Cuando un perro es el compañero ideal ante la adversidad

La Palabra 10 de agosto de 2019 Por
por Margarita Ziade - fundadora y directora de Bocalan Argentina (Buenos Aires)
Ver galería image001
1 / 2 - archivo Bocalan Argentina - Día pleno: El niño autista y su familia disfrutan de un paseo con el perro de Bocalan

De dónde viene el nombre Bocalan para la entidad que dirijo

Era el nombre del perro del abuelo de nuestro director internacional español. Nosotros somos la filial en Argentina de la Fundación Bocalan.

Qué antigüedad tiene la institución

En España hace más de veinticinco años que están trabajando en lo que es entrenamiento de perros de asistencia. En Argentina estamos desde dos mil once. Y hay sedes en distintas partes de Latinoamérica y otros países del mundo.

Cómo surge la filial argentina

Surge por un deseo personal, soy psicomotricista y hace quince años que me aboco a lo que son las intervenciones asistidas con animales y en esa búsqueda de perfeccionar el trabajo, en Argentina en el momento de formarme me di cuenta que el que sabía de salud no sabía de perros y el que sabía de perros no sabía de salud, y encontrar una linda articulación y profesional estaba difícil. Así que salí del país a formarme con ellos y decidí presentar el proyecto en Argentina en dos mil once.

Conformar ese equipo de trabajo

Al principio estaba yo sola, no fue fácil. Nosotros lo primero que planteamos fue brindar seminarios y formación. En esos cursos en los que trajimos profesionales del exterior, todos los profesores eran de afuera, se anotaron personas y a partir de ir conociéndonos y formándonos juntos, es que estábamos convocando gente que quiera formar parte del equipo, y así algunos han empezado a ser parte de Bocalan desde los inicios, y otra gente se fue agregando en el voluntariado y desde distintas formaciones.

La forma jurídica de Bocalan

Somos una asociación civil sin fines de lucro.

El sostenimiento con el tema de los recursos

Gran parte de los recursos al principio han sido personales, propios, invertidos, y a medida que se han podido hacer algunas cosas. Nosotros brindamos formación y eso nos permite cubrir algunos costos, porque generalmente son pagas las formaciones. Hemos tenido alguna que otra donación importante y por nuestra voluntad y el esfuerzo de cada uno de nuestros participantes, ponemos de nuestro bolsillo. Ahora recién estamos teniendo programas, campañas de donación, porque nos hemos ordenado, tenemos una fuente de comunicación, ya estamos empezando a comunicar que necesitamos ayuda, queremos conseguir la sede, recibimos ayuda honoraria que es lo que necesitamos. Tenemos un medio auspiciante que es Eukanuba que colabora con todo el alimento de nuestros perros, y después tenemos pequeñas empresas que nos acompañan con pipetas, desparasitarios, y todo eso nos ayuda.

Los profesionales que fueron convocados para iniciar este emprendimiento

En realidad, cualquier profesional del área de la salud en lo que es la habilitación o rehabilitación era bienvenido, la mayoría de las personas que se acercaron fueron psicólogos, kinesiólogos, terapistas ocupacionales, también entrenadores que en Argentina es un oficio no es una profesión. No está formalizada la educación de lo que es el entrenamiento de perros, no hay títulos habilitantes. Entonces es la experiencia del oficio y el aprender el nuevo oficio porque el entrenamiento de perros de asistencia o de terapia por más que uno tenga la experiencia de campo requiere un nuevo aprender porque se trabaja con un método concreto, distinto a lo que uno estaba acostumbrado a hacer en nuestro país.

Qué origen tiene el animal que va a ser un perro guía

Los perros los conseguimos de distintas maneras. Los compramos buscando criadores que nos gusten, que sean serios, y vemos si los compramos. A veces recibimos donaciones de gente que quiere donar cachorros que debemos valorarlos, y evaluarlos. Trabajamos con perros labradores.

Cómo es el tratamiento del cachorro en el entrenamiento

Los cachorros llegan a la asociación e inmediatamente se van a familias de socialización que son quienes colaboran en el primer año de vida con los cuidados, la educación y la socialización del cachorro. Hacemos convocatorias a familias de socialización, a las que le interesa el proyecto, cualquiera sea la familia, se anota, los entrevistamos, si tienen las condiciones, si van a tener el compromiso, y le damos un cachorro nuestro con un contrato para que cuiden en su primer año de vida. Nos hacemos cargo de todos los costos de alimentación y veterinario y ellos lo cuidan bajo nuestra supervisión. Reciben una formación de la Escuela de cachorros para tener los primeros tips necesarios para que ese perro se eduque de la manera que nosotros esperamos. Luego ese perro que tiene diez u once meses vuelve a nosotros y se empieza a entrenar durante los próximos seis meses de su vida. Va a vivir con un entrenador o alumnos nuestros. Cuando esté en su entrenamiento avanzado vamos a seleccionar la familia a la que se lo vamos a entregar y después haremos el acoplamiento que cuando sabemos qué familia es, son dos semanas de trabajo con todo el grupo para que aprendan su manejo, su cuidado, y todo lo relativo a tener un perro de asistencia y cómo trabajar con él. Luego se entrega el perro en comodato cuando es de asistencia, el perro siempre es de la asociación, porque tenemos que velar sobre todo por su bienestar y su funcionalidad porque no es una mascota, es una ayuda técnica. Si no cumple su función tenemos la potestad de retirarlo, y si no lo cuidan o lo maltratan, o no están en condiciones psicofísicas adecuadas también lo podemos retirar.

¿Hay un solo lugar donde se entrenan los perros?

Sí y no. Tenemos nuestros espacios físicos donde van a trabajar nuestros entrenadores con los perros, pero no sucede solo ahí el trabajo. Hay cosas que se aprenden adentro y que luego se generalizan en el exterior, y otras que solamente son en el exterior, porque es un perro que tiene acceso público. No puedo simular un subte, un restaurante, un cine, entonces tengo que salir a trabajar en la vía pública con esos animales.

¿El entrenador debe convivir con el perro y la familia que lo solicita?

No. El perro tiene un entrenamiento base a la hora de ser entregado. Una vez que sabemos quiénes son las personas, que las seleccionamos, las vamos conociendo un poco y vemos si hay algo más en este período hasta que le entreguemos el perro que podemos mejorar o ampliar. Luego el perro se entrega, la persona ya se capacitó, y lo que hacemos son visitas, seguimientos, una vez por semana, cada quince días, una vez por mes, cada tres meses, hasta que sea anual. Acompañamos hasta que esté adecuado, hay un montón de obstáculos…

¿Puede haber una falta de aceptación entre la persona y el perro?

No nos pasó nunca que no se acepten porque esto lo vemos antes. Cuando hacemos la evaluación ponemos a todas las familias con todos los perros que se van a entregar y vamos evaluando. Familiares, niños o personas con sillas de ruedas con todos nuestros perros. Y ahí hacemos la selección final. Teóricamente las características de la familia y de sus perros son evaluados en vivo. Le hemos dado perros a personas que no lo habíamos pensado porque fue un amor a primera vista. Elegimos a los usuarios según los perros que tenemos. 

*El texto pertenece a la entrevista realizada por Raúl Vigini a Margarita Ziade de Bocalan Argentina

Te puede interesar