La importancia de dragar ríos y puertos

SUPLEMENTO RURAL 08 de agosto de 2019 Por
Leer mas ...
El dragado de ríos y puertos consiste en dotar de profundidad estos sitios para permitir el acceso de buques de mayor porte.
El Grupo JAN DE NUL es líder a nivel mundial en la actividad de dragado y construcciones marítimas.
La compañía es responsable de la construcción de exclusas en Panamá y las islas en forma de palmera en Dubái.
Actualmente tiene la concesión del dragado en ríos y puertos de la Argentina y, además de lograr el premio al “Mejor stand” al aire libre en la 133° Exposición Rural de Palermo, el grupo JAN DE NUL se propuso comunicar al sector la importancia de esta actividad para reducir los costos logísticos y permitir el ingreso a producción de zonas limitadas por esta variable.

EN LA ARGENTINA
Pieter Jan De Nul, director de la compañía para Argentina, Uruguay y Paraguay, en diálogo con Infocampo explicó que hace la compañía en la Argentina.
"¿Qué es lo que no hacemos en la Argentina? Dragamos puertos como Quequén y Bahía blanca, el Río Uruguay y el proyecto más importante es el dragado del Río Paraná desde el océano hasta Corrientes", explicó el director.
El dragado del Río Paraná consiste en dotar de profundidad a este curso de agua desde el Río de La Plata hasta la provincia de Corrientes.
La obra tiene una extensión de 1200 km. y genera más de 500 empleos.
"Estamos acá para explicar por qué es importante el dragado", destacó Jan de Nul, y explicó que "es fascinante e increíble que un barco oceánico pueda llegar hasta Rosario, 400 kilómetros adentro del océano, y salir con 34 pies de calado hasta su destino final".
"Cuando arrancamos -en el '95- había un calado de 15 pies y los barcos no podían navegar de noche. Eso provocaba que los costos de logística fueran muy altos. Actualmente estamos en 34 pies", destacó el nieto del fundador.
"Cuanto más profundidad tenés en un río, más puede cargar un barco, más bajo es el costo logístico y más se le podría pagar al productor", explicó el joven a cargo del grupo en los países latinoamericanos.
Y no sólo es posible que el productor reciba más, sino que también es posible que zonas en las cuales no se produce por los altos costos del transporte, puedan entrar en producción", aseveró Jan de Nul.
"Dos pies adicionales en un barco, son 6000 toneladas más. Si tenemos en cuenta que un barco carga en promedio 30.000 toneladas, con esos dos pies ahorrarías uno de cada cinco barcos". puntualizó el director de la compañía.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar