A 50 años de un día de gloria para Jorge Ternengo y la Peña R.U.E.D.A.

Deportes 07 de septiembre de 2019 Por
Leer mas ...

La historia comenzó a escribirse bastante tiempo antes de aquel 7 de septiembre de 1969, que hoy evocamos a cincuenta años de un día que seguirá grabado a fuego en la memoria colectiva de los protagonistas y de quienes tuvimos el privilegio de vivir esa jornada memorable.
Impulsados por Don Lorenzo Inardi, un grupo de jóvenes decidieron constituir una agrupación que en 1966, el año de su nacimiento, se había juramentado competir -y ganar algún día!!!- las "500 Millas Argentinas".
Estuvieron muy cerca de alcanzar ese objetivo en su primer intento, con un piloto que con el transcurrir de los años sería distinguido como "Maestro". La enorme capacidad de Eduardo Copello y la nobleza de la Maserati con el motor del "Mago" -obviamente, Oreste Berta- le brindarían la primera alegría a los Rafaelinos Unidos En Deporte Automotor.
Trasladado ese significado a una sigla, R.U.E.D.A. empezó a ganarse el respeto de quienes competían en la Mecánica Argentina Fórmula 1.
Y otra vez estuvo a punto de triunfar en una de las carreras más emblemáticas de nuestro automovilismo, al año siguiente, pero en esa oportunidad con un piloto local, Omar Almeida, conduciendo el flamante Bravi construido por Jerry en la ciudad de Rosario.
Otro segundo puesto, escoltando en una jornada luctuosa a Héctor Gradassi, reconocía el esfuerzo de un grupo en el que Rodolfo era muy preciso a la hora de extraerle la mejor prestación a los "fierros" de Oreste.
Quicho exhibía sus habilidades frente al torno y Antonio era un artesano en una cuestión tan delicada como la encomendada al responsable de la carrocería.
No eran los únicos, porque muchos aportaba, cada uno desde su lugar, para que el auto sea confiable. Juancito, Marmolín... y otros que seguramente también fueron importantes en ese maravilloso equipo seguían incorporando nuevas páginas a una historia que le tendría reservado el capítulo más importante.
En el 68, un séptimo puesto, lejos de resquebrajar esa estructura, la fortaleció definitivamente. Lo mejor estaría por venir. Con la llegada de Jorge Ternengo, un piloto con experiencia en el automovilismo nacional, renovó las ilusiones.
El sueño, aquel 7 de septiembre de hace cincuenta años, se haría realidad. Claro que no fue sencillo alcanzar la victoria más preciada, pero el "Nene" y la Peña R.U.E.D.A. lo pudieron hacer en aquel imborrable 1969.
¿Descansar... de qué nos hablan?, tuvieron que responder en infinidad de ocasiones aquellos laburantes que con total naturalidad renunciaban a sus compromisos para que al Bravi no le falte nada. Rino, Dante y Pichín, los hermanos Beninca, identificados desde la primera hora con el proyecto, se encargaban de alimentarlo desde el compromiso incondicional de la familia.
¿Cuántos mates habrá cebado Ada? ¿Y qué cantidad de vueltas habrá anotado Fierro en su improvisada pizarra cuando el auto era llevado hasta el autódromo para asentarlo y dejarlo en condiciones para afrontar el gran desafío?
Es imposible dar una respuesta medianamente cercana a la realidad, porque el amor por la tarea asignada era tan inmenso que no admitía renunciamientos.
Fui testigo, en las reiteradas visitas que tuve el placer de realizar al mítico taller de General Paz y Triunvirato, del empeño y el sacrificio que le ponían esos verdaderos genios, a un trabajo que finalmente los recompensaría.
Hoy, a la distancia, pienso que algún día, esa esquina tendría que ser valorada como un patrimonio histórico del deporte motor rafaelino. Simplemente, desde esta tribuna periodística, arrojo el guante. ¿Alguien se atreverá a recogerlo?
La Peña R.U.E.D.A. merece un reconocimiento de esas características. ¿Será este el momento adecuado como para saldar esa deuda? Hace cincuenta años, en ese mismo lugar, la celebración fue multitudinaria.
Esas calles permanecieron cerradas durante algunas horas, para que el "Nene" y sus muchachos puedan festejar una de las epopeyas más recordadas en el rico historial del automovilismo lugareño.

Víctor Hugo Fux (Especial para LA OPINION).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar