Pequeño gran gigante

Deportes 03 de septiembre de 2019 Por
En faena formidable, Schwartzman le ganó a Alexander Zverev 3-6, 6-2, 6-4 y 6-3 para instalarse, por segunda vez, en cuartos de final del US OPEN. Espera por el ganador de Rafael Nadal o Marin Cilic (jugaban al cierre de esta edición).
FOTO S.B. SIGUE LA COSTUMBRE./ Brazos en alto.
FOTO S.B. SIGUE LA COSTUMBRE./ Brazos en alto.

(Especial para LA OPINION, por Sergio Boschetto).- En el día de ayer se festejó el Labor Day, es un día festivo federal que se celebra en todo el territorio estadounidense el primer lunes de septiembre. Tiene su origen en un desfile celebrado el 5 de septiembre de 1882 en Nueva York, el cual fue organizado por los Nobles de los Caballeros del Trabajo. Nueva York amaneció calma, con poco tránsito en sus calles, casi todo cerrado, a excepción de las grandes tiendas, que son visitadas a toda hora por los miles de turistas que pasean por la “ciudad” del mundo. También hubo mal tiempo, llovió fuerte a media mañana y duró hasta bien pasada la media tarde. Una anécdota, no es propiedad de los argentinos que cuando llueve, siempre aparece un vendedor de paraguas, acá en la mismísima 5° Avenida, muy cerca de la majestuosa Catedral San Patricio, por arte de magia hubo al instante dos que ofrecían paraguas. La globalización, que se dice.
Jornada complicada: el mal tiempo complicó algunos partidos, los que estaban destinados a jugarse a cielo abierto, hubo que esperar hasta bien entrada la tarde para que comiencen a jugarse.
¿Pequeño yo?: Partidazo de Diego Schwartzman, de principio a fin. En la edición de ayer hacíamos mención que no había perdido ningún sets en el torneo, ese equilibrio, ese andar arrollador lo mantuvo con el sexto jugador del mundo y todavía tiene más relieve el triunfo, porque se repuso de un primer set en contra, que lo había comenzado ganando 2 a 0 y Zverev metió cinco game al hilo para llevarse el primer parcial 6-3. No se amilanó, siguió con su estrategia, golpeando muy fuerte a la bola y respondiendo todo lo que le tiraba el teutón. De a poco le fue quitando fuerzas, el alemán tuvo un karma con su saque, fundamentalmente con el segundo, hizo muchas dobles faltas. Con esa seguridad se llevó el segundo 6-2 y el tercero, un poco más parejo 6-4. En el cuarto set, en un abrir y cerrar de ojos, se puso en ventaja 4-0 parecía que todo enfilaba a la conquista, pero el seis del mundo echó el resto y puso un poco de emoción a los últimos games. Tercera vez que el Peque llega a estar dentro de los 8 mejores de un Grand Slam, la segunda aquí en el US OPEN, la anterior fue en el 2017 y el año pasado lo hizo en Roland Garros. La próxima para los cuartos de final, mañana miércoles.
Otra sorpresa en las damas: perdió la N° 1 y defensora del título, Naomí Osaka con Belinda Bencic (SUI) 7-5 6-4, en el partido jugado en el Louis Armstrong, todos con techo cerrado, Donna Vekic le ganó a Julio Goerges (sacó para partido) 6-7, 7-5 y 6-3, completando el jugo de mujeres, Elise Mertens venció a Kristie Ahn 6-1 y 6-1.
Berretini, italiano ganador: no dejó dudas el nacido en Roma, Matteo le ganó a una de las promesas de la nueva generación y vencedor de Nick Kyrgios, Andrey Rublev, no le dio ninguna chance y tampoco dudas 6-1 6-4 7-6 y espera por el ganador de Monfils (FRA) o Andujar (ESP).

Te puede interesar