Leche: precio mantenido, y achique de rentabilidad

SUPLEMENTO RURAL 03 de octubre de 2019 Por
Leer mas ...

El Observatorio de la Cadena Láctea continuó la saga de reportes referidos a los costos de producir leche en los que se verifica que la devaluación impactó de lleno en el negocio lechero. Existe ahora una mínima rentabilidad, aunque los nuevos precios (en dólares) no llegan a calzar el necesario precio de equilibrio para los productores
El OCLA, expresa en el reporte titulado los Costos Regionales de Producción de Leche que para simplificar el análisis se calcula el promedio ponderado de las diez regiones productoras de leche de Argentina, y de todos los estratos productivos (3 por región) del tambo modal, es decir el sistema más frecuente de la zona.
De acuerdo a un pormenorizado informe de TodoAgro, cuando el precio comienza a superar al costo de producción, se genera ingreso al capital positivo y por ende rentabilidad. La decisión de evaluar otra alternativa como destino del capital, surge de comparar la tasa de rentabilidad de la producción de leche y la tasa de la inversión alternativa.
La caída en la rentabilidad se debe fundamentalmente a un incremento mensual del costo del 14% y una mejora en el precio de sólo el 0,5%. En términos interanuales el precio de la leche SIGLeA se incrementó en un 107,6% y el costo de producción en 82,9% (inflación – IPC = 54,5% y tipo de cambio = 75,0%), lo que hizo que a pesar de la fuerte suba de costos y mantenimiento del precio en agosto, la tasa de rentabilidad sea aun levemente positiva.
El costo de producción se vincula en diferentes proporciones con estos tres componentes: leche (mano de obra de ordeño y alquileres, por ejemplo), inflación (para algunos bienes y servicios no transables en el exterior) y variación en el dólar (semillas, agroquímicos, fertilizantes, suplementación, tasa de interés, etc.).

 UNA PROBABILIDAD
La rentabilidad promedio de los 8 meses de 2019 fue del 5,6% y la de igual período del año anterior fue de -0,1%.
De darse un sostenimiento de precios de la leche al productor, o una pequeña suba por algunos acuerdos puntuales para septiembre y con el arrastre de incrementos de precios y servicios (por tipo de cambio e inflación), es probable que la rentabilidad sea nula o incluso negativa para el mes en curso.
Se estará próximamente arribando al pico de máxima producción en octubre, por lo tanto hay que estar atentos al consumo doméstico (sobre todo que no sea necesario resentir precio por baja en la cantidad consumida) y a las dos variables del mercado externo, precio internacional y tipo de cambio (ambas, con los datos actuales, que no hacen suponer grandes cambios).
Es fundamental que los niveles de rentabilidad del sector primario se sostengan en el tiempo, en tasas similares al promedio de lo que va de 2019, para recomponer los resultados extremadamente adversos que enfrentó el eslabón primario en los más de 3 años anteriores a 2019.
Si se supone una tasa de rentabilidad exigida al capital del 5%, se debería generar un ingreso neto de $ 19.713/ha./año ($ 276.304 mensuales sobre la superficie considerada), que dividido por los 7.950 litros de leche de productividad promedio, deberían generar un ingreso neto unitario de $ 2,48/litro de leche. Por lo tanto el precio de equilibrio sería en este supuesto de $ 16,38/litro de leche ($ 13,90 de costo total + $ 2,48 de rentabilidad al capital), unos US$ 0,311/litro.

TIEMPO DE ANALISIS
Cuando se analiza cada región y cada estrato pueden observarse diferentes realidades referidas a los niveles de productividad y eficiencia, y aunque tamaño no es sinónimo de eficiencia, los tambos de los estratos más grandes son los que presentan menores costos, mejores precios y por ende mayores tasas de rentabilidad.
A partir de febrero de 2019, los costos de producción de leche se estiman empleando los modelos productivos definidos en el año 2016, actualizados y validados durante el segundo semestre del año 2018, mediante talleres llevados a cabo en cada cuenca lechera según provincia con referentes técnicos del sector. En todos los casos, se procuró que los resultados obtenidos fueran sobre la base de modalidades de producción predominantes en cada cuenca (en condiciones normales).
Por lo tanto, las diferencias observables entre los costos actuales –basados en modelos actualizados- y los costos a enero 2019 -basados en modelos iniciales- son producto del efecto combinado de i) variación mensual de precios y ii) cambios en la estructura de los modelos.
En algunos modelos, el efecto de la actualización produjo una baja en los costos por mejoras en los niveles de reposición y en la productividad del rodeo. En otros casos, la actualización de modelos generó mayores costos de producción por cambios en la relación superficie arrendada/ propia, mano de obra y productividad del rodeo, entre otros.

TENER EN CUENTA
Las ponderaciones por estrato, cantidad de tambos y volumen de leche producida por región son las que nos llevan a determinar los promedios, por lo que los promedios simples de las 10 regiones y 3 estratos por región no van a coincidir con los valores aquí presentados.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar