PRUEBA MUTILACION

100 AÑOS 24 de julio de 2013 Por Redacción
Leer mas ...

Banner-Web---La-Opinion----SIGAMOS-CUIDANDONOS

Los hechos conmocionan al de­par­ta­men­to de Esquina, en Corrientes. Durante los últimos días hallaron animales vacunos sin vida, a los cuáles les habían quitado con meticulosidad la lengua, la oreja y el corazón. En cer­ca­ní­as de la zo­na co­no­ci­da co­mo el “ma­le­zal”, una re­gión en el de­par­ta­men­to de Es­qui­na cons­ti­tui­do por ba­ña­dos, la­gu­nas y al­gu­nas is­las, se re­gis­tra­ron en los úl­ti­mos dí­as al me­nos dos ha­llaz­gos de ani­ma­les vacunos muer­tos, y a los cua­les se les ex­tra­je­ron con par­ti­cu­lar me­ti­cu­lo­si­dad di­fe­ren­tes ór­ga­nos. Mien­tras las au­to­ri­da­des del área de la pro­duc­ción mu­ni­ci­pal y tam­bién de la Po­li­cía Ru­ral trabajan en el caso, la po­bla­ción ma­ni­fes­ta­ su asom­bro, pre­o­cu­pa­ción e in­tri­ga por las apa­ri­cio­nes a tra­vés de las re­des so­cia­les y de me­dios ra­dia­les de la lo­ca­li­dad. “Na­die ra­di­có has­ta el mo­men­to nin­gu­na de­nun­cia ni co­mu­ni­có los ca­sos a la po­li­cía ru­ral”, ase­ve­ró a épo­ca un ofi­cial del PRIAR (Po­li­cía Ru­ral y de Is­las) des­de Es­qui­na, quien ase­gu­ró que, pe­se ha­ber es­ta­do de guar­dia duran­te los úl­ti­mos sie­te dí­as, la in­for­ma­ción le lle­gó a tra­vés de las re­des so­cia­les. “El úl­ti­mo ca­so si­mi­lar registra­do su­ce­dió en Guay­qui­ra­ró, ha­cen va­rios años”, re­cor­dó el ofi­cial. Des­de uno de los cam­pos en que fue en­con­tra­do uno de los ani­ma­les mutilados, ex­pli­ca­ron que el va­cu­no de unos 180 ki­los apa­re­ció sin co­ra­zón, ore­ja ni len­gua. Co­mo da­to cu­rio­so ade­más pre­ci­sa­ron que “en tor­no del ani­mal, no se en­con­tró nin­gún ras­tro de san­gre”. “Es­ta­ba­mos re­co­rrien­do la es­tan­cia co­mo ha­ce­mos ha­bi­tual­men­te, cuan­do en­con­tra­mos el ani­mal ti­ra­do. Bajamos a ver­lo, y nos en­con­tra­mos con es­ta si­tua­ción, que nos re­sul­tó inex­pli­ca­ble. Aho­ra to­da­vía per­so­nal que tra­ba­ja en la es­tan­cia es­tá re­co­rrien­do el te­rre­no, pa­ra cons­ta­tar el es­ta­do de los de­más ani­ma­les de la ha­cienda”, ex­pli­ca­ron. Ra­ti­fi­can­do su des­con­cier­to, des­de la es­tan­cia pun­tua­li­za­ron que al ter­ne­ro, de la ra­za Bran­gus, “le ex­tra­je­ron el co­ra­zón por un ori­fi­cio que le prac­ti­ca­ron cer­ca de la pa­le­ta, tam­bién una ore­ja y la len­gua des­de la qui­ja­da. Ve­te­ri­na­rios re­vi­sa­ron al ani­mal, y re­mar­ca­ron que los cor­tes son pre­ci­sos, co­mo si fue­ran cau­te­ri­za­dos o he­chos con bis­tu­rí”, sos­tu­vo el res­pon­sa­ble del es­ta­ble­ci­mien­to.

Te puede interesar