Diabetes e insuficiencia cardíaca, una asociación frecuente y poco conocida

Información General 01 de octubre de 2019 Por
Los pacientes con diabetes tienen mayor riesgo de padecer insuficiencia cardíaca. Los especialistas afirman que la prevención y el diagnóstico temprano, son claves para mejorar la calidad de vida.

La relación entre diabetes e insuficiencia cardíaca (IC) es cada vez más clara. La diabetes tipo 2 puede ser causa directa de insuficiencia cardíaca, incluso en ausencia de enfermedad coronaria; mientras que la insuficiencia cardíaca puede generar, con el tiempo, la aparición de diabetes. En el marco del Día Mundial del Corazón que se conmemoró el pasado domingo 29 de septiembre, los médicos reafirman la importancia de la prevención, diagnóstico y tratamiento temprano de la insuficiencia cardíaca para mejorar la calidad de vida del paciente.
La diabetes tipo 2 y la insuficiencia cardíaca comparten mecanismos fisiopatológicos (causas) comunes, explica Paula Perez Terns, médica cardióloga especialista en insuficiencia cardíaca. De hecho, se estima que cerca del 40% de los pacientes con insuficiencia cardíaca tienen diabetes. A su vez, la diabetes acelera la progresión de la enfermedad cardíaca, aún cuando haya un buen control glucémico y de todos los factores de riesgo. Los hombres con diabetes tienen 2,5 veces más riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca que los que no tienen diabetes, y en las mujeres el riesgo se multiplica por cinco. El pronóstico empeora para el paciente cuando se asocian ambas patologías y por eso es tan importante prevenir el desarrollo de insuficiencia cardíaca concluye la especialista.
La insuficiencia cardíaca es la incapacidad del corazón de bombear sangre en forma adecuada para cubrir las necesidades del organismo. Esto puede deberse a una falla en la relajación del músculo cardíaco (IC con fracción de eyección preservada) o a una falla en la contracción del mismo (IC con fracción de eyección reducida). Se caracteriza por síntomas como falta de aire ante el esfuerzo, edemas y aumento de peso.
Los datos a nivel global indican que la prevalencia de diabetes en la población adulta oscila entre el 6 y el 11%, dependiendo de la región; mientras que la de IC es del 1,5%. En Argentina el índice de prevalencia de la insuficiencia cardíaca es del 2% mientras que el de diabetes es del 12%La insuficiencia cardíaca en Argentina está aumentando cada año y el incremento se debe al envejecimiento poblacional y la mayor sobrevida de otras enfermedades cardiovasculares como el infarto agudo de miocardio. En nuestro país, la incidencia de la insuficiencia cardíaca representa alrededor de 120 mil casos por año, más de 200 personas internadas por día y un costo en salud anual que representa el 9,5% del PBI, afirma Perez Terns. Es la primera causa de internación en mayores de 65 años y tiene una mortalidad promedio del 50% a 5 años.
“Me enteré de que tenía el corazón grande por una infección y que tenía diabetes, todo al mismo tiempo”, cuenta una paciente que padece insuficiencia cardíaca y diabetes. “En ese momento me asusté, porque no llegaba a entender con claridad lo que me estaba pasando. Hoy estoy tomando varias pastillas que sirven para las dos cosas, y me hicieron muy bien.. Aunque me siento mejor, tengo certificado de discapacidad. Igualmente trabajo vendiendo cosméticos”, agrega.
Otro paciente con insuficiencia cardíaca y diabetes da su testimonio de cómo convive con ambas patologías: “Fui al Dupuytren por un dolor en el pecho, y allí me dijeron que me iban a hacer un cateterismo urgente porque estaba teniendo un infarto. Yo ya sabía que tenía diabetes, y en ese momento me enteré de que tenía una insuficiencia cardíaca. Hace dos años y medio que estoy tomando la medicación que me indicó la doctora, no tengo más las piernas hinchadas y puedo dormir toda la noche”, afirma.
La prevención es una herramienta fundamental para evitar o disminuir el daño que ocasionan estas patologías en el organismo. Un control periódico con el médico es clave para evitar la aparición de la insuficiencia cardíaca en el paciente con diabetes y su progresión. Además, es fundamental llevar un estilo de vida saludable, libre de tabaco, evitar el consumo excesivo de alcohol y de sal, controlar la presión, mantener un peso adecuado, una buena alimentación, y sobre todo un tratamiento adecuado, agrega Perez Terns.




Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar