Los ecos de la 10ª edición del festival de teatro

ANUARIO 2014 31 de diciembre de 2014 Por Emilio Grande (h.)
Se realizó del 15 al 20 de julio, contando con la participación de unas 22.000 personas (18.000 en Rafaela y el resto en las subsedes), según informaron los organizadores, con una inversión de $ 900.000, pero no se dieron a conocer los aportes provinciales, nacionales, legisladores, empresas y venta de entradas (8.300). ¿Se abrirá la participación a los teatristas para la selección de las obras en la 11a. edición?
La décima edición del Festival de Teatro de Rafaela 2014 se realizó del 15 al 20 de julio, contando con la asistencia de unas 22.000 personas (18.000 en Rafaela y el resto en las subsedes), según informó el secretario de Cultura municipal Marcelo Allasino en el acto de cierre en el Cine Teatro Belgrano.
En cuanto a los hechos positivos hay que destacar la diversidad de las propuestas: comedia, drama, musical, circo, clown, teatro para adultos y niños en las salas tradicionales y lugares alternativos como vecinales, plazas y la carpa de circo.
En la grilla de programación, hubo 32 espectáculos (más de 70 funciones) de un nivel alto en general de distintos lugares del país y del exterior, salvo algunas excepciones, con una diversidad de propuestas poéticas y estéticas de autores, directores y actores reconocidos de nuestro país y del exterior, más allá de los gustos personales porque es difícil conformar a todos, como así también seminarios, presentación de libros, instalaciones y muestras de fotos.
Se presentaron reconocidas obras con dramaturgos como Santiago Loza, Belén Blanco, Marcelo Katz, Ramiro Cortez y Federico Fontán, Leticia Vetrano, Gustavo Saffores y Bruno Pereyra, entre otros.
Uno de los éxitos del festival a lo largo del decenio es la participación masiva en todos los espectáculos, aplaudiendo las puestas en escena, según lo destacaron sus protagonistas al igual que valoraron la organización.
En esta oportunidad el festival tuvo siete subsedes (cuatro más que en 2013): Ataliva, Ramona, Suardi, Pilar, Clucellas, Colonia Aldao y Morteros, creándose una movida cultural no solamente en nuestra ciudad, que ayuda a pensar, reflexionar y reír.

¿Y LOS ASPECTOS
DISCUTIBLES?

Además de los hechos positivos de este FTR14, hay que bucear las cuestiones a discutir. Luego de la edición del año pasado, hubo un pedido en el Concejo Municipal sobre el detalle de los gastos. En la columna de opinión a modo de balance, sugerí clarificar con un balance de los ingresos y egresos de este festival porque es organizado por el Estado y debe rendir cuenta a la comunidad.
A decir verdad, a los pocos días de finalizado el festival el Municipio convocó a una conferencia de prensa, mencionándose una inversión de 900.000 pesos en el FTR14. Pero no se dieron a conocer los aportes provinciales, nacionales, de legisladores, de empresas, el correspondiente a la venta de entradas, como así también los egresos, para brindar un balance más completo y detallado.
Fueron vendidas 8.300 entradas, representando menos del 50% del total anunciado en el acto de cierre (unas 18.000 personas), porque es difícil cuantificar la gente que hubo en los espacios verdes, plazas, vecinales, que son de carácter gratuito.
Hablando de este último lugar, fue admitido que las sedes vecinales fueron desbordadas por el público y resulta difícil decirle a la gente que se vaya a su casa por la falta de lugar, pero se aclaró que está la posibilidad de buscar lugares alternativos si existieran en los barrios planificados.
Otro elemento discutible es la programación porque sigue estando a cargo del secretario de Cultura municipal. Al igual que en 2013, otra vez hubo preeminencia de obras de Buenos Aires: 75% de las 32 obras, es decir tres de cada cuatro. Se presentaron obras de Rosario, Mendoza, Córdoba, Rafaela, Montevideo (Uruguay) y una co-producción entre España, Bolivia y Argentina. Buenos Aires cuenta con muchas producciones teatrales, estando segunda después de Londres, según destacó el colega santafesino Roberto Schneider de diario El Litoral, integrante de CRITEA.
En la mencionada rueda de prensa, le pregunté a Allasino sobre los criterios de selección de las obras en la programación del año próximo, destacando el funcionario de Cultura que se priorizará la máxima calidad y la diversidad de las obras.
Además de las obras dadas por el INT y la Bienal de Arte de Buenos Aires, un salto de calidad sería también abriendo la participación de los teatristas locales para conocer sus opiniones sobre criterios y miradas de selección, apuntando a darle mayor espacio al interior del país porque en los últimos dos años el 75% de las puestas en escena fueron producciones porteñas.
No hay que olvidar las experiencias teatrales del interior con sus regionalismos y culturas diversas: por ejemplo, ¿la ciudad de Santa Fe no tiene obras para presentar? Cuando la selección de la programación queda en pocas manos se estrechan las miradas y urge la creación de una comisión técnica formada por directores, actores, dramaturgos, críticos y representantes de la cultura para la selección de las obras.
Respecto a las salas utilizadas, las vecinales no poseen la infraestructura para las expectativas que generan. ¿Por qué motivo todavía no fue incluido el Centro Cultural Ben Hur como espacio teatral?, donde funcionara la Sociedad Obrera, teniendo una sala con historia cultural.

OBRAS EN LOS BARRIOS
Además de las obras infantiles, falta llevar las otras obras a los barrios porque la gente común no va a las salas tradicionales. También se puede mejorar la entrega del cuadernillo porque se hizo muy tarde, sería bueno que la gente lo tenga antes y pueda informarse de la programación.
Otro punto es que no se respetan los horarios de inicio de las obras por diferentes motivos, pero se puede solucionar ajustando algunos detalles y reubicando las obras: hubo días con 8 obras y otros con 4.
Al mismo tiempo, me parece que se le da excesiva adulación a los críticos visitantes y a la denominada "prensa nacional" (luego del festival acusó recibo a través de opiniones en las redes sociales), a tal punto que los horarios de comienzo dependen de su llegada en una trafic y ubicación en primera fila; en cambio los periodistas locales quedamos en un segundo plano...
El 2015 es un año electoral y el Municipio buscará potenciar aún más este festival en su undécima edición, pensando en la masividad de las familias. ¿Las puestas serán seleccionadas con un equipo de trabajo y miradas técnicas? 

Te puede interesar