Pensando en las Eliminatorias

Deportes 20 de agosto de 2019 Por
Leer mas ...
FOTO ARCHIVO NA REFERENTES SE BUSCAN./ Marcos Rojo fue una de las notas en la lista de Scaloni.
FOTO ARCHIVO NA REFERENTES SE BUSCAN./ Marcos Rojo fue una de las notas en la lista de Scaloni.

La Selección Nacional, empieza a dejar atrás el proceso post traumático de esa nueva frustración, sucedida en tiempos de la Copa América; si bien la agenda de partidos que se avecina, solo está relacionada con encuentros amistosos en fecha FIFA, para Lionel Scaloni, ratificado como entrenador principal para los nuevos objetivos, serán buenas instancias para procurar hacer más ancho el plantel y para anclar esas ideas, algunas ya esbozadas, en el último torneo.
Prima una reflexión, antes de abocarnos al análisis de algunas medidas a tomar por Scaloni, a corto plazo. Las ultimas experiencias de nuestro primer equipo, fueron atravesadas por la incertidumbre de los resultados y la flacidez de las políticas implementadas; no prescriben los argumentos que robustecieron las críticas y ese clamor popular que amenazó con llevarse todo puesto.
Desde esa noche tensa e inolvidable en el estadio Atahualpa de Quito, cuando una inspiración de Lionel Messi, sacó de los pelos a un equipo perdido en el laberinto del fracaso para convertirlo en una esperanza mundialista, en una épica clasificación, hasta la roja que el juez paraguayo Mario Diaz de Vivar le mostró al capitán argentino en Arena Corinthians hace poco más de un mes, pasaron casi dos años.
Ese espacio, efímero para muchas cosas, pareció interminable en los aficionados de nuestro país, por ese eslabonado de resultados negativos, que fueron potenciando un enorme deterioro en la autoestima, que se correspondió finalmente, con el decepcionante cierre en Brasil.
En esa línea de tiempo, cuesta encontrar un momento donde fuimos felices, frente a la tele o desde una tribuna de prensa, viendo al equipo albiceleste. Acaso aquel gol agónico de Marcos Rojo frente a los nigerianos en San Petersburgo, por la carga emocional de aquella instancia, en el mundial de Rusia, fue lo más emotivo, emparentado con una esperanza. Antes y después, los hechos no titubearon en desnudar falencias casi inauditas para jugadores de elites y para la historia de nuestro equipo nacional.
De todo eso hay que curarse, o, mejor dicho, nos deben sanar los responsables directos, integrantes de una trilogía, que, de momento, proyectan pocas luces, entrenadores, futbolistas y directivos, tienen una nueva oportunidad, pese a los obstáculos que representan estos poco propicios antecedentes.

REGRESO DE ROJO
Podría decirse, a esta altura, que es uno de los referentes de los últimos tiempos de la Selección. Sin ese rótulo de histórico que tienen, por caso, Agüero o Di María, Marcos Rojo era de alguna forma otro de los pesos pesados que había quedado en el camino en el ciclo Scaloni. Pero ahora ha vuelto.
Hay, en este punto, una necesidad. En la Copa América, la Selección no logró encontrar una defensa que ofrezca garantías. Y la referencia vale para Pezzella y Otamendi, que no terminaron de cerrar como dupla central. Además, en ese sector, Scaloni tendrá una baja: la de Juan Foyth, por una lesión en el ligamento de su tobillo izquierdo. Si bien el del Tottenham terminó jugando en Brasil 2019 de lateral derecho, había sido citado como alternativa de marcador central.
Pero la idea de Scaloni es tener otras opciones para darle forma a la defensa. Sobre todo, en un puesto que no hay muchas variantes (a Brasil 2019 fueron los citados Pezzella, Otamendi y Foyth, más Funes Mori). Ahí, además, el cuerpo técnico está buscando un jugador temperamental y, si se quiere, más agresivo en la marca. Se presumía que podía ser citado Walter Kannemann, quien no fue a la Copa América por lesión, aunque finalmente no fue llamado para los amistosos contra Chile (5/9) y México (10/9) en Estados Unidos. Y por esa razón también hubo un contacto con el defensor del United. Rojo, además, no sólo puede aportar oficio y experiencia, sino también sentido de pertenencia en la Selección, algo en lo que el DT trabajó en este tiempo y que ahora se profundizará sumando a los chicos del Sub 23, que dirigirá el Bocha Batista. 
Como se observa, hay jugadores que se resisten a bajarse de este barco o que, en todo caso, las circunstancias los retienen, lo dejan ahí como en lista de espera, pero al acecho. En ese rango podríamos alistar a otro histórico como Nico Otamendi.
Estos partidos marcaran el epílogo de este año, pero, al mismo tiempo, el comienzo de una construcción apuntada a la Eliminatorias Qatar 2022.

Te puede interesar