Crusaders se impuso ante Jaguares y es tricampeón

Deportes 07 de julio de 2019 Por
Los neozelandeses superaron al equipo de Quesada por 19 a 3 en Christchurch. El equipo argentino, que tuvo al rafaelino Mayco Vivas ingresando en el complemento, estuvo a la altura de las circunstancias, jugó de igual ante el mejor equipo del torneo y se llevó un merecido subcampeonato.
Los Jaguares, en la mejor temporada de su historia, quedaron finalmente como subcampeones del Super Rugby al perder 19-3 ante los Crusaders neozelandeses, que encadenaron un tercer título consecutivo en el torneo, ayer en la final disputada en Christchurch.
Los Crusaders conquistan así el décimo título de su historia en la competición y confirman su hegemonía en el palmarés ante la revelación del torneo, la franquicia argentina, que hasta esta edición no había superado los cuartos de final. El rafaelino Mayco Vivas, jugador formado en CRAR, ingresó en el minuto 60, cumpliendo así una temporada fantástica. 
"Pienso que los jugadores tienen que estar orgullosos de haber llegado hasta acá. Algunas veces se pierde y otras veces se gana. Los chicos tienen que estar felices de haber llegado a la final de esta competencia tan importante", declaró tras la final el entrenador de los Jaguares, Gonzalo Quesada.
Empezaron por delante los argentinos gracias a un penal de Joaquín Díaz Bonilla al cuarto de hora de partido, pero hasta ahí llegó la anotación de los Jaguares. Todos los demás puntos fueron para los Crusaders, que sólo consiguieron un try, obra de Codie Taylor en el 25, para estrenar el marcador de los locales.
La misión era muy difícil para los Jaguares, ante un equipo que apenas ha perdido dos de sus dieciséis partidos en la temporada regular.
Creados hace apenas cuatro años, los Jaguares tuvieron la temporada de su consagración entre los grandes del torneo, con una recta final de temporada espectacular y viviendo noches para la historia como las victorias en cuartos contra los Chiefs neozelandeses y ante los Brumbies australianos en semifinales, en ambos casos en Buenos Aires.
Esta vez el partido era fuera de casa y en la cancha de los Crusaders, invictos como locales este curso y que confirmaron que su AMI Stadium es un auténtico fortín.
"¡Gracias, Dios, por esto!", festejó el técnico de los campeones, Scott Robertson.
"En defensa fue duro, pero todo el mundo se esforzó para hacer un poco más de historia", apuntó.
Fue un partido casi con sabor a test-match de selecciones por la importante presencia en el césped de integrantes de los All Blacks neozelandeses y de los Pumas argentinos, cuando quedan dos meses y medio para el Mundial de Japón.
Son ya 31 los partidos que los Crusaders llevan invictos en su estadio.
Nueva Zelanda sigue como gran dominadora del torneo y franquicias del país kiwi han levantado el trofeo en las cinco últimos temporadas.
Para Christchurch, este éxito deportivo es una alegría cuando la ciudad está todavía traumatizada por la masacre del 15 de marzo, cuando 51 personas fueron asesinadas en atentados en dos mezquitas.
La misión era sin duda dificilísima para los Jaguares, que pueden sentirse satisfechos por el salto cualitativo que han dado este curso, lo que eleva la ilusión para sus próximos desafíos.
"No nos podemos quedar con esto porque sabemos lo duro que se viene en el próximo semestre. Tuvimos una muy linda temporada que nos da una linda inyección anímica para el Rugby Championship y luego para el Mundial", señaló Agustín Creevy, pensando ya en los próximos retos de la selección nacional.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar