Lifschitz le pidió a la Nación “que se haga cargo de la crisis que generó"

Locales 10 de septiembre de 2019 Por
“En esta coyuntura tan compleja, es indispensable que el gobierno de la provincia de Santa Fe garantice y amplíe la cobertura en materia social”, dijo el Gobernador, y criticó al presidente Macri por "retacear los aportes a las provincias". Por eso reivindicó su decisión de "priorizar el gasto social".
FOTO SCS GOBERNADOR Y MINISTROS. Leone, Balagué, Farías, Lifschitz, Saglione, Uboldi y Alvarez en conferencia de prensa.
FOTO SCS GOBERNADOR Y MINISTROS. Leone, Balagué, Farías, Lifschitz, Saglione, Uboldi y Alvarez en conferencia de prensa.

El gobernador Miguel Lifschitz brindó este lunes una conferencia de prensa en la Casa de Gobierno, en la que abordó las políticas públicas implementadas por la provincia en el complejo contexto social del país, como así también, el impacto de las mismas en la economía santafesina. En concreto, el mandatario provincial exigió al gobierno nacional que declare la emergencia alimentaria y que envíe más recursos. Además, responsabilizó directamente al presidente, Mauricio Macri, de la crisis económica y defendió su decisión de "priorizar el gasto social" en Santa Fe.
“El objeto de esta presentación es contar brevemente, cómo estamos enfrentando desde el gobierno provincial la crítica situación social y económica por la que está atravesando el país, que se refleja claramente en todos los indicadores sociales en nuestra provincia y, especialmente, en los grandes conglomerados urbanos”, comenzó Lifschitz rodeado de funcionarios de primera línea de su equipo: los ministros de Gobierno y Reforma del Estado, Pablo Farías, de Economía, Gonzalo Saglione; de Educación, Claudia Balagué; de Salud, Andrea Uboldi; de Desarrollo Social, Jorge Alvarez  y el secretario de Estado del Hábitat, Diego Leone.
“La situación crítica no comenzó a partir de las PASO, como intenta hacernos creer el gobierno nacional, sino, por lo menos, dos años atrás, cuando empezamos a advertir un lento deterioro de las condiciones económicas y sociales con impacto sobre los sectores más vulnerables. Empezamos a ver cómo crecía la demanda sobre el sistema público de salud en la provincia frente a la crisis de los sistemas privados de prestaciones, de obras sociales y también la caída de las prestaciones del PAMI; cómo crecía la cantidad de chicos que solicitaban ser atendidos en los comedores escolares en todo el territorio provincial; cómo las instituciones sociales pedían ampliación de partidas para atender la crítica situación de los comedores comunitarios en muchísimas ciudades de la provincia; cómo los clubes entraban en situación de crisis frente al aumento de las tarifas y necesitaban cada vez más apoyo del Estado”.
En un largo monólogo, Lifschitz planteó: “Especialmente el año pasado empezamos a advertir cómo el gobierno nacional retaceaba los fondos que históricamente, durante gobierno anteriores e incluso durante el actual gobierno, enviaban a las provincias para apoyar el gasto social en educación, en desarrollo social, en salud pública. Y esto se agudizó a fines del año pasado, con la decisión del gobierno de eliminar la cobertura de la tarifa social eléctrica, lo cual representó para la provincia de Santa Fe, una suma de 1.300 millones de pesos adicionales, que ya incluimos en el Presupuesto de este año; la eliminación de subsidios al transporte urbano e interurbano, que significó otros 1.500 millones de pesos, refuerzo que el gobierno de la provincia tuvo que asumir en este Presupuesto; la eliminación de los aportes y de la cobertura para distintos tipos de servicio de alto costo en materia de salud, por ejemplo el traslado de personas discapacitadas, los tratamientos de diálisis, las drogas oncológicas y otras de alto costo para tratamientos específicos, todo lo cual representó también un refuerzo para este año de más de 500 millones de pesos en el sistema de salud; el congelamiento del aporte, desde hace bastante tiempo, para los comedores escolares, lo cual hace que en la actualidad estemos invirtiendo más de 5.000 millones de pesos de los recursos de la provincia para sostener todo el sistema de copas de leche y comedores escolares, y de eso recibamos solamente el 2% de aportes nacionales”.
Además, sostuvo que “así ha ocurrido en todas las áreas, con el agravante que en la última devaluación y las últimas medidas anunciadas en materia tributaria por el gobierno nacional, ha puesto en situación de crisis o a profundizar la crisis para todos los sectores de la sociedad pero también a perjudicar las finanzas de los gobiernos provinciales y municipales”.
“Las medidas tributarias representan casi 4 mil millones de pesos menos en estos casi cuatro meses para el gobierno provincial por la elevación de los pisos de ganancias y por la eliminación del IVA en los alimentos, y también la devaluación que ha elevado los índices inflacionarios, lo que tiene un enorme impacto sobre los costos que debe afrontar la provincia: insumos médicos, costos salariales, los insumos de la obrar pública, entre otros”.
“Desde el año pasado tomamos la política de priorizar el gasto social, la inversión social. Entendemos que en esa coyuntura tan compleja, desde el punto de vista económico y social como la que estamos atravesando, es indispensable que el gobierno de la provincia de Santa Fe pueda garantizar y ampliar la cobertura en materia social en la áreas que tengan que ver con la atención de las necesidades básicas de los santafesinos”, resaltó Lifschitz.
“Por eso, en el transcurso de este año hemos dispuesto más allá de lo que ya preveía el presupuesto 2019, que era un aumento de un 30% en todas las partidas del 2018, ampliaciones o aumentos especialmente en las áreas sociales: en Educación, en los comedores y copas de leches escolares; en el Plan Abre, todo lo que tiene que ver con el Nueva Oportunidad y en las intervenciones en los barrios más vulnerables; en Desarrollo Social, sobre todo lo que tiene que ver con minoridad, con todas las políticas de niñez y la atención a más de 1.300 instituciones sociales y comunitarias a las cuales subvencionamos para sostener programas alimentarios o de contención social; en Salud, tal vez una de las más afectadas, por un lado por el incremento vertiginoso de los costos e insumos de la salud que aumentan muy por arriba de los índices inflacionarios, especialmente los medicamentos, la tecnología y las prácticas médicas, sumado al aumento de la demanda, al día de hoy casi el 70% de la población santafesina se atiende de manera permanente o esporádica en el sistema público de salud, cosa que ocurre en Rosario, en el Gran Rosario, en Santa Fe o el Gran Santa Fe”.
Si bien especificó que la provincia prioriza la inversión social y salarial que es la responsabilidad más importante, el gobernador sostuvo que “en obra pública tomamos la decisión de no paralizar ninguna obra" aunque admitió que "les hemos pedido a las empresas constructoras que vayan adecuando el ritmo de trabajo a las posibilidades financieras de la provincia y estamos tratando de sostener las obras que se desarrollan en el ámbito de la comunas y municipios porque sabemos que generan mano de obra local y movilizan la economía de los pueblos”.
















Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar