El modelo económico de Dios

Suplemento Economía 06 de octubre de 2019 Por
La economía es escuela de la humanidad. Esto lo vemos en muchos empleados y empresarios que trabajan por encima de sus obligaciones, con sentido de responsabilidad y amor a su tarea y a las personas que dependen de su servicio.

580-x-100-FA-MM

Vivimos tiempos electorales y de crisis económica. Algunos proponen nuevos viejos modelos, otros dicen tener soluciones, otros se otorgan cercanía al Papa y hablan de economía y de revoluciones. Otra vez hablando de revolución, el opio de los pueblos.
Para separar la paja del trigo debo hacer un pequeño esfuerzo y preguntarme cual es el modelo de Dios, cual es la economía que se adapta a la Iglesia que hizo opción por los pobres.
Dios es amor, no hay amor verdadero sin libertad, entonces Dios es libertad.
En economía el concepto de libertad se asocia al libre mercado, siendo esta, la economía de mercado, la más eficiente para asignar los recursos escasos a las necesidades múltiples del ser humano. Para que esta, además de eficiente, sea ética, debe enmarcarse dentro de un Estado que otorgue reglas claras y un especial cuidado a aquellas personas que no tienen que ofrecer en los mercados. Nos referimos a otorgar herramientas necesarias para aquellos que no tengan trabajo o dinero con que transar, adquieran habilidades o productos que sean demandados.
Todos los mercados donde prima la libertad, funcionan autónomamente y son la manera más eficiente de asignar los recursos y repartir las ganancias. Aunque esto no quiere decir que ellos sean éticos, ya que existen mercados donde se transan mercaderías no sanas y mercados donde existen fuerzas desiguales en la interacción, monopolios, carteles oligopólicos, etc.
Algunos segmentos de la economía, como los del sufrimiento, enfermedades, adicciones o discapacidades, donde la lógica del mercado no es justa, es donde la regulación de los Estados debe admitirse y encontrar formas solidarias de integración.
Si algo es poco rentable, se convierte en un despilfarro de recursos, este despilfarro es inmoral y debe corregirse. Nos referimos a baja rentabilidad producida por prohibiciones, subsidios o barreras para determinados sectores que cuidan solo su quinta o sector. Hay que confiar más en la libertad y la responsabilidad de los actores de los mercados que en las prohibiciones, ya que la libertad está basada en el amor y las prohibiciones pueden tener otro origen.
La economía es escuela de la humanidad. Esto lo vemos en muchos empleados y empresarios que trabajan por encima de sus obligaciones, con sentido de responsabilidad y amor a su tarea y a las personas que dependen de su servicio. Los empresarios, al invertir, postergan consumos para crear empleos y hacer crecer la economía de una región. Muchas personas dan también su tiempo de trabajo en organizaciones sin fines de lucro. Debe tenerse presente que hay necesidades humanas que no son satisfechas por el dinero, y por lo tanto no aplica aquí la teoría del libre mercado.
Existe una lógica económica del dar, del regalar, la cual se contrapone con la teoría económica del tener y quien utiliza esta otra lógica, satisface necesidades diferentes a las que espera el mercado. Hay más alegría en compartir que en acumular, siempre que esta decisión sea tomada libremente. Si la distribución de la riqueza se realiza voluntariamente, se satisfacen necesidades que el mercado no colma y que el ser humano realmente desea llenar.
El concepto de lucha de clases o de grieta, no tiene lugar en la economía de Dios, ya que todas las divisiones no provienen de Él, sino de sus enemigos. Si divide no es de Dios, si es compulsivo no es de Dios, si se quita, o nubla la libertad, no es de Dios
Argentina debe volverse hacia una economía social de mercado, el mercado fue probado en todo el mundo como quien asigna más eficientemente los recursos y nuestro país tiene un problema de asignación de recursos, ya que produce, con hambre en su territorio, el equivalente al alimento necesario para diez veces su población.
Dios es amor, no hay amor verdadero sin libertad, entonces Dios es libertad.

#BuenaSaludFinanciera
#HaciendoNuevoTodo
@ElcontadorB
@GuilleBriggiler

Te puede interesar