El artesano del pan nuestro y las facturas de manteca con crema

Locales 10 de octubre de 2019 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO DIA DEL PANADERO. ¿Quién se puede resistir a las delicias que hay en las panaderías?
FOTO ARCHIVO DIA DEL PANADERO. ¿Quién se puede resistir a las delicias que hay en las panaderías?
...y los irresistibles bizcochitos de grasa, de hojaldre, de chicharrones y medialunas dulces o saladas. De las bolas de fraile rellenas con dulce de leche y bañadas en azúcar y de los vigilantes. De las tortas fritas y hasta los más apáticos grisines. O del pan fresco crocante que se puede comer solo, con manteca y dulce de leche o mermelada. La pasta frola con dulce de membrillo o de batata, también la torta alemana. O los pastelitos, las palmeritas, las pepas o los tradicionales alfajores de maicena. 
Lo que queríamos contar antes de cerrar los ojos y soñar con todas las cosas ricas que encontramos en una panadería es que hoy es el Día del Industrial Panadero en la Argentina. Antes de seguir, una aclaración necesaria. Cada 4 de agosto se festeja el Día del Panadero que originalmente nació como el Día Nacional del Obrero Panadero y que recuerda que un día como ese de 1887 se creó en Buenos Aires la Sociedad Cosmopolita de Resistencia y Colocación de Obreros Panaderos, el primer sindicato de panaderos del país que surgió tras una propuesta del dirigente anarquista Enrique Malatesta. Para cerrar, en 1957 el Congreso consagró por ley al 4 de agosto como el Día del Panadero. 
Pero cada 10 de octubre lo que se celebra es el Día del Industrial Panadero, quizás en referencia a los propietarios. Desde el punto de vista filosófico y religioso, el pan simboliza al resto de los alimentos. "El pan nuestro de cada día" se consagra en el Padre Nuestro. 
El pan es uno de los alimentos básicos de toda mesa. Ir a la panadería todos los días era una tarea diaria de toda familia para comprar el pan que acompañe el desayuno, el almuerzo, la merienda y la cena (infaltable compañero para fiambres o salsas). Y por supuesto todo el amplio abanico de productos que se pueden encontrar en los mostradores, ya mencionados en el inicio de la nota. 
Dicen los especialistas que la ingesta diaria de 50 gramos de pan permite la reducción de la anemia hasta en un 35 por ciento o evitarla en el caso de las personas que la padezcan, lo cual se debe a que el pan contiene hierro, vitaminas como la niacina y otros agregados que incorpora la industria molinera a los nutrientes naturales contenidos en los trigos.
El pan de las panaderías, que es artesanal, se lo puede acompañar con rodajas de jamón, queso, salchichón, tomate, lechuga, comiéndolo al natural o caliente, la combinación de todos estos elementos convierten al pan en un exquisito sándwich. Las salchichas, suelen ser otras buenas compañeras, aunque la industria produce panes para panchos o hamburguesas, suele haber gente que desee comerlas junto con los panes artesanales, acompañándolos con las salsas.
En el final, apuntamos que San Honorato es considerado el patrono de los panaderos. Nació en el seno de una de las familias más destacadas de la villa Ponthieu en Port-le-Grand de la Francia de comienzos del siglo VI. A la muerte del obispo de Amiens, San Beat -que fue su guía espiritual- lo fieles designaron como su sucesor a Honorato, quien desde siempre era protector de molineros y panaderos.
Cuenta la leyenda que Honorato se opuso a la designación como obispo y que cuando pensaba en declinar el cargo, un rayo de luz y un óleo sagrado aparecieron sobre su cabeza. En ese instante, una mujer que se disponía a cocer el pan en la casa de Honorato se negó a creer en la aparición y dijo que sólo lo aceptaría si la pala de hornear echaba raíces. Inmediatamente, una morera cubierta de follaje y flores creció en el sitio. Desde entonces, Honorato es patrono de los panaderos pero también de los floristas.







Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar