Geriátrico clausurado "tiene la posibilidad de solucionar todas las irregularidades"

Locales 02 de septiembre de 2019 Por
El juez de Faltas Municipal, Rubén Pavetti, comentó algunos pormenores del geriátrico clausurado en la semana por la Municipalidad de Rafaela. También se expresaron desde la provincia al respecto.
En la semana, la Municipalidad de Rafaela procedió a la clausura de un geriátrico de calle Arenales que no presentaba las condiciones adecuadas para su funcionamiento. Una institución que ahora deberá regularizar su situación ya que no cumplimentaba con los requisitos indispensables para su normal funcionamiento tales como: no tener habilitación, falta de personal necesario para la atención de los residentes, espacio físico pequeño para alojar a las personas que habitaban la residencia, carencias de accesos para pacientes con movilidad reducida, entre otras.
La Secretaría de Gobierno y Ciudadanía, a través del Juzgado de Faltas de la Tercera Nominación, resolvió analizar la inspección de la residencia geriátrica con el objetivo de conocer también el estado de sus residentes. Y sobre esto, el juez de faltas, Rubén Pavetti, contó algunos pormenores de la situación: "veníamos trabajando, desde hace un tiempo con este lugar, donde le exigíamos una serie de regularidades porque ellos iniciaron el trámite de habilitación, pero faltaron una cantidad importante de cuestiones a resolver. No las fueron concretando y por eso se le notificó el cese de la actividad, no cumplieron y tras distintas inspecciones se fueron comprobando las mismas irregularidades y algunas otras más", dijo Pavetti al respecto. 
En tanto, dijo que ahora "tienen la posibilidad de completar y de solucionar todas las irregularidades que están cometiendo en este lugar". 
A finales de la semana que viene, el Municipio deberá resolver cómo sigue la situación, contemplando las descargas y mejoras que el geriátrico debe hacer. "Parecería que 10 días es un plazo muy corto, pero hay que aclarar que venimos ya desde el año pasado trabajando con este geriátrico. No es algo de ahora, y de no cumplirlo se tomará la decisión de trasladar a los abuelos a otros geriátricos, ya que por la nueva ordenanza estamos facultados a instalar a los internos en otro lugar, ya que tienen la obligación de facilitar las camas necesarias para poder ubicarlos", dijo el Juez de Faltas Municipal. 
En total son 17 los internos que vivían en ese geriátrico. El Municipio considera que por la dimensión del lugar, no es posible que vivan 4 o 5 abuelos en una sola habitación. Además, había gente enferma y desde el área de Desarrollo Social se ocuparon de que obtengan una total atención para mejorar su estado de salud. En tanto, entre las irregularidades, notaron faltante de personal (enfermeras), mientras que los remedios no estaban en los lugares debidos. "En cuanto a la presencia física de los abuelos no hemos encontrado inconvenientes, salvo dos o tres. Pero teniendo en cuenta el tiempo que se le había dado a la institución para que se adapten a la nueva ordenanza, no estaban cumplidas y encima no tienen la habilitación definitiva. Nosotros tenemos el control edilicio, mientras que la provincia tiene todo lo que es el control sanitario. Por eso en la resolución pongo que la provincia tiene que participar y corresponder junto con nosotros", remarcó el funcionario. 
Pavetti envió un mensaje tranquilizador a los familiares de los abuelos en cuanto a todos los trámites que hay que realizar y de posibles traslados.

"LA PROVINCIA EXIGIRA 
EL BUEN FUNCIONAMIENTO"
El Dr. Mario Tarchini, médico Auditor del Nodo Rafaela, explicó que están trabajando de manera conjunta con la Municipalidad y deslizó que la provincia no había intervenido hasta el momento porque no tenía detectada la institución.
"Al hablar de responsabilidades conjuntas siempre hablamos de un trabajo en equipo. La provincia tiene una Ley, la 9847, la que se encarga de la regularización y la instrumentación de todas aquellas instituciones por internación, como ser hospitales, sanatorios, clínicas", expresó.
Tarchini dijo que a través de esta Ley se realiza el control de estas entidades: "la implementación de una institución para alojamiento de ancianos tiene toda una tramitación. El dueño de esa institución lo primero que debería hacer es presentarse en el nodo para que lo podamos detectar y conocer las normas para que puedan funcionar. Nosotros hacemos la inspección y los controles periódicos. En la medida de que nosotros no tengamos el conocimiento de que está funcionando, obviamente no se puede ejercer ningún tipo de control", dijo al respecto.
En tanto, el facultativo sostuvo que dentro de la regularidad de la norma hay una "infinidad" de requisitos que se tienen que cumplir, como la supervisión de la alimentación, la enfermería, la medicina, los médicos, la terapéutica, y todo tiene que estar controlado. "Nosotros no teníamos conocimiento de a existencia de esta institución, pero aparentemente no había médicos y no había controles, además de falencias edilicias", añadió.
En este tiempo que debe transcurrir las familias de cada interno deberá comunicarse y hacerse cargo de los abuelos que están en el geriátrico. "La provincia va a controlar que esto suceda. Nosotros somos los encargados de exigirle el buen funcionamiento. En este lapso las familias de esos pacientes se van a tener que hacer cargo o bien reubicarlos a otro geriátrico", dijo.
Además finalizó diciendo que "necesitamos el compromiso de la familia, ya que esto es una problemática social muy importante que arranca en otras etapas. Si yo llego a tener falencias en una institución geriátrica es porque han fallado otros estamentos anteriores. La familia también tiene que hacerse cargo de esto, al menos en estos 10 o 15 días que puede durar esta clausura. Esta auditoría funciona en base a la presentación del interesado", concluyó.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar