Gendarmes borrachos en custodia de juez

Policiales 13 de agosto de 2019 Por
El juez federal Alurralde sorprendió borrachos a los gendarmes que lo custodiaban.
FOTO INTERNET ALDO ALURRALDE. Vivió grave situación en su domicilio.
FOTO INTERNET ALDO ALURRALDE. Vivió grave situación en su domicilio.
Un insólito y grave episodio se contabilizó en el domicilio particular del abogado Aldo Alurralde, en la zona rural de Nicanor Molinas, a unos 25 kilómetros Oeste de la santafesina ciudad de Reconquista, cuando el reloj marcó la hora 21:45 del pasado sábado.
Dio cuenta el colega Reconquista Hoy que el magistrado se sorprendió cuando uno de los custodios, el cabo Carlos Jesús Condori García, llamó a su puerta y visiblemente alcoholizado y con aliento alcohólico empezó a decirle cosas como "usted es mi Dios", "Mi Lord", y otras frases sin sentido.

ACTUACION JUDICIAL
Advertido de la situación se constituyó en el lugar Abel Gunler (jefe de la Unidad de Investigaciones de Delitos Complejos y Procedimientos Judiciales en la zona), y en la Guardia sorprendió a los dos gendarmes custodios visiblemente alcoholizados, uno de ellos inclusive con dificultad para mantenerse en pie.
En ese escenario, Gunler fue advertido por el juez sobre que el cabo Manuel Esteban Martínez (jefe de la Guardia), había arrojado una bolsa hacia una cuneta.
Y al revisarla se ubicaron dos botellas de vino Toro y 2 cajas de vino de la misma marca "vacías".

DESARME Y DETENCIONES
Inmediatamente los desarmó, los relevó de la Guardia y los trasladó a la Unidad de Gendarmería en Avellaneda, donde pidieron colaboración a la Municipalidad para el control de alcoholemia, pero ambos se negaron.
En definitiva fueron sacados de actividad, pasarán a disponibilidad y se estima que en aproximadamente un mes ya estarán expulsados de la fuerza.
Ambos son menores de 30 años, uno soltero y el otro casado próximo a ser padre de familia.

DESPUES DE UNA AMENAZA
El preocupante accionar de los custodios ocurrió 3 días después que Alurralde recibió un mensaje mafioso en su despacho, donde sobre el escritorio le dejaron un pájaro muerto con la cabeza aplastada.
En el frente de la casa del magistrado hay una cabina con baño, y allí cumplen funciones en forma permanente dos agentes de Gendarmería, con la misión de brindar seguridad.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar