Frutas y verduras, en la mira

Locales 12 de enero Por
Los tomates pusieron la atención en las verdulerías y con la proyección de un aumento no mayor a dos pesos por kilo en unas semanas, nos advierten sobre los precios de las frutas de carozo, que llegan a los 40 pesos.
Días atrás era la Confederación Intercooperativa Coninagro la que salía a fortalecer el hecho que en el país "no falta tomate" y que no hacía falta importarlo desde Brasil. Esa intención motivada por una de las grandes cadenas de supermercados nacionales, terminó quedando en la nada, mientras el Ministro de Economía y el Secretario de Comercio Interior se ponían a debatir nada menos que por algunos cajones de la fruta.
Un negocio que se terminó deshaciendo por la presión de la opinión pública, al igual que sucediera con el pago de mayores Bienes Personales, con diferente impacto, hizo que comencemos a fijarnos más en las cifras de las verdulerías.
Repasando lo que sucede en los comercios de Rafaela, en ningún momento dejó de haber stock de tomates. Una vez concluida la provición desde el cordón verde de Santa Fe, ahora se comenzaron a recibir productos de Mar del Plata, La Plata e incluso de Mendoza, con lo cual, la rotación de orígenes hace que no sea escaso el producto y pueda mantener un rango de precios de entre cinco y 15 pesos. Dependiendo del tamaño y las calidades, lo cierto es que al menos por unas dos semanas se mantendrán estos rangos, mientras se espera que cause su efecto natural la "luna de maduración", que es el cuarto menguante. La intensidad de las temperaturas, los ciclos biológicos de la planta y la expectativa del consumo, harán de este fin de enero un momento de aguardo para esta fruta que no crecerá más que en dos pesos por kilo para la venta final. Son los comerciantes los que no terminan de entender, por la lógica más básica, a que se debió tanto debate, si es en pleno invierno, precisamente en el pasado, que la medida de peso del mismo producto se llegó a conseguir en 40 pesos y en ese momento, ningún funcionario de la Nación, salió a prometer suministros externos.
Es así, que esta recorrida por las verdulerías, de los barrios, de los supermercados, nos hizo advertir la suba que tuvieron algunas frutas de carozo, que oscilan entre 25 y 40 pesos, en promedio general, incluyéndose aquí a los duraznos como caso testigo, que en muchos casos conviene reemplazarlos por los enlatados, al igual que el ananá o las ciruelas. Las guindas superan los 80 pesos.
Aunque en menor cantidad, los rafaelinos no dejan de comprar, ya que obedecen a la costumbre alimentaria de consumir, al menos, una vez por semana una porción de frutas.
La estacionalidad es la que se lleva toda la influencia en estas cuestiones económicas, en un claro caso sobre las lechugas llegando la mantecosa a superar los 40 pesos por kilo, afectada por el calor, sobre todo en tiempos donde las producciones regionales no son favorecidas con políticas adecuadas que permitan afrontar contratiempos climáticos de mejor manera.
Mientras tanto, compremos lo que podamos, adaptemos nuestra cocina y seamos audaces para intentar ahorrar en lo que se pueda.

Te puede interesar