El transporte de cargas se queda sin combustible

Locales 19 de septiembre de 2019 Por
A partir del congelamiento de precios de los combustibles que dispuso el Gobierno nacional, las empresas del sector o no consiguen gasoil para sus camiones o deben pagar sobreprecios, lo que genera mayores costos en tiempos de rentabilidad negativa. Fuerte reclamo a las autoridades. La suba del 4% que regirá desde hoy no cambiaría la ecuación.
FOTO ARCHIVO HERNAN HEINZMANN. Presidente de la CETAR.
FOTO ARCHIVO HERNAN HEINZMANN. Presidente de la CETAR.

580-x-100-FA-MM

Las Cámaras del Transporte de Cargas de la Provincia de Santa Fe, entre ellas la de Rafaela, plantearon una situación casi dramática que padecen las empresas del sector desde que el Gobierno nacional dispuso el congelamiento del precio de venta al público de los combustibles. Con el documento titulado "Graves inconvenientes en Abastecimiento y Precio del Combustible que afectan al Transporte de Cargas", las siete entidades que funcionan en el territorio santafesino advierten sobre los efectos de las distorsiones generadas por el congelamiento y por la liberación del precio para ventas a granel. 
"Estamos sin rentabilidad y renegando para conseguir combustible, al que debemos pagar más caro que el resto de los usuarios", sintetizó Hernán Heinzmann, presidente de la Cámara Empresaria de Transporte Automotor de Rafaela (CETAR), que funciona bajo la órbita del Centro Comercial e Industrial de Rafaela y la Región (CCIRR). 
En el documento divulgado ayer por las siete cámaras se explica que a partir del congelamiento y la liberación del precio a granel "se han suscitado distintas alternativas que dificultan el normal desenvolvimiento de la actividad, no solo en la provincia de Santa Fe, sino en todo el territorio nacional". 
"Por el congelamiento del precio, las estaciones de servicio no abastecen totalmente a los transportistas, argumentando desabastecimiento por parte de las petroleras" en tanto que "la venta a granel ha incrementado el precio, de manera tal que el aumento afecta gravemente la rentabilidad de las empresas transportistas".
Asimismo, alerta que "a pesar de las gestiones realizadas por FADEEAC ante las autoridades nacionales y las petroleras, no hay respuesta alguna para los transportistas". En este sentido, subraya que es necesario "tener en cuenta que el transporte de cargas afronta una situación muy delicada, operando con tarifas 30% por debajo de los costos, atrasos en la cadena de pagos, baja demanda de servicios, tasas de interés altísimas".
"El congelamiento publicitado por el gobierno nacional, deriva en la imposibilidad de aumentar las tarifas, ya que los dadores de carga entienden que no hay aumento de combustible, como si sólo fuera este el único concepto que sufre incrementos mensuales que afectan al sector", destaca el documento. 
Heinzmann describió la situación como "muy delicada porque si un camión debe cargar entre 500 y 600 litros de combustible en sus tanques hoy no lo puede hacer, puesto que como mucho logra la mitad de esa cantidad, por lo tanto durante el viaje debe hacer una parada extra para recargar sin saber cuánto tiempo debe esperar teniendo en cuenta las largas filas que se están formando en las estaciones de servicio". Asimismo, indicó que "estamos pagando sobreprecios, por ejemplo las empresas que tienen una tarjeta especial de las compañías para evitar que los choferes circulen con dinero en efectivo y así pagar mediante transferencias están sufriendo un adicional del 3% en el precio".
"El congelamiento no es una mala idea, pero debería ser completo para todo el sistema, para las ventas con tarjeta y a granel que realizan las empresas de transporte de cargas, incluso las de pasajeros o las agropecuarias", sostuvo el presidente de la CETAR, entidad que agrupa a 120 compañías.
Respecto a la postal que se observaba ayer por la tarde en Rafaela, con las estaciones de servicio instaladas sobre Ruta 34 saturadas de camiones, Heinzmann precisó que "a los vehículos de las empresas de esta ciudad se suman los que están en tránsito y en especial los que vienen desde el norte, donde el problema es más grave aún".

FADEEAC
En tanto, la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) pidió ayer al Gobierno un "sinceramiento" en el precio del combustible dado que a este sector le aumentó un 10% el gasoil en las últimas semanas, generando un descalabro en la cadena comercial porque otros eslabones rechazan el incremento de las tarifas de fletes.
Pero horas después de este reclamo, el Gobierno anunció que los combustibles volverán a aumentar, un 4% promedio.
La entidad solicitó establecer "políticas que ayuden a preservar la actividad; y a las refinadoras de gasoil el normal abastecimiento y el retroceso de los precios de acuerdo con la forma de compra".
El autotransporte de cargas impacta sobre más del 90% de los bienes que hacen a la economía del país, y en sus precios.
El sector se ve afectado por el desabastecimiento de combustible, y la reducción de los descuentos y los cupos que procuraban las refinadoras a las empresas, como resultado de la medida de congelamiento del valor del combustible en surtidor establecida por decreto.
La incidencia del costo del combustible en el costo total de la actividad supera el 36% promedio. Por lo tanto, en este contexto crítico para la economía nacional y el sector, FADEEAC solicitó de forma urgente el sinceramiento del precio del combustible y que sea el mismo en todo el territorio nacional, ya que hay diferencias de hasta el 10% entre algunas regiones.
Con este objetivo la entidad envió una carta al ministro de Transporte nacional, Guillermo Dietrich, y al secretario de Energía Gustavo Lopetegui, luego de haber agotado otras instancias de negociación.
El Decreto 601/19 congeló los precios de los combustibles en surtidor, lo que les permitió a las empresas refinadoras y comercializadoras de gas oil aumentar todos los otros medios de comercialización. El autotransporte de cargas en su gran mayoría consume este producto a través de mecanismos como tarjetas propias de las empresas comercializadoras, que sufrieron aumentos que superan hasta en un 5% el valor del surtidor, dijo la entidad en un comunicado de prensa.
En tanto, las medianas y grandes empresas de transporte que consumen este insumo en importantes cantidades o a granel, que naturalmente tienen un valor menor que el de surtidor debido a que no cuenta con costos de comercialización, se vieron afectadas con aumentos que rondan el 10%.
"Como si estos incrementos fueran poco, las empresas refinadoras redujeron los cupos de entrega tanto a quienes consumen a granel -que llega a un tercio de lo que normalmente entregaban- como a las estaciones de servicios propias de su marca donde las empresas chicas cargan gas oil con los mecanismos de tarjeta mencionados", se quejó la entidad.
Una de las consecuencias es el desabastecimiento, y que algunas compañías deban a comprar en surtidor complica aún más la posibilidad de que haya combustible suficiente, agregó la FADEEAC.





Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias