Quedó preso quien estafaba con ganado

Policiales 07 de septiembre de 2019 Por
ES INVESTIGADO POR 11 ESTAFAS TELEFONICAS
Un hombre de 36 años cuyas iniciales son ERB quedó en prisión preventiva en el marco de una investigación por estafas telefónicas realizadas por un total de 730 mil pesos.
Así lo dispuso el juez de la Investigación Penal Preparatoria (IPP), Jorge Pegassano, luego de que la medida cautelar fuera acordada por la fiscal María Laura Urquiza y el abogado defensor.
ERB es investigado como autor del delito de estafas reiteradas, en concurso real entre sí.

GANADO VACUNO
“Los ilícitos que investigamos fueron cometidos entre junio de 2017 y agosto de este año”, informó la fiscal.
“Mediante ardides y engaños, el imputado decía que se dedicaba a la actividad ganadera y utilizaba un nombre falso para realizar las maniobras fraudulentas”, agregó.
La fiscal detalló que “el hombre investigado decía que vendía ganado, pero lo hacía a sabiendas de que luego de recibir un adelanto de dinero no cumpliría con la entrega de los animales”.
Urquiza también informó que ERB es investigado por la Unidad Fiscal de Cañada de Gómez como autor de otras estafas que cometió entre fines de 2015 y los primeros meses de 2016.
“En aquella oportunidad, la maniobra consistía en llamar a municipios y comunas de todo el país haciéndose pasar por un directivo del hospital de Pediatría 'Juan P. Garrahan' de Buenos Aires. Lo hacía con el fin de solicitar dinero –entre 6.500 y 14.500 pesos, de acuerdo al caso– para cubrir los presuntos gastos que implicaba el traslado de un niño oriundo de la localidad a la que llamaba, que supuestamente había fallecido en el nosocomio porteño”, recordó la fiscal.

ONCE HECHOS
En la audiencia, Urquiza señaló que “hasta el momento tenemos relevados 11 hechos delictivos similares que cometió el imputado en perjuicio de 11 personas. En todos ellos la modalidad fue la misma: se contactaba telefónicamente con las víctimas, se presentaba con un nombre falso y decía que tenía urgencia por vender animales vacunos a raíz de que tenía a un familiar internado y con problemas de salud”.
“Una vez que había logrado engañar a las víctimas, les indicaba que le hicieran una transferencia bancaria a una cuenta cuya titularidad era del nombre falso que utilizaba para cometer el delito”, precisó. La fiscal aclaró que “hubo dos de los 11 hechos, en los que el pago por adelantado se hizo en efectivo, uno de ellos fue en la puerta de una clínica de la ciudad de Santa Fe en la que el imputado dijo tener internada a su madre”.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar