Ramiro González Etchagüe expone en Córdoba

Región 25 de junio de 2019 Por
Un verdadero orgullo para el Liceo Municipal "Intendente julio Céesar Sartini", y la ciudad toda que, uno de sus docentes, Ramiro Gozález Etchagüe, esté exponiendo en el Museo Emilio Caraffa de la capital cordobesa

580-x-100-FA-MM

SUNCHALES ( De nuestra Agencia).- Un artista , con grandes dotes creativas y que además  es docente en el Liceo Municipal "Intendente Julio César Sartini", está exponiendo sus obras en el Museo Emilio Caraffa de la ciudad de Córdoba.
Es importante señalar que el creador al que nos referimos es Ramiro González Etchagüe, quien fue especialmente invitado por el prestigioso museo a exponer en la capital de la provincia mediterránea.
La exposición fue denominada “Transpainting: la potencia del vacío", y en el folleto  que promociona la exposición se enfatiza que "l neologismo con que este artista ha bautizado a su producción más reciente es el puntapié inicial para intentar una interpretación de la misma. En principio refiere a una transgresión del propio lenguaje: la pintura busca abandonar su sentido representativo para pasar a ocupar el espacio real. Una fuga del sentido tradicional de la disciplina que, heredera del camino metasemiótico1 abierto por las vanguardias históricas, vuelve la mirada sobre sí misma para cuestionarse sobre la falacia representativa. En simultáneo, la obra persigue un objetivo que la aleja del ostracismo del arte, y se abre camino a través de la materialidad que le sirve de soporte. En forma de metáfora, le pregunta al mundo sobre su relato. Busca sondear lo inasible, la irreductibilidad del mundo, y por consiguiente de nosotros mismos. La experiencia estética, -“el paisaje como excusa”, dirá González Etchagüe- deviene entonces una forma posible, un lenguaje sin palabras para pensarnos en el mundo. Su obra –en singular, porque contemplamos toda su producción como un proceso inacabado, en el que cada pieza conforma una suerte de estación- pareciera inscribirse en aquel espacio vacío o indefinido que hay entre lo conocido, lo nombrado, lo pensable y lo que carece -o goza de la falta- de categoría: ese pequeño intersticio que se renueva constantemente, a medida que avanzamos en la interpretación del mundo. Como una oda a lo posible y a lo sensorial, González Etchagüe configura la obra partiendo de la (toma de) consciencia del concepto taoísta de vacío: condición necesaria para la materialización de todo lo existente. El caldo de cultivo de su práctica artística, bien podría ser la incógnita, la incertidumbre y el anhelo, es decir, aquellas experiencias de insatisfacción y de ausencia que nos impulsan a buscar. La obra, hace suya la incomodidad del sujeto contemporáneo, cuyos límites borroneados, revelan la incidencia de una interacción constante con el entorno (desde múltiples y hasta contradictorios roles). Cada pieza, afectada por un ambiente que condiciona su inscripción en el espacio expositivo, nos espeja nuestra propia condición. Funciona como metáfora de una inquietud que nos desborda (y nos incluye a todos cuando salimos de las for mas conocidas de los dogmas): ¿Dónde empieza y termina el mundo? ¿Hasta dónde lo asimos con nuestro entendimiento y nuestra experiencia? Y si el entendimiento del mundo está hecho a la medida de nuestra experiencia, ¿cómo es el mundo de los otros? ¿Qué posición ocupamos en el mundo para los otros? ¿Y qué hay entre medio de cada cosa, de cada objeto, cada idea o cada entidad que ocupa el espacio del mundo? Una infinidad de posibles situaciones, de traducciones de sentido que se abren cual imagen caleidoscópica de doble sentido: a medida que en- tendemos que la realidad puede ser observada desde múltiples ángulos, y que entonces se fracciona por lugares diferentes, den- tro nuestro se agrietan las construcciones que creíamos hechas de certeza. Estas obras parecieran representar unas redes de significaciones que intentan reunir los fragmentos caóticos del mundo, cada vez que algo es nombrado. 
 Ramiro González Etchagüe Nació en Tostado, Santa Fe, en 1981. Es artista visual, curador independiente y gestor cultural. Se especializa en gestión de proyectos culturales (UPC, 2017) y en Curaduría con Valentina Montero (Node Center, Berlín, 2017). Como artista visual, se forma con curadores, críticos y especialistas de arte de reconocida trayectoria en clínicas, talleres y se- minarios dictados por Claudia Del Río, Lara Marmor y Rodrigo Alonso, entre otros. En 2013, recibe una beca de formación del Fondo Nacional de las Artes, el Programa Art Boomerang (2013-2013) y la Fundación NBSF (2017). Es director de MAC “Movemos Arte Contemporáneo” Feria de arte con- temporáneo, y tiene una extensa práctica docente en diversos talleres y seminarios de escultura, pintura y estéticas contemporáneas, reali- zados en su localidad. Desde 2013, dicta Talleres de Dibujo, Pintura y Escultura Liceo Municipal "Intendente Julio César Sartini" de Sunchales. Sus obras son reconocidas en salones y concursos a nivel provincial y nacional; algunas forman parte de colecciones públicas y privadas. Cuenta con varias muestras colectivas e individuales. 

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar

Boletín de noticias