"Los Autos Locos" y la carrera a la presidencia

Suplemento Economía 07 de julio de 2019 Por
Una aproximación sobre lo que podemos esperar en materia de política económica de los dos principales espacios que compiten por la Presidencia.

580-x-100-FA-MM

La economía argentina puede parecerse a uno de los dibujos animados de nuestra infancia, nos referimos a Los Autos Locos (o La Carrera Interminable, según la traducción). De la misma, seguro recuerdan la risa del perro Patán, compañero de Pierre Nodoyuna, el Barón Rojo, el villano que poseía probablemente el auto más veloz de todos, pero que perdía su tiempo en preparar trampas y sabotear a los otros competidores, perdiendo de esa manera la carrera.
Habiendo pasado las elecciones provinciales y el cierre de listas nacionales, desde esta ciudad tuerca, trataremos de dar en las próximas líneas un panorama de lo que podemos esperar de los principales lineamientos económicos que esperamos lleven adelante las dos fórmulas que correrán cabeza a cabeza.
La fórmula opositora, la de los Fernandez, no nos cuenta quien va a ser su ministro de economía y tampoco su plan económico, sin embargo, en varias apariciones televisivas, tanto en C5N como en América, en las que Alberto fue entrevistado, habló en términos económicos y de los dichos podemos inferir que su política económica tendrá las siguientes particularidades. Control sobre el mercado cambiario, ya sea a través de trabas al giro de moneda al exterior, limitaciones a la compra de moneda extranjera o desdoblamiento cambiario. No imaginamos un cepo cambiario, ya que suponemos que aprendieron que dicha medida fue un el error mayúsculo. La economía estará más cerrada a los productos extranjeros y las consecuencias que esto trae, un mercado interno más fuerte acompañado de mayores subsidios, más gasto público y la inflación que acompaña a los puntos descriptos. También podemos inferir que van a aumentar las retenciones a las exportaciones del sector agropecuario. No imaginamos que llevarán al país a la cesación de pagos, ya que seguramente renegociarán con el Fondo y que este necesitará negociar también. Al que tenga dudas de lo que manifestamos acá, los remito a las fuentes citadas.
En caso de que la fórmula que se imponga sea la del oficialismo debemos esperar que continúen con el ajuste fiscal mediante el cual recortaron la super cifra de u$s20.000 millones de gasto (en 2015 el déficit fiscal primario era de u$s 28.000 millones y el mayo de 2019, anualizado, alcanza los u$s 6.000), con altas tasas de interés y elevada inflación, que probablemente se vayan reduciendo pero lentamente, así como también se verá una baja del riesgo país que permitirá mejor financiamiento externo. Vemos también un dólar estable y variables macros ordenadas. Pero para que replique en la microeconomía, deberá pasar tiempo, con salarios que pierden contra la inflación, la economía de las ciudades, la doméstica, no despegará fácilmente. A lo anterior hay que sumarle que, sin crédito por las tasas elevadas, la reactivación no se hará presente rápidamente. Si observaremos mayor integración al mundo, más acuerdos comerciales y muy probablemente una reprogramación de los vencimientos de los préstamos del Fondo, las cuales serán a contrapartidas de reformas, laborales, previsionales y la impostergable reforma impositiva.
Habiendo contado como vemos el futuro de nuestra economía, cerramos con inconfundible risa de Patán a bordo del super Ferrari del Barón Rojo, Pierre Nodoyuna (no doy una, ja!)

#BuenaSaludFinanciera
 @ElcontadorB
 @GuilleBriggiler

Te puede interesar