IT parte 2, 27 años después

Sociales 06 de septiembre de 2019 Por
Leer mas ...
La segunda parte de la película basada en el libro de Stephen King resulta demasiado larga y poco terrorífica.
Los losers se vuelven a reunir 27 años después de los hechos acaecidos en la primera entrega, y viajarán a Derry para enfrentarse una vez más con sus miedos. Y también a eso que devora a los niños y toma la forma de un payaso llamado Pennywise. Así se presenta It: capítulo 2.
Lo primero que hay que decir es que la anterior película contaba con grandes ventajas con respecto a esta secuela: se desarrollaba en la empática década del 80, años cargados de magia, música, color y personajes de la cultura pop que pululaban por un metraje tan interesante como entretenido. A esto, había que sumar a la pandilla de perdedores, un grupo de niños actores muy queribles con los que era fácil identificarse. Y por supuesto, la performance de Pennywise (lograda caracterización de Bill Skarsgård), un terrorífico clown que resultaba creíble como el monstruo de la trama.
Esta segunda parte de casi tres horas de duración se hace eterna porque funciona como un compilado de escenas que solo buscan el lucimiento de cada uno de los actores adultos que toman la posta de la historia. Un encadenado de secuencias confusas, unidas con alfileres que no hacen honor a su predecesora y están lejos de la tensión existente en las páginas del libro original del maestro Stephen King, publicó Teleshow.
El elenco está muy bien seleccionado desde el aspecto físico, todos los personajes están empatados con sus émulos niños, pero el problema se da en las interpretaciones, un apartado en el que solo se destaca Bill Hader (se roba literalmente cada escena en la que participa), y en el que Jessica Chastain y James McAvoy pululan perdidos en busca de algo de la química que sí tenía el cast juvenil.
De hecho, las escenas en las que los personajes están juntos y podrían presentar cierta afinidad (como la del restaurante chino) terminan opacadas por los monstruos y criaturas digitales que alejan todo rastro de credibilidad y horror.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar