Juan Caro, un rafaelino al equipo de Romario

Deportes 10 de enero de 2014 Por
El marcador central jugará en el América de Río de Janeiro, de la segunda división brasileña, donde Romario -actual diputado- jugaría algunos encuentros.
El defensor Juan Caro tendrá una inmejorable chance en su carrera. El domingo estará viajando a Brasil para jugar por un año en el América de Río de Janeiro, un equipo tradicional de la ciudad carioca, que desde hace varios años está militando en segunda división.
El ex jugador de Peñarol, Atlético, Ben Hur, Brown de San Vicente y Sportivo Norte de nuestra ciudad, y que el pasado semestre jugó el Argentino B en Gutiérrez de Mendoza, se mostró muy entusiasmado con esta oportunidad, fundamentalmente desde el aspecto deportivo por la trascendencia que tiene el fútbol brasileño, especialmente en estos meses previos a la disputa del Campeonato Mundial.
Consultado cómo se había dado esta chance de llegar a Brasil, expresó en el diálogo con LA OPINION que "fue el Pato (Patricio) Ferrero quien me recomendó a una persona de Buenos Aires, Alfredo Ramos, que trabaja con jugadores y está relacionado con un agente en Brasil. Vieron unos videos y el martes quedó todo arreglado en Buenos Aires. Junto a mí va a viajar otro chico argentino, Gonzalo Verón, que hizo inferiores en Newell's Old Boys".
Sobre las expectativas que pudo conocer en estas reuniones, comentó que "son muy buenas, pelear el ascenso. Hasta mayo se juega un torneo, con equipos del estado de Río de Janeiro, y luego ya nos cruzamos con Fluminense, Flamengo, los equipos más importantes".
Indudablemente que tener a Romario compartiendo un vestuario debe ser una experiencia invalorable. El actual diputado brasileño tiene 47 años, pero estaría jugando algunos partidos por marketing, ya que estuvo militando en el América hace cuatro años. "Sin dudas que es muy trascendente estar con estas figuras. También nos comentaron que contrataron a Gilberto, lateral izquierdo que fue suplente de Roberto Carlos en el Mundial 2002", acotó.
Otro de los aspectos en que se interiorizó es que "el torneo comienza el 8 de febrero, pero ya empiezan los entrenamientos, que son en la arena y con una temperatura de 52 grados". De todos modos, vale la pena el sacrificio. "Para mí es una gran apuesta, un desafío, algunas veces se me cruzó por la cabeza dejar de jugar al fútbol y ahora surge esto. En lo económico no representa una gran diferencia, pero desde lo deportivo es muy importante", recalcó el zaguero.

Te puede interesar