La COP25 de Madrid entra en una semana decisiva

Internacionales 10 de diciembre de 2019 Por Redacción
Tras varios días de negociaciones a nivel técnico, este martes arrancará la ronda de negociaciones políticas que alumbrará el acuerdo final.

Banner-Web---La-Opinion---Moratoria

La comunidad internacional afronta esta semana en la COP25 de Madrid el reto de intensificar la respuesta al cambio climático, pero por ahora las señales no invitan al optimismo, pese a la creciente presión social. El grito de la juventud mundial, cada vez más movilizada, volvió a resonar este lunes en la Conferencia de la ONU sobre el Clima.
Greta Thunberg, emblema de la lucha contra el cambio climático, atrajo nuevamente en masa a los periodistas, pero la adolescente sueca aprovechó para dar voz a otros jóvenes de países golpeados por el cambio climático, quienes prometieron no cejar en su empeño de forzar a los líderes mundiales a actuar.
Pero por ahora ninguno de los países más contaminantes dio un paso al frente para elevar sus ambiciones de reducción de emisiones, - es decir, China, India, y ni siquiera la Unión Europea-, al frente de la iniciativa climática desde que Estados Unidos anunció su retirada del Acuerdo de París.
"La parálisis de los gobiernos es muy preocupante. Y va en aumento", afirmó Jennifer Morgan, directora de Greenpeace International.
Otros observadores estimaron que la UE debe marcar el camino. "La UE es el actor clave ahora. Es el único bloque suficientemente grande para hacer avanzar las cosas junto a los grandes países emisores en desarrollo", dijo a la AFP Alden Meyer, de la Unión de Científicos Preocupados (Union of Concerned Scientists, con sede en Estados Unidos).
Por su parte, el multimillonario Michael Bloomberg, que acaba de lanzarse en la carrera presidencial a la Casa Blanca, asistirá el martes a la COP25 para presentar los "progresos de Estados Unidos en la acción climática", enviando una señal de su adhesión a esta lucha global.
Tras varios días de negociaciones a nivel técnico, el martes arrancará la ronda de negociaciones políticas que alumbrará el acuerdo final.
"Esperamos un movimiento profundo de parte de la mayoría de países del G20 que representa tres cuartas partes de las emisiones mundiales", conminó en la apertura de la COP25 el secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

LA VISTA PUESTA EN 2020
Mientras la COP24 que se celebró en 2018 en Polonia fue clave para acordar las reglas de aplicación del Acuerdo de París, que prevé limitar el calentamiento a menos de +2 ºC e idealmente a +1,5 ºC, la cita de Madrid se considera de transición, antes de la de Glasgow en 2020, año en que los países firmantes se comprometieron a revisar sus ambiciones.
Los datos científicos apuntan no obstante a que cualquier demora agravará el calentamiento, con consecuencias catastróficas para el planeta.
Las emisiones de CO2 aumentaron un 0,6% en 2019 en el mundo, según el balance anual del Global Carbon Project (GCP, con sede en Estados Unidos), publicado la semana pasada.
El dato contrasta con lo que según la ONU habría que hacer a partir de 2020 para lograr el objetivo de +1,5 ºC: reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de 7,6 % anual hasta 2030.
Al ritmo actual, la temperatura mundial podría aumentar hasta 4 o 5 ºC a finales de siglo respecto a la era preindustrial.
Ante el grito de alarma de los científicos, la sociedad civil se moviliza cada vez más, liderada por las generaciones jóvenes, que el viernes pasado organizaron una masiva marcha en Madrid, en la que participó Greta Thunberg.

PROTESTAS INDÍGENAS
"No tenemos miedo", dijo el lunes junto a la adolescente sueca la chilena Angela Valenzuela, miembro del movimiento estudiantil internacional "Fridays for Future".
Junto a jóvenes de otros países como Rusia, Filipinas y las Islas Marshall, Valenzuela denunció que mientras el mundo "se quema", en la COP25 se están negociando "maneras elaboradas para que los países industrializados puedan seguir contaminando a la vez que fingen lo contrario".
Por su lado, indígenas de la Amazonía brasileña protestaron al margen del recinto donde se celebra la Conferencia para reclamar "su participación en las decisiones" que les atañen directamente, debido al papel clave de su territorio en la lucha contra el calentamiento.


Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar