Buenas prácticas docentes

Editorial 19 de agosto de 2019 Por
Leer mas ...

El debate sobre el rol de la educación nunca termina, es dinámico y debe estar atento tanto a las transformaciones sociales como a los avances tecnológicos. El mayor reconocimiento de los derechos que se ha registrado en los últimos años también constituye un elemento que se integra a la discusión sobre el papel que debe desempeñar la educación y como puede dar cuenta de los nuevos escenarios. Por ejemplo, en las escuelas, los antiguos uniformes le han dejado lugar a la libertad de vestimenta a los estudiantes, más allá de algunos requisitos mínimos. Además se ha tenido que incorporar al protocolo una suerte de regla sobre el uso de los celulares, en algunos establecimientos se permite su uso con restricciones en tanto en otros directamente están prohibidos. O el incipiente pedido de alumnos para utilizar el denominado lenguaje inclusivo. 
Recientemente, el CAF (Banco de Desarrollo de América Latina) y la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) presentaron la publicación "Políticas exitosas de desarrollo profesional docente en América Latina y el Caribe" en la que se identificaron experiencias exitosas de Brasil, Colombia, Ecuador y Uruguay con el potencial de ser replicados en el resto de la región para aumentar la calidad de la educación y la productividad.
En su tramo inicial, sostiene que un buen maestro es un docente que cuenta con adecuados conocimientos técnicos, un manejo oportuno del aula, con la actualización de contenidos y técnicas pedagógicas, y con el interés genuino de acompañar en el desarrollo integral a sus alumnos. Además, destaca la existencia de una vasta literatura y políticas para promover la formación continua de los docentes.
En este sentido, las buenas prácticas nacen de las necesidades de los docentes de apropiarse de estrategias curriculares o experiencias exitosas que garanticen resultados efectivos de acuerdo a determinados estándares o en relación con las metas pedagógicas que se deseen alcanzar, expresa el documento. 
El vicepresidente de Desarrollo Sostenible de CAF, Julián Suárez, consideró que los casos identificados y sistematizados en la investigación ponen de manifiesto la importancia del acompañamiento docente en aula, la oportunidad de incorporar las nuevas tecnologías de aprendizaje en la enseñanza y la correlación positiva entre el involucramiento de las familias en la educación de sus hijos y un mejor desempeño docente.
Uno de los casos que se aborda es el del Programa Todos Aprender (PTA 2.0) de Colombia, que entre sus componentes incluye el acompañamiento a través de sesiones de trabajo situado y en aula para transformar las prácticas en aula de 85.000 maestros, aumentó el acceso y uso de materiales educativos por parte de docentes y estudiantes, así como en el tiempo que los docentes dedican a la planificación de la clase y en la generación de comunidades de aprendizaje, entre otros beneficios;convirtiéndose en una experiencia exitosa que evidencia la necesidad de profundizar proyectos que capaciten a los docentes, porque se ha demostrado que esta formación es por lo general de bajo costo, y provoca un impacto importante en las aulas.
Con el propósito de disminuir la deserción escolar a partir del desarrollo de vínculos más activos entre las instituciones educativas y los entornos más inmediatos de los alumnos, en Uruguay se desarrolló un conjunto de estrategias pedagógicas innovadoras que al tiempo que impactaron en los aprendizajes de los alumnos, habilitaron otras formas de actuar de la escuela como colectivo, tanto en la relación con los niños, las familias y la comunidad como al interior de la comunidad educativa. En lo que es otro caso de estudio, se cuenta que el maestro comunitario trabaja en la modificación de la gestión del aula, ampliándola e involucrando a los adultos de referencia, en actividades de aprendizaje que dan como resultado un mayor acompañamiento de los alumnos y un empoderamiento y recuperación de lugar de adultos referentes por parte de las familias.
En tanto, en Brasil se presenta un caso en el cual las tecnologías de la información y las comunicaciones han permitido expandir a nivel nacional una iniciativa que apunta a mejorar las capacidades de los docentes en la temática del género y racismo. Los temas abordados en el curso son relevantes para Brasil y América Latina. La OCDE publicó recientemente estudios sobre el PISA 2015 que demuestran que la cuestión de género tiene fuerte influencia en el aprendizaje de matemática y de ciencia por parte de las niñas.
Por último, la buena práctica identificada en Ecuador, muestra como la generación de vínculos de empatía, más allá de una relación de autoridad, entre la persona docente y los alumnos es fundamental para la motivación al aprendizaje en los últimos, generando con ello un mejoramiento del ambiente del aula, y a su vez de la calidad en la educación. La transformación de prácticas docentes que aseguran un mejor clima de aula, caracterizadas por generar espacios de reflexión y diálogo que superan antiguos métodos disciplinares más bien normativos, incide en la motivación y apertura de los estudiantes, siempre de la mano del acompañamiento en territorio.







Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar