Martino y una justa reivindicación

Deportes 26 de agosto de 2019 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO AHORA EN MEJICO. / Gerardo "Tata" Martino es el DT de los aztecas y el próximo 10 de septiembre enfrentará a Argentina en un amistoso.
FOTO ARCHIVO AHORA EN MEJICO. / Gerardo "Tata" Martino es el DT de los aztecas y el próximo 10 de septiembre enfrentará a Argentina en un amistoso.
Todavía perduran los rumores, que el tiempo se encargaría de confirmar, como las razones irrefutables de su dimisión al frente de nuestra Selección Mayor, hace algo más de 3 años.
Claudio Tapia, interlocutor por aquel entonces del entrenador rosarino, se acercó al predio de Ezeiza, con la frustrante noticia, de la negativa de los principales clubes europeos, para ceder a los jugadores convocados para participar de los Juegos Olímpicos de Río.
No quedaba mucho más para analizar por parte de ese cuerpo técnico, que también integraba el rafaelino Jorge Pautasso, como asistente principal; el panorama era dantesco en todos los frentes. Los intentos del Tata, por sobrevivir en medio de la crisis, fueron vanos y en algún punto, humillantes, si se mensura el prestigio y el predicamento de un técnico que había elegido Julio Grondona, poca antes de su muerte y que significaba, otro gran desafío, luego de haber dirigido nada menos que al Barcelona.
Las cosas se hilaron fatalmente contra esas legítimas aspiraciones, dos finales perdidas ante Chile en sendas Copas América jugadas en apenas dos años y en definiciones desde el punto del penal; la decisión de Lionel Messi de renunciar a futuras convocatorias, semanas antes, luego de los hechos acaecidos en Estados Unidos y el vacío de poder en la casa de calle Viamonte que obligo a FIFA a designar a Armando Pérez al frente de una comisión normalizadora, fueron los ingredientes determinantes de ese ungüento, que también se llevó puesto, las mejores intenciones de un entrenador de primera línea.
Martino dejaba el cargo y se retiraba por la puerta de servicio…

VOLVIERON LOS TITULOS
No necesitó estar en modo sabático mucho tiempo, ya que, en la MLS, lo estaban esperando para ofrecer un nuevo trampolín en el cual impulsarse. Su llegada al Atlanta United, para muchos fue un retroceso, sus anteriores contratos los habían dejado en la cresta de la ola y esta nueva instancia, le proponía desenvolverse en un ambiente más austero, en cuanto al impacto internacional, aunque con un respaldo económico muy sólido.
El resultado de esta primera incursión por el norte del continente, fue inmejorable; el Tata Martino, se convirtió en el primer entrenador sudamericano en llevar a un equipo de esa liga a la máxima consagración y por ello, además, fue elegido como el mejor en el puesto, cerrando de manera ideal ese capítulo, con un idilio inesperado con los seguidores del equipo americano.

CON EFECTO TEQUILA
Ese brillo devolvió las acciones de Martino, a un buen plano de cotización a nivel mundial; sin que se haya confirmado oficialmente, Claudio Tapia, en su condición ahora de presidente de AFA, intentó comprometerlo para retomar a ese cargo, que el mismo Tapia, en aquel momento como allegado al poder desde Barraca Central, le había recortado, pero la decisión ya estaba tomada y no volvería a morder la manzana.
Martino, en los primeros días de este año, se calzó el buzo de entrenador del combinado mejicano, siendo así, el tercer argentino en dirigir a México y el primero desde que Ricardo La Volpe estuvo al frente entre 2002-2006. Los mexicanos también fueron dirigidos por César Luis Menotti entre 1991-1992.
Al igual que sus predecesores, Martino llegó a la selección mexicana con la expectativa de alcanzar al menos los cuartos de final en un Mundial. Esa ronda resultó imposible para el Tri en todos los torneos disputados fuera de su casa. De hecho, México lleva siete mundiales consecutivos siendo eliminado en la fase de octavos de final.
Claro que los primeros frutos de su gestión, no quedaron supeditados a esos desafíos mundialistas futuros; mientras los argentinos seguíamos con tensiones los partidos de la Copa América, en Méjico, el seleccionado Tricolor, fue juntando adhesiones y no sorprendió, que finalmente, su equipo se quedara con una nueva edición de la Copa Oro, la octava de su historia en la Concacaf, al derrotar a Estados Unidos.
Atrás quedaba una marga secuencia de 3 finales perdidas en nuestro continente, las dos citadas frente a los chilenos en 2015 y 2016 con Argentina y otra ante Uruguay en el estadio River en 2011 como técnico de Paraguay.
Ahora su ayudante es Jorge Theiler, otro de los históricos de La Lepra con quien compartiera los ciclos en Brown de Arrecifes, Platense e Instituto, para reencontrarse, luego de su trabajo con Pautasso, desde su llegada al Atlanta United.
Este rico palmarés, seguramente se va a ampliar y aún con un cierto dejo de nostalgia que nos va a provocar a los hinchas del fútbol de nuestro país, cuando el 10 de setiembre, se midan en un amistoso Argentina y Méjico, siempre seguiremos con interés y buen deseo, sus próximos objetivos deportivos.

Te puede interesar

Boletín de noticias