Conmoción por el asesinato de un nene de 30 puñaladas

Policiales 06 de julio de 2019 Por
RECREO
FOTO ARCHIVO DIEGO ROMAN. Fue encontrado sin vida con tan solo 12 años.
FOTO ARCHIVO DIEGO ROMAN. Fue encontrado sin vida con tan solo 12 años.

Diego Martín Román tenía 12 años, y vivía en el barrio Mocoví de la ciudad de Recreo, a 17 kilómetros de la capital santafesina. Había desaparecido el miércoles último, y desde entonces se inició una dramática búsqueda por la zona. Este jueves, una autoridad del club donde jugaba al fútbol encontró su cuerpo en un descampado de difícil acceso en la zona norte de la ciudad, cerca de su hogar: las primeras informaciones indican que estaba desnudo, y con varias marcas que, en principio, parecen heridas de arma blanca.
La desaparición de Diego había movilizado a toda la comunidad. Enseguida se montó un gran operativo en el que trabajaron la Policía, con el Comando y la División Perros, junto a la Secretaría de Seguridad Ciudadana, el Área de Control, la Guardia Urbana y la sala de Monitoreo Municipal. Un día después, el vicepresidente del Club Social Central Oeste, de la Liga Regional Paivense, donde el chico despuntaba su pasión por el fútbol, avisó que había encontrado su cuerpo. Estaba en un descampado de Barrio Comunal 3, una zona de difícil ingreso donde hay vegetación de casi un metro de altura.
Las primeras informaciones oficiales mencionan peritajes preliminares según los cuales el cuerpo de Diego estaba desnudo y presenta signos de profundas lesiones compatibles con heridas de arma blanca. Al menos, 15, en distintas partes. No estaba confirmado oficialmente, en la mañana de este viernes, que se trate de puñaladas. Algunas de las marcas del cuerpo, además, parecían en principio mordeduras de perro. “Tiene 12 años, quién va a querer hacerle daño a un nene de 12 años”, dijo a medios santafesinos, en la mañana de este viernes, Ileana. Es la madrastra de Diego. Ella y el padre del niño habían prestado declaración poco antes ante la Policía de Investigaciones. La mujer fue quien habló de “puñaladas”, y refirió esa hipótesis a los médicos forenses.
La investigación del crimen está a cargo del fiscal de Homicidios Andrés Marchi, quien a última hora de este jueves ordenó las primeras medidas de rigor para esclarecer el hecho. La Policía inició este viernes un rastrillaje por el campo donde encontraron al pequeño, cuyo dueño señaló que suelen ir chicos a la zona, a jugar a la pelota, y que también ingresan personas mayores a las que no echa para –dijo– “evitar problemas”. La última vez que vieron al chico fue el miércoles. Nada se sabe qué pasó a partir de allí con Diego, descrito en la búsqueda como de baja estatura, delgado y morocho. Llevaba un pantalón de fútbol rojo y una remera blanca de mangas largas. Su cuerpo apareció sin ropas. La madrastra del chico aportó, el mismo miércoles, un dato que puede explicar su salida de la casa en la que vivía, pero no su asesinato: el padre le había negado ir a una práctica de fútbol porque tenía que cuidar a sus hermanitos mientras él trabajaba. La mujer contó eso, y agregó que cuando ella llegó a la vivienda, Diego se marchó en dirección “al campo”. Otros testimonios datan la última vez que vieron a Diego a la salida de la escuela, o en la cancha de fútbol que queda a unos 300 metros del colegio y a la que frecuentaba el pequeño.(Fuente: elciudadanoweb.com).

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar