Monseñor Marozzi: un párroco de la catedral

Locales 12 de marzo de 2013 Por
Leer mas ...
José Agustín Marozzi nació en la localidad santafesina de Gessler el 29 de enero de 1908. Era hijo de Pedro Marozzi y Anunciada Budasti. Estudió en el seminario de Santa Fe y fue ordenado sacerdote por el Obispo diocesano Monseñor Nicolás Fasolino el 6 de enero de 1933 en la capital provincial. Fue vicario parroquial en la iglesia «Virgen del Carmen», de Santa Fe, párroco de Malabrigo y de Villa Ocampo.
El 10 de abril de 1947, el padre José Marozzi llegó a Rafaela y asumió como párroco de la Catedral «San Rafael Arcángel», oficio que se extendió durante diez años.
Prevaleció en él su permanente inclinación hacia de diálogo y la reconciliación, y una pronta actitud para remediar situaciones problemáticas o conflictivas.
Entre las varias acciones pastorales que llevó adelante cabe mencionar el fomento de las fiestas religiosas que convocaban al pueblo fiel y los actos realizados en honor a la Santísima Virgen. Especial empeño puso en el impulso de las misiones populares para, según palabras del propio Padre Marozzi, «llegar a todos los rincones de la ciudad».
Dentro de la tarea pastoral, debemos considerar además el acompañamiento a los laicos miembros del Apostolado de la Oración y de la Liga de Madres de Familias. Como así también de las hermanas del colegio Nuestra Señora de la Misericordia, de las que fue su confesor ordinario.
El Padre José llevó adelante la construcción de numerosas capillas en la ciudad de Rafaela. Son ellas: «Virgen Dolorosa» (barrio Guillermo Lehmann), «Ntra. Sra. de Lourdes» (barrio San Martín), «San Pedro» (barrio Villa Dominga), «Ntra. Sra. de Fátima» (barrio homónimo) y «San Antonio de Padua» (barrio Alberdi); las tres últimas actualmente son sedes parroquiales.
La magnitud, extensión y proyección de la obra encabezada por el Padre Marozzi queda de manifiesto en palabras del Arzobispo de Santa Fe en ocasión de su visita pastoral a Rafaela en junio del año 1951: «... Muy especialmente aplaudimos y agradecemos el celo y actividad apostólicos del Sr. Cura D. José A. Marozzi quien está practicando una labor religiosa digna de todo encomio y adelantada a los tiempos estableciendo capillas, en lugares estratégicos para ser mañana parroquias». La realidad ha confirmado estas afirmaciones.
Otra obra particular de su apostolado que debe subrayarse con especial importancia es el impulso que, junto a un grupo de laicos, dio a la construcción del Cine Teatro Belgrano, con el objetivo de fomentar el progreso cultural de Rafaela.
Después de su ministerio sacerdotal como párroco de la Catedral de Rafaela, el padre José Agustín Marozzi fue ordenado Obispo titular de la diócesis de Resistencia (Chaco) el 18 de agosto de 1957. Y como obispo participó en el Concilio Vaticano II que se desarrolló en Roma de 1962 a 1965. En una entrevista que se le efectuó en 1997, respecto al Concilio expresó: «Ha sido una gracia extraordinaria; éramos de distintas nacionalidades, pero se notaba una intensa comunión».
Habiendo renunciado por razones de salud al episcopado, se fue a vivir entre los pobres del Pequeño Cottolengo Argentino «Don Orione», de Claypole (Buenos Aires), tratando de brindar sus últimas energías a los últimos entre los últimos. Y el 4 de agosto de 2000 falleció en ese lugar a la edad de 92 años. Sus restos descansan hoy en la Catedral de Resistencia.
El reconocimiento social a su persona se plasma en la calle que lleva su nombre, como signo del recuerdo de «aquellos hombres que dejaron a través de sus vidas huellas imborrables durante su paso por la ciudad». Fue Pastor entregado, especialmente a los más pequeños y humildes, lo que se verifica hasta los últimos años de su vida. Entonces, mientras residía en Claypole aguardando esperanzado el encuentro final con el Padre de Cielo, aconsejaba: «busquen la santidad que les mostrará el panorama de todo lo que tienen que hacer.
Ella les aconseja cada día cómo debe comportarse uno frente a la realidad para que la gente se acerque a Dios y que El sea amado».(Datos aportados desde la Cancillería del Obispado de Rafaela)
El Documento que da nombre a varias arterias además de esta es la Ordenanza N° 3930 del 10.07.2006 y dice: los nuevos nombres corresponden a personas de gran significación para nuestra comunidad y a personalidades destacadas de nuestro país. Por todo ello, el Concejo Municipal de Rafaela, sanciona.
La calle pertenece al sector sureste de la ciudad. Atraviesa de oeste a este el Barrio Pablo Pizzurno («extiende al Este en la Conc N° 332. Nace en el Bulevar Hipólito Yrigoyen al Oeste, se extiende hacia el Este. Es paralela al Sur de la calle R. Actis y al Norte de la Don Orione. Según el Plano oficial de Numeración Domiciliaria cubre distancia del 300/500 y 2500. Supera las concesiones N° 329 y 332.

Te puede interesar