El registro de lavacoches está en la etapa de renovación

Locales 18 de septiembre de 2019 Por
A seis meses de su funcionamiento, hay menos lavacoches de los que inicialmente se registraron, ya que de los 70 sólo 55 están habilitados para hacer la renovación. Además de las capacitaciones, desde el Municipio se realiza un monitoreo permanente de las diferentes situaciones sociales.
lavacoches plaza

580-x-100-FA-MM

Actualmente el tema de los lavacoches en Rafaela pareciera estar transitando una etapa de calma y ordenamiento, que si bien no es total porque aún falta mucho por hacer, coopera en darles mayor tranquilidad a los vecinos de la ciudad y a los comerciantes.
Desde que se creó el registro a través del Decreto Nº 48.180 firmado por el intendente Luis Castellano, con el objetivo de regular este oficio no registrado pero sí existente, se fueron cumpliendo diferentes objetivos y uno fundamental, que es desalentar la actividad.
A seis meses de que el registro se puso en marcha, se han desarrollado distintas evaluaciones con el equipo interdisciplinario que trabaja en esta temática y con cada una de las secretarías involucradas, para saber en qué lugar se está, respecto al punto desde donde se partió.
“En sí el registro tenía como dos grandes objetivos, uno que tenía que ver con la regulación y ordenamiento de la zona de estacionamiento controlado (ZEC), que es justamente lo que rige al registro y la actividad del lavado de coches en la zona del microcentro y el otro tenía que ver con la empleabilidad de aquellas personas que forman parte del registro”, señaló la Lic. Mariana Demarchi, desde la oficina municipal de empleo.
Hoy hay dos grupos de trabajo abocados a llevar a cabo todo lo establecido en los considerandos del decreto. Una cuadrilla integrada por un grupo de agentes de la Guardia Urbana (GUR), de Protección Vial y Comunitaria y de prevención ciudadana que son los encargados de realizar recorridas constantes y tomar contacto con las personas que se encuentran registradas y con las que no lo están. Además verifican que los lavacoches tengan el chaleco y la credencial indentificatoria que se les entregó en su momento. A su vez hay un equipo de profesionales que dependen de la subsecretaría de economía social y empleo que trabajan con los registrados, caso a caso y también encuentros grupales donde se brindan cursos y capacitaciones.
“Ahora que ya se cumplieron seis meses estamos en la etapa de renovación, porque justamente en el decreto se hace referencia, a que se trata de un registro que se va renovando cada ese período de tiempo. En diciembre cuando quedó conformado ese registro había 70 lavacoches anotados y actualmente hay alrededor de un 80 % -alrededor de 55-, que está en condiciones de hacer la renovación ya que cumplen con lo que estima el registro y porque están ejerciendo la actividad de manera activa. El 20 % restante es porque se encuentran trabajando de manera estable o porque están realizando otras tareas fuera de la ciudad y en menor medida por algunos incumplimientos que los deja afuera de la renovación”, manifestó Demarchi.
Por otra parte muchos rafaelinos notan en este último tiempo, que aquellos trapitos que se fueron de la zona céntrica se trasladaron a los barrios. En parte esto puede darse con muchos chicos que no logran pasar los requisitos que establece el registro y en muchos casos ocurre que son lavacoches momentáneos y no permanentes.
“Venimos trabajando mucho pero hay que tener en cuenta la situación crítica que atraviesa el país y esta es una salida laboral para muchas personas. Por eso estamos constantemente intensificando el trabajo con aquellos que no se encuentran registrados, y le pedimos que se acerquen a la oficina de empleo para revisar su situación personal y ver de qué modo los podemos ayudar. También es cierto que hay muchos menores que llevan a cabo está actividad y se está trabajando articuladamente con el área de Desarrollo Social local, como también con sectores del Estado provincial. Entendemos que los menores de 18 años deben estar en otros ambientes más saludables”, indicó la funcionaria.
En muchas partes del país se intentó frenar la actividad o directamente tratar de prohibirla, pero la realidad es que no se puede esconder debajo de la alfombra lo que no nos gusta.
Son en todo caso las políticas de Estado contantes y a largo plazo, las que pueden dar respuestas a estas situaciones sociales, en la que los más vulnerables están a la deriva y muchas veces el propio sistema que es perverso potencia la inequidad.
En tanto está claro que entre no hacer nada y hacerlo es mejor esto último, por eso el registro que se creó en Rafaela a partir de una decisión política es una primera herramienta para poder avanzar en una solución de fondo respecto a la actividad de los lavacoches.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias

Te puede interesar