Una panadería de la ciudad regala pan

Locales 24 de junio de 2019 Por
En un canasto, fuera del local, dispone de bolsas de pan y facturas que le sobran del día. "Ojalá otros comercios también se puedan sumar a esta medida", dijo la dueña.
FOTO RADIO ADN NO ES OFERTA. Es regalo. El pan se regala en Brown y Bv. Lehmann.
FOTO RADIO ADN NO ES OFERTA. Es regalo. El pan se regala en Brown y Bv. Lehmann.
"Si lo necesitás, llevalo", dice en un pizarrón que está sobre la vereda, en el centro de la ciudad. El anuncio pertenece a una panadería que tomó la decisión, hace una semana, de regalar el pan que le sobra en el día.
Esas tiras, varillas o bollos que no han sido comercializados son puestos en una bolsa al día siguiente y se exhiben en un canasto, fuera del local, para que la gente que realmente lo necesita, pueda tomarlo y tener el alimento sobre la mesa en el almuerzo o la cena.
"Esta iniciativa la comenzamos la semana pasada. Si bien siempre hay cosas que sobran, nos dimos cuenta que dar una mano en estos tiempos es importante", dijo la dueña de la Panadería Yates, ubicada en Brown y Bv. Lehmann.
La mujer contó que un día de venta irregular cerró y vio que sobraba mucho. Habló con sus pares y al otro día embolsó la mercadería. Primero los lavacoches, después gente que iba al trabajo. Algunos nos preguntaban, otros solo miraban el pizarrón. Y algunos, más atrevidos, sin preguntar, pasaron y lo tomaron.

PROCESO
El pan está separado en bolsas pequeñas y se posa sobre un canasto, con un pizarrón arriba que indica la acción. "Fue un éxito, la gente lo lleva y nos pone muy contentos que esto pase y nos gustaría que más comercios se sumen a esta decisión", expresó Emilce.
Sabido es que la mayoría de las panaderías de la ciudad elaboran pan rallado con lo que va sobrando de la semana, y que eso luego se vende aparte. Pero en este lugar se hacen las dos cosas. "Muchas veces sobran también pan, bizcochos, facturas y estas cosas no se pueden volver a utilizar. Por eso decidimos hacer esto", dijo.
Esta panadería tiene otra sucursal en el barrio Martín Fierro, pero es solamente en el centro en donde se regala. "Fue una ocurrencia de nuestro maestro panadero, quien elabora todos los productos. En muchos días seguidos sobró muchísimo y se notaba que había demasiado. Por eso decidimos en vez de descartarlas, donarlas y al día siguiente todo fue un éxito. Mucha gente ingresaba primero al local para saber si podía tomar una bolsa de pan. Esto se viralizó mucho, se compartió por redes sociales y nos gustó muchísimo. Ojalá no lo tuviéramos que hacer, que no sucedan estas cosas, pero hoy la realidad es otra", destacó la responsable.
A modo de cierre dijo que "a nosotros nos va muy bien y estamos muy contentos de esto. Cada día es muy diferente y no es fácil, pero ojalá que otras panaderías o comercios también se sumen a esta iniciativa". 

LOS PERROS
Una de las principales anécdotas de esta movida solidaria del local comercial fue "la disputa" con los perros callejeros de la ciudad. Cuando todo comenzó, fueron los animales los que tomaron la posta, primereando a los humanos en tomar una bolsa de pan. "Nos dio mucha risa y por eso no colocamos las bolsas de pan tan temprano, sino que lo hacemos a media mañana, cuando hay más movimiento de gente. Temprano las bolsas eran sólo de los perros", finalizó.

Redacción

Redacción de Diario La Opinión de Rafaela
Seguinos en Facebook y Twitter

Te puede interesar