Comando a distancia: cómo se organizó el paro policial

Policiales 05/01/2014 Por
Leer mas ...
Alberto “Gaucho” Martínez, líder del nucleamiento policial Apropol, comandó desde la Patagonia las acciones de los policías que quitaron colaboración en el llamado “conflicto policial”, ocurrido hace un mes.  
Desde su celular, que estaba intervenido por la justicia, se realizaron y  recibieron varias llamadas telefónicas de y hacia sus “camaradas” que  “aguantaban los portones” en Rosario y Santa Fe. Además, desde su teléfono se enviaron los mensajes de textos con amenazas e insultos al celular del gobernador. Precisamente, en el marco de esa causa, el dirigente de Apropol y el gobernador deberán declarar en la justicia, uno como imputado y otro como víctima.
“Explotador y negrero de la policía, te hago responsable de todo lo que suceda, no digas que no te avisé, fascineroso”. El mensaje ingresó al teléfono del gobernador Antonio Bonfatti el viernes 6 de diciembre pasado. El celular desde donde se lo envió también era de Rosario, como el del mandatario. Bonfatti hizo la denuncia al día siguiente en la Oficina de Causas NN de los tribunales rosarinos. Así se inició el sumario ese sábado caluroso. El gobernador exhibió su teléfono en la justicia, y se fotografiaron los sms de la pantalla del móvil. “Entiendo que este mensaje se da en el marco de una crisis policial”, dijo el gobernador en la primera declaración informativa. No había sido el único mensaje recibido en tono picante y apretador: “seguís pensando en pagarle 5 mil a los policías explotador”, del mismo teléfono. Ese mismo día, el 7, el fiscal de causas con imputados no individualizados, Marcelo Vienna, elevó la denuncia al juez de instrucción en turno y consideró que debía ser investigado el hecho con la figura penal de “amenazas coactivas”, establecidas en el artículo 149 bis del código penal.
En las primeras diligencias se resolvió la identidad del propietario. Un oficio express a todas las compañías telefónicas permitió saber que estaba registrado bajo el nombre de Marisa Alejandra Aydar, desde el 28 de octubre de 2008. Aydar es la esposa de Alberto Martínez, el líder de Apropol, que durante varias horas tuvo su teléfono intervenido por la SIDE, por pedido del juez penal de instrucción rosarino, Javier Beltramone.
La noticia obligó – tiempo después – a ordenar la investigación alrededor de Martínez. El miércoles 4 de diciembre, el Fiscal de Estado de Santa Fe, Pablo Saccone, presentó una denuncia en la Fiscalía de turno en Santa Fe para que se investigue la posible instigación al delito de Apropol. Tres días después fueron las amenazas vía mensajes de textos. Y, dos días más tarde, la denuncia por sedición que, también Saccone, presentó en la justicia federal. Concretamente, por las amenazas vía SMS, Martínez debía declarar la semana pasada, pero se ausentó y presentó un certificado médico. Posiblemente pueda hacerlo en enero, si la jueza que entiende en la causa, Susana Luna, habilita la feria, aunque en ese caso, la reemplazaría el juez Jorge Patrizzi. Bonfatti, en tanto, puede hacerlo por escrito, situación que, por fuentes judiciales, presentaría en los próximos días.
En el expediente judicial, al que pudo acceder este medio, se observan varias diligencias de rigor y otras más contundentes, como la intervención telefónica al celular registrado a nombre de Aydar pero utilizado en los hechos por Martínez. El juez de instrucción en turno, Javier Beltramone, ordenó allanar la casa de Aydar en búsqueda del celular, pero en la finca había dos menores cuando llegaron los oficiales de las TOE. El hijo de Martínez, un primo (los dos menores) y suegra del “gaucho”.

Te puede interesar