OSVALDO MARCONI Su fallecimiento

Sociales 11 de septiembre de 2019 Por
Leer mas ...
(Por Kuki Pierone). - Osvaldo y Delsa son hijos de un conocido y apreciado matrimonio formado por Santos Marconi y Hersilia Galotti, vecinos del barrio Central Argentino hoy Sarmiento y descendientes de los primeros pobladores.
Osvaldo desde muy joven y de la mano de su tío aprendió el oficio de zapatero. La especialidad de Juan era la fabricación de botas de cuero y zuecos de cuero con suela de madera, luego estos fueron reemplazados por botas de goma.
Fallecido su tío se instala en un galponcito en el fondo del patio de la casa, y comienza con el oficio, con el tiempo pasa a un lugar más cómodo.
Era muy común ver llegar a los jugadores de fútbol con su botines para ser reparados o reponerle los tapones, estos eran de tapitas de cuero superpuestas pegada y clavadas.
Allí la conversación era exclusivamente de fútbol.
Osvaldo desde muy joven practicó deportes, era su pasión, lo hizo en fútbol, básquetbol, y en su casa improvisó un ring para practicar box, era un entretenimiento entre amigos.
Como futbolista surgió como todos los chicos de su época del potrero o el campito, como se lo denominaba en aquellos tiempos, no existían las escuelitas de fútbol.
El lugar de concentración de todos los pibes fue el terreno del ferrocarril Santa Fe hoy Belgrano que las autoridades lo habían autorizado para tal fin. Estaba ubicado en calle Francia y era un desvío para carga y descarga de mercaderías, el terreno no era ideal para la práctica del fútbol, teniendo en cuenta que en días de lluvia el tránsito lo deterioraba totalmente, era reacondicionado por personal ferroviario con una piedra fina para tapar las huellas.
El césped era escaso y el piso rústico, cuando caía un jugador sufría peladuras en brazos y piernas al igual que la pelota, se cortaban los hilos de la costura y el cuero de la pelota se deterioraba. Generalmente el dueño de la pelota era Osvaldo y gracias a su habilidad al otro día estaba para jugar, al cuero se lo mantenía engrasado para evitar rajaduras.
Muchos chicos surgidos de allí pasaron a integrar las divisiones de Quilmes y algunos con más suerte lo hicieron en primera división. Se los recuerda a los hermanos Elías y Juan David, Walter Giulioni, Alegre, J.C.Alvarez, Osvaldo Vásquez, los hermanos Godoy, Tito Compagnuci, Cacho y Juan Baliar, Guillermo Ramos, Nico Aiassa, Scochi, Frana, Coco Carelli, Tato Cura, Héctor Farías, Toto Magnarelli, Nene Velez, y tantos otros.
Osvaldo militó en todas las divisiones del club Quilmes, 5ª, 4ª, Reserva y Primera. En 1ª tuvo como compañeros a Danilo y Coco Carelli, Ramos, Giulioni, Farías entre otros.
Retirado de las competencias siguió ligado al club y lo hizo como DT de Inferiores hasta llegar a Primera, dirigió entre otros a Brizzi Heijo, Maina, Vimo, Barbagallo, Rufini, Salerni.
Deja la actividad deportiva y con su esposa atiende el comedor en la sede, para los fabulosos bailes habilitaba la terraza con una parrillada de primer nivel, su parrillero fue el Negro Calvi.
Sigue en la gastronomía con marcado éxito en la Organización Roxana, hasta que un día resuelve dejar la actividad. En los últimos años se lo veía menos, tal vez sintiendo el peso de los años, luego enfermó y durante largo tiempo tuvo que soportarlo, no pudiendo revertirlo.
Pese a todos los cuidados, falleció el 3 de septiembre a los 86 años.
Osvaldo fue un buen vecino y mejor amigo, supo ganarse la simpatía y el aprecio de muchos que lo conocieron.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar