Cañada Rosquín: impera tranquilidad ante un acuerdo por las fumigaciones

SUPLEMENTO RURAL 15 de agosto de 2019 Por
A través de una ordenanza de la Comuna de Cañada Rosquín, se está logrando una convergencia entre las necesidades del sector periurbano y los productores.
FOTO INTERNET FUMIGACIONES.  En Cañada Rosquín se logró un importante acuerdo.
FOTO INTERNET FUMIGACIONES. En Cañada Rosquín se logró un importante acuerdo.
Una buena noticia impera en la santafesina población de Cañada Rosquín, en el departamento San Martín, y en consecuencia lleva tranquilidad a los habitantes.
Tiene que ver con que se estableció un control in situ, de la aplicación de los fitosanitarios en zonas urbana y rural.

LA REFERENCIA
Dio a conocer TodoAgro que la ingeniera agrónomo Eugenia Racciatti presentó el programa Municipios Verdes desarrollado por Aapresid en Cañada Rosquín, como una solución a la hora de tranquilizar al productor y al sector periurbano, ya que promueve la correcta aplicación de fitosanitarios, e invitó a otros Municipios y Comunas a sumarse a la ordenanza que se plantea como una solución real a una cuestión social y de salud, y que tiene la ventaja de tener un control efectivo para cuidar nuestros suelos y nuestra ciudadanía.

¿DE QUE SE TRATA?
La experiencia, que se desarrolla junto con la auditoría de IRAM en la Comuna Cañada Rosquín, apunta con una ordenanza a la importancia del control in situ de la aplicación de fitosanitarios en el sector periurbano, así como, también, del tipo de experiencias culturales se desarrollan en el mismo.
"Básicamente es conocer qué está pasando alrededor de los pueblos y, en nuestro caso, alrededor de una escuela rural", explicó Racciatti.
—¿Cómo hacen los controles?
—Se generó una ordenanza superadora de la ley 11273 que rige en la provincia de Santa Fe, y en la Comuna tenemos un ingeniero agrónomo que fiscaliza las aplicaciones, registrando todo lo que va pasando y todo lo que se va haciendo en ese periurbano.
—¿Cómo llegan a este acuerdo?
—Empezamos a investigar y después de tantos años en la agronomía, vimos que las cosas no se hacían muy bien. Por eso poner el foco en esto fue importante. Y que todos los colegas ingenieros agrónomos nos pusiéramos a trabajar, en un ida y vuelta donde surge la ordenanza.
—¿A quiénes beneficia el programa?
—No es de un lado ni del otro, sino que de ambos lados llega una tranquilidad y una seguridad sobre lo que se está haciendo.
—¿Cómo se hacen los controles?
—Queríamos una ordenanza factible de cumplir, porque sino se hacen trampas, se aplican fitosanitarios a la noche o se colocan metros de exclusión, escondiendo cosas. Pero aquí está todo muy transparentado. El Municipio Verde nos permitió saber que había alguien auditando.
—¿Qué otra cosa controla la ordenanza?
—A esto se suma el arbolado y los controles de basural.
—¿Hubo presión de la población?
—No en nuestra localidad, pero sí en poblaciones vecinas. Pero está claro que este es un tema que había que abordar, hacerle frente y empatizar con los diferentes actores por un bien de la comunidad en su totalidad. En Cañada Rosquín se involucró a todos los actores que trabajaban en ese periurbano, contándoles que el proyecto tenía que ver con ellos y con el medioambiente que es la casa de todos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar