Ofrecerá taller sobre Steel Drum

Información General 25 de agosto de 2019 Por
Se trata de la técnica de percusión que emplea el tambor de acero. Se desarrollará el próximo viernes 30 de agosto a las 20. Inscripciones abiertas.
La Escuela Municipal de Música "Remo Pignoni" difundió que dictará un taller/concierto sobre “Steel Drum”, la técnica de percusión que emplea tambor de acero, en una actividad gratuita destinada a músicos, percusionistas y público en general.
La actividad se desarrollará el próximo viernes 30 de agosto a las 20, en las instalaciones de la institución y estará cargo del profesor Marcelo Heer.
La finalidad de esta actividad en formato de taller/concierto, consistirá en exponer los conocimientos adquiridos, dando a conocer las técnicas básicas y avanzadas del procedimiento de fabricación, ejecución, materiales y herramientas necesarias en la construcción y afinación, como así también interactuar con el alumnado, mostrando las capacidades sonoras, tanto a nivel solista como en su contexto grupal (Steelband) de este instrumento.
Las inscripciones se podrán realizar en la sede de la Escuela, ubicada en Ricardo Merlo 555. Los cupos son limitados.

Instrumento surgido en una crisis
Dicen que las crisis, del tipo que sean, vienen bien por dos motivos: para hacer «borrón y cuenta nueva» y para agudizar la imaginación ante la falta de recursos. Un ejemplo amable que demuestra que en ocasiones las peores circunstancias nos llevan a sacar lo mejor de nosotros para superarnos.
En 1884 aconteció una gran crisis en el archipiélago de Trinidad y Tobago de la que acabó naciendo un instrumento llamado Steel Drum (tambor de acero). Dicho instrumento es una especie de barril de acero con abolladuras en su anverso, que al ser golpeadas producen notas musicales. Se utiliza en géneros cómo el Calypso y su sonido es tan característico que al oírlo nos transporta a las playas del Caribe.
Dicho año las autoridades coloniales británicas prohibieron a la población autóctona el uso de tambores. La prohibición se debió a que algunas bandas hacían uso de ellos para congregar a grupos violentos. Como su uso principal se daba en las celebraciones de los carnavales, al quedarse sin ellos empezaron a usar como sustitutivo tubos vacíos de bambú provenientes de las plantaciones de azúcar, que golpearon con palos.
En 1930 a alguien se le ocurrió acompañar los ruidosos tubos con un recipiente metálico que hiciera las funciones de bajo. La moda se extendió y los músicos se afanaban por construir cazuelas metálicas con todo lo que disponían. El auge de las explotaciones petrolíferas en la isla dejó los vertederos llenos de barriles, y en 1946 un músico tomó un barril de 55 galeones al que «abolló» la superficie para poder tocar notas musicales en ella. Consiguió poder tocar un total de 14. No tardaron en incorporarle baquetas (pequeños palos para golpear) y el instrumento empezó a tomar forma.



Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar