Alerta roja: "Rama negra" en Provincia

SUPLEMENTO RURAL 05 de septiembre de 2019 Por
Leer mas ...
La presión de selección que se ha venido ejerciendo con este grupo de herbicidas es muy alta, ya que son muy utilizados en los barbechos largos de otoño y como residuales en los cereales de invierno trigo y cebada. Además, es frecuente su uso en los barbechos cortos de primavera, tanto para control de las plantas que han nacido en el invierno, como para cubrir nuevas camadas de nacimiento de esta época.
Por lo que era esperable que tarde o temprano se registre algún caso de resistencia,y se dio en el Sur provincial.
Un equipo de la Facultad de Ciencias Agrarias de la UNR confirmó, a través de un experimento en condiciones semicontroladas, la resistencia.

LO QUE SE HIZO
Se aplicó un amplio rango de dosis de herbicidas, pertenecientes a los grupos de imidazolinonas, sulfonilureas y triazolopirimidinas, a plantas de Conyza sumatrensis al estado de roseta de dos poblaciones (una de ellas susceptible, y la otras con sospecha de resistencia recolectada en el departamento Caseros).
En todos los casos, solo el empleo de la dosis equivalente a 81 veces la dosis de uso comercial logró una reducción casi total de la biomasa en la población sospechosa, lo que representa 4,05 kg/ha de clorimurón-etil, 2,4 kg/ha de diclosulam y 81 l/ha de imazatapir.
Según lo dado a conocer recientemente por TodoAgro, los resultados obtenidos indican que el biotipo detectado presenta resistencia a los herbicidas que actúan inhibiendo la enzima ALS, con índices de resistencia de 163 para diclosulam, 73 para clorimurón-etil y 3 para imazetapir. Hasta el momento no existían registros en Argentina de resistencia a ALS en esta especie.

CUESTION DE REGISTRO
Es importante considerar que en Argentina Conyza sumatrensis ya había sido informada como resistente al herbicida glifosato en 2015, por Puricelli, Faccini, Balassone (UNR) y Metzler (INTA). Es altamente probable que existan poblaciones con resistencia múltiple, es decir simultáneamente resistentes a glifosato y a herbicidas inhibidores de ALS.
Existen sospechas de resistencia a ALS en otros puntos del país, como Entre Ríos, Norte de Buenos Aires y Santiago del Estero.

EL MANEJO
Como se había anticipado, si bien quedan herramientas químicas para su control, perder herbicidas inhibidores de ALS significaría un gran cambio en la forma habitual en que se maneja esta maleza. Los cultivos de servicios, especialmente los de gramíneas, son grandes aliados para esta tarea, ya que la suprimen marcadamente. Como herbicidas alternativos, con efecto residual sobre los nuevos nacimientos con actividad preemergente podrían mencionarse: PPO (flumioxazin); Fotosistema II (Atrazina, Metribuzin, Amicarbazone) y PDS (Diflufenican). Y con efecto postemergente de la maleza: PPO (Saflufenacil, Carfentrazone, Piraflufen); Hormonales; Fotosistema I (Paraquat) y Glutamino sintetasa (Glufosinato de amonio).
Desde la Red de Manejo de Plagas de Aapresid, brindaron algunas recomendaciones frente a este problema, como monitorear muy bien los lotes luego de las aplicaciones, para detectar posibles escapes; tratar de mezclar los herbicidas ALS con otros herbicidas con control de Conyza; evitar el uso de herbicidas ALS sin tener la posibilidad de rescates posteriores; y reportar escapes a la REM para tener estado de la situación nacional.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar