Editorial

La Palabra 03 de agosto de 2019 Por
Viajar con la miradaViajar con la mirada No puede ocultar su pasión por lo que eligió como pasatiempo. Aunque cada vez más se parece a su profesión. Porque es lo cotidiano para nuestra entrevistada. Lleva una experiencia en su alforja que pocos pueden contar. Sus cámaras fotográficas son testigos visuales de su compromiso con lo que emprende a diario. Sabe de su originalidad, comparte todos sus momentos y sus imágenes. Relata y se emociona. Todo lo vive y lo revive con la misma intensidad que revelan sus paisajes insólitos y desconocidos para la mayoría de sus semejantes. Y sigue apostando a superarse, a descubrirse, a transportarse, a permanecer en ese mundo de grandes y sorprendentes retratos. Raúl Alberto Vigini Viajar con la mirada No puede ocultar su pasión por lo que eligió como pasatiempo. Aunque cada vez más se parece a su profesión. Porque es lo cotidiano para nuestra entrevistada. Lleva una experiencia en su alforja que pocos pueden contar. Sus cámaras fotográficas son testigos visuales de su compromiso con lo que emprende a diario. Sabe de su originalidad, comparte todos sus momentos y sus imágenes. Relata y se emociona. Todo lo vive y lo revive con la misma intensidad que revelan sus paisajes insólitos y desconocidos para la mayoría de sus semejantes. Y sigue apostando a superarse, a descubrirse, a transportarse, a permanecer en ese mundo de grandes y sorprendentes retratos. Raúl Alberto Vigini

Viajar con la mirada

No puede ocultar su pasión por lo que eligió como pasatiempo. Aunque cada vez más se parece a su profesión. Porque es lo cotidiano para nuestra entrevistada. Lleva una experiencia en su alforja que pocos pueden contar. Sus cámaras fotográficas son testigos visuales de su compromiso con lo que emprende a diario. Sabe de su originalidad, comparte todos sus momentos y sus imágenes. Relata y se emociona. Todo lo vive y lo revive con la misma intensidad que revelan sus paisajes insólitos y desconocidos para la mayoría de sus semejantes. Y sigue apostando a superarse, a descubrirse, a transportarse, a permanecer en ese mundo de grandes y sorprendentes retratos.  

Raúl Alberto Vigini

Te puede interesar