Menores fueron detenidos dos veces en cuatro días

Policiales 06 de agosto de 2019 Por
BUENOS AIRES

Dos menores de 13 y 14 años fueron detenidos dos veces en cuatro días durante julio pasado, luego de circular en actitud sospechosa y sin casco a bordo de dos motos robadas y tras evadir sendos controles policiales en el barrio porteño de Caballito. Fuentes policiales revelaron a NA que uno de ellos -el más chico- es conocido como "El Polaquito", quien en 2007 ante las cámaras del programa "Periodismo para Todos", que se emite por El Trece, dijo haber matado a un "dealer" por negarse a regalarle droga. En aquella oportunidad, el menor tenía 12 años y relató: "A un transa que no me quiso regalar una bolsita de droga le di un tiro acá en la boca, que le salió por acá, por atrás (por la nuca)". Hablaba "El Polaquito" y señalaba con su mano la nuca. Este delincuente había sido acusado de robar en el jardín de infantes número 14 de Villa Caraza, en el partido bonaerense de Lanús, de donde es oriundo. En esa ocasión sostuvo que robó esa escuela porque "estaba aburrido" y afirmó que no le tenía miedo "a nada y menos a la policía". "Yo tengo más años que lo que entrenaron ellos, no saben manejar una pistola", indicó en referencia a los efectivos de la Policías Local. Otra de sus polémicas frases ante las cámaras había sido: "Yo fumo porro, con merca nevada. No te deja duro, te deja re loco, re mambeado. Uso una Bersa Thunder (calibre 9 milímetros), con regulación automática, para que no te tire para atrás". Durante el pasado 24 de julio a las 21:30, el "Polaquito" y un menor de 14 años fueron detenidos en la Avenida Juan Bautista Alberdi al 200, del barrio porteño de Caballito, cuando circulaban en una motocicleta Honda Twister 250 negra con vivos rojos sin cascos y conduciendo en forma peligrosa, con peligro para terceros, por la avenida José María Moreno y su intersección con la calle Valle. Personal de la comisaría vecinal 6 B de la Policía de la Ciudad, en un control para combatir a los "motochorros", intentó detener la marcha de la moto, pero los dos menores no acataron la orden de detención y escaparon por la calle Valle durante tres cuadras. Una vez allí bajaron de la moto y continuaron su huida a pie hasta que fueron atrapados por lo uniformados, quienes constataron que la moto había sido robada.

CAYO DELINCUENTE
Un delincuente de 20 años, apodado "El Pugni", fue detenido ayer por personal de la Policía Bonaerense acusado de robar, en junio pasado y a punta de pistola, una camioneta en la que se encontraban dos mujeres y un bebé en la ciudad de Lomas de Zamora. Fuentes policiales informaron que el operativo fue coordinado por efectivos de la DDI Lomas de Zamora, quienes capturaron al imputado tras un allanamiento en la villa Numancia de la localidad de Guernica, en el partido de Presidente Perón. La pesquisa del caso, a partir del análisis de las cámaras de seguridad y del testimonio de las víctimas, permitió identificar al sospechoso y conocer el lugar donde se ocultaba, por lo que la Justicia ordenó un allanamiento que permitió su detención. En el momento del hecho, cuyas imágenes se habían difundido por las redes sociales, una de las víctimas del robo retiró al niño de pocos meses de vida que estaba en el vehículo antes de que el delincuente se fugara con el rodado. En el caso interviene la UFI especializada en Piratería del Asfalto del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

NO DECLARARON
Los dos curas y el jardinero acusados por abusos sexuales cometidos en el instituto para niños hipoacúsicos Antonio Próvolo de Mendoza se negaron a declarar al iniciarse este lunes el juicio en su contra. En la primera jornada, la defensa de los acusados solicitó que las víctimas testifiquen directamente ante el tribunal, lo que fue rechazado por la querella, en un planteo que se resolverá este martes. "Nos opusimos porque durante la instrucción ya declararon en Cámara Gesell", explicó Oscar Barrera, uno de los abogados de la querella al terminar la audiencia. Los dos religiosos acusados son Nicola Corradi, italiano de 83 años, y Horacio Corbacho, argentino, de 59, y el restante imputado es Armando Gómez, de 49, mientras que hubo un cuarto que ya fue condenado y un quinto declarado inimputable. A Corbacho se lo imputa por 16 hechos, a Corradi por seis y a Gómez por otros seis, en una causa que tiene una decena de víctimas, y por los cargos que pesan sobre ellos podrían recibir condenas de hasta 50 años de prisión. Los tres acusados se encuentran con detención preventiva: Corradi tiene prisión domiciliaria, mientras que los dos restantes están alojados en la cárcel de Boulogne Sur Mer. Corbacho y Gómez fueron llevados este lunes esposados hasta la sala de audiencias, mientras que a Corradi se lo trasladó en silla de ruedas escoltado por agentes de la policía. En la puerta del tribunal, un grupo de jóvenes del instituto expresó con pancartas su respaldo a las víctimas: "Apoyo a sobrevivientes del Próvolo" y "¡No olvidamos!". En un comunicado, las víctimas consideraron "histórico" el proceso y confiaron en que habrá "una condena ejemplar". El juicio se desarrolla a puertas cerradas y analizará 43 hechos con testimonios de 13 víctimas en un proceso que puede durar dos meses. El fiscal Gustavo Stroppiana remarcó que "decir cuánto va a durar es difícil, porque depende de la decisión del juez y qué queda de todo ese marco preparatorio". El Instituto Próvolo fue cerrado en noviembre de 2016 tras las denuncias de los abusos cometidos contra unos 230 niños y niñas, de las cuales sólo 20 declararon en la causa. Por esta escuela gratuita para niños sordos e hipoacúsicos pasaron cientos de alumnos, muchos de ellos provenientes de familias humildes y que regresaban a sus casas solo durante los fines de semana.

FUGA EN NEUQUEN
Tres jóvenes presos considerados de alta peligrosidad escaparon de una comisaría de la ciudad de Neuquén tras golpear a un policía que los custodiaba y eran intensamente buscados por integrantes de la fuerza. La fuga de los detenidos, los cuales presentaban condenas por delitos graves, se produjo alrededor de las 21 de este domingo en la comisaría 44, situada en El Dorado y Bustos Pérez, en el barrio Valentina Sur, de la capital provincial. Los delincuentes golpearon a un cabo de la Policía, que debió ser llevado al Hospital Bouquet Roldán, donde debió ser asistido. Según la información difundida por el sitio LM Neuquén, los evadidos son Lucas Muñoz, de 19 años, condenado por varios robos; Jonathan Cañete, de la misma edad y condenado por un robo ; y Claudio Ortega, de 20 y con condena por homicidio simple. Al parecer, los presos lograron limar un barrote en una celda y agredieron al cabo, al que le provocaron un fuerte traumatismo de cráneo. Estas personas habrían cortado un barrote inferior en el corredor de celdas, por lo que accedieron a un pasillo interno, que sólo tiene tránsito el celador. Lo llamaron, accedió y lo abordaron", detalló el mayor Daniel Varela a la radio LU5. El cabo agredido, de apellido Fioreti, "tiene golpes en su rostro con varias escoriaciones. Anoche estaba lúcido, están esperando los resultados de la tomografía para descartar lesiones internas", informó el oficial. Varela indicó que Ortega tenía una condena de 12 años por homicidio simple, y Muñoz había sido sentenciado a seis años y ocho meses por una serie de robos.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar