Aumento de jubilaciones se licua antes de cobrar

Suplemento Jubilados 14 de agosto de 2019 Por
ANSES oficializó la semana pasada el tercero de los cuatro incrementos anuales que se aplican por la Ley de Movilidad. Así, el haber mínimo jubilatorio será de $12.937,22 y la Pensión Universal al Adulto Mayor, de $10.349,78. Pero la estampida del dólar y su impacto en los precios neutralizará la mejora de septiembre.
A partir del mes que viene las jubilaciones tendrán un incremento del 12,22 por ciento, por lo cual, el haber mínimo será de 12.937,22 pesos, mientras que el máximo llegará a los $94.780,42, según la ley de Movilidad y que se oficializó el pasado 7 de agosto a través de la publicación en el Boletín Oficial. También desde septiembre, la jubilación máxima será de 94.780,42 pesos. 
Asimismo, esta medida resuelta por el titular del ANSES, Emilio Basavilbaso, también tiene impacto sobre las asignaciones por hijo y llega también a las pensiones no contributivas y a la Pensión Universal para el Adulto Mayor (PUAM).
El ajuste a aplicarse el mes que viene se suma al 11,8% de marzo y al 10,7% de junio. Los incrementos en las jubilaciones y pensiones se calculan por un índice compuesto en un 70% por las variaciones del Índice de Precios al Consumidor (IPC) elaborado por el INDEC y en un 30% por la evolución de los salarios.
"A partir de septiembre las jubilaciones van a aumentar 12,22% y acumulan un 39%, 8 puntos por encima de la inflación. Cumplimos con lo que dijimos a fin del año pasado, que los jubilados iban a recuperar poder adquisitivo", completó el titular del ANSES con tono optimista. 
Sin embargo, la perspectiva positiva del funcionario contrasta con el análisis de la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC), que antes del descalabro del dólar que se inició tras las elecciones primarias del domingo consideró que las jubilaciones y pensiones registraron una pérdida del poder adquisitivo del 13,1% en julio con relación a el mismo mes del año pasado, esto de acuerdo con cifras oficiales.
La OPC estimó además que las partidas destinadas a jubilaciones y pensiones cayeron el 7,4% interanual, también el mes pasado. Según publicó el pasado viernes el matutino Clarín, desde que se aplicó la ley de movilidad, hace dos años, los haberes jubilatorios acumularon un incremento del 78,5% frente a una inflación del 105,3%. De modo que con el cambio de la fórmula que se utiliza para calcular jubilaciones, la pérdida de los haberes mínimos suma unos 35 mil pesos por jubilado.
La semana, la ANSeS oficializó que a partir de septiembre, las jubilaciones y pensiones aumentarán un 12,22% y el haber mínimo será de 12.937,22 pesos. Se trata del tercero de los cuatro aumentos previstos para todo el año, que se aplican de manera trimestral por la Ley de Movilidad. 
Ahora bien, el interrogante es qué pasará antes de que llegue septiembre a raíz de la fuerte devaluación que se registró luego de las PASO en la Argentina. El fuerte aumento del dólar que se ubica cerca del 30% se traducirá, según todos los especialistas, en mayor inflación porque se trasladará -en mayor o menor medida- a los precios de bienes y servicios. 
La ola de remarcaciones en todos los rubros del comercio comenzó ayer, más allá de que muchos no tienen precisiones sobre la magnitud de los aumentos a aplicar. La desorientación y la incertidumbre es lo que se observa en el mercado y nadie tiene certezas sobre lo que sucederá con el dólar en los próximos días, por tanto tampoco se pueden calcular precios. Un mal cálculo puede significar una fuerte pérdida o descapitalización para una empresa. 
Así, el aumento que se otorgó en septiembre generó una alegría que no duró ni una semana. Es que no significará una mejora en el poder adquisitivo de los jubilados sino que apenas servirá para mitigar los incrementos de precios que se están disparando estos días a partir del nuevo dólar. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar