Marcelo Sarponti, nos dejás un vacío enorme

Deportes 09 de octubre de 2019 Por
Leer mas ...
FOTO REDES SOCIALES RECUERDO HOMENAJE./ Marcelo y su cámara en los circuitos del Midgets.
FOTO REDES SOCIALES RECUERDO HOMENAJE./ Marcelo y su cámara en los circuitos del Midgets.
Para quienes tuvimos el placer de haber sido distinguidos con tu amistad, tené la certeza absoluta que tu dolorosa partida nos golpea fuerte y nos un deja un vacío enorme.
Querido amigo, creeme que es muy difícil en este momento expresar todo lo que siento.
No me resulta sencillo elaborar conceptos y mucho menos expresar sensaciones que, de alguna manera, puedan reflejar mi dolor. Me cuesta aceptar que te fuiste, recién cumplirías 48 años el 17 de octubre, pero sé que viajaste a un mundo diferente, que sin duda, habrá de brindarte el amor que te ganaste en una vida terrenal que disfrutaste junto a las personas que valoramos tu hombría de bien. Dejaste marcada una huella muy profunda, como solo pueden hacerlo quienes tienen la calidad humana que siempre te distinguió. Podría rescatar, entre tu infinidad de virtudes, tu excepcional capacidad profesional y tu compromiso de permanente superación.
Mi agradecimiento será eterno por todas las colaboraciones que realizaste para que tus imágenes le otorguen un significativo valor agregado a mi trabajo periodístico.
Pero te quiero recordar, definitivamente, por esos valores que fueron un sello distintivo de tu personalidad: la amistad y la generosidad para compartir todo lo que realizaste para la difusión de una actividad en la que dejaste tu impronta.
Voy a extrañar esos contactos que tuvimos durante los últimos años en los circuitos o mediante los llamados telefónicos una vez finalizadas las carreras, para ofrecerme las fotografías que lograbas con tanto talento y precisión.
También esa leyenda que utilizaste en tu facebook para definir claramente lo que representó para vos la fotografía. Querido Marcelo, no tengo dudas que vas a seguir "congelando imágenes" desde el cielo.
Descansa en paz amigo y hasta nuestro próximo click, como tantas veces te dije y ahora repito con inmenso dolor.

Te puede interesar