, el de las bajadas de agua de edificios y de los desagües próximos.

 Colocar los documentos importantes y, sobre todo, los productos peligrosos, en aquellos lugares de la casa en los que la posibilidad de que se deterioren por la humedad o se derramen, sea menor.

 No estacionar vehículos ni acampar en cauces secos, ni a la orilla de ríos, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.

 Al viajar circular, preferentemente, por rutas principales y autopistas.

 No circular con el vehículo por zonas de vaguada que puedan verse afectadas por una riada y no atravesar los tramos que estén inundados, la fuerza del agua puede arrastrar y hacer flotar el vehículo.

 Si se encuentra en el campo, hay que alejarse de los ríos, torrentes y zonas bajas de laderas y colinas, para evitar ser sorprendido por una súbita crecida de agua o por una riada.

 Mantenerse permanentemente informado a través de la radio y de otros medios de comunicación, de las predicciones meteorológicas y del estado de las carreteras, además de la situación general de lo que esté sucediendo.



Si existe una alerta por niebla es importante tomar una serie de recaudos al conducir, como:

 Reducir la velocidad.

 Encender faros antiniebla o luz trasera de niebla.

 Encender las luces de posición y las bajas.

 Aumentar la distancia entre un vehículo y otro.

 Activar el limpiaparabrisas y el desempañador.

 Respetar la señalización.

 No encender balizas (da idea de vehículo detenido).

 No detenerse sobre el camino.

 No encender luces altas.

 No adelantarse a otros vehículos.

 No frenar bruscamente.



Finalmente, es necesario adoptar recaudos en estas fechas ante las olas de colar. En caso de que se pronostique una, la población en general debe:

 Tomar mucha agua durante todo el fría .

 Evitar las comidas abundantes. Consumir alimentos frescos, como frutas y verduras.

 Evitar las bebidas alcohólicas, muy dulces y las infusiones calientes.

 Usar ropa suelta, de material liviano y colores claros

 No realizar actividad física en ambientes calurosos. Tomar líquido antes, durante y después de practicar cualquier actividad al aire libre.

 Protegerse del sol poniéndose sombrero o usando sombrilla.

 Usar cremas de protección solar de factor 15 o más.

 Evitar actos públicos o juegos en espacios cerrados sin ventilación.


En el caso de los lactantes y niños pequeños las preocupaciones deben extremarse y además:

 Darles el pecho a los lactantes con más frecuencia.

 Hacerlos beber agua fresca y segura.

 Trasladarlos a lugares frescos y ventilados.

 Ducharlos o mojarles todo el cuerpo con agua fresca.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar